6 de mayo de 1943

6 de mayo de 1943


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

6 de mayo de 1943

Mayo

1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031

Guerra en el mar

Los submarinos alemanes U-125, U-438 y U-531 se hundieron con todas las manos fuera de Terranova

Los submarinos alemanes U-192 y U-630 se hundieron con todas las manos fuera del cabo Farewell



Adolf Hitler: 1943-1945

En 1943, la salud de Hitler se deterioró rápidamente. Estaba constantemente enfermo con dolores de estómago, dolores de cabeza, náuseas, escalofríos y diarrea y ahora dependía por completo del tratamiento del Dr. Theodor Morell. El secretario de Hitler, Traudl Junge, informó que era muy dependiente de Morell: "Él (Hitler) estaba tomando cualquier cantidad de medicamento. Ya sea antes o después de las comidas, Linge tuvo que darle al menos cinco pastillas diferentes. Uno era para estimular el apetito, otro para ayudar a la digestión, un tercero para prevenir la flatulencia, etc. Además, el profesor Morell, gruñendo y gimiendo, se presentaba en persona todos los días para administrar sus habituales inyecciones milagrosas. El médico había estado sufriendo recientemente un problema cardíaco particularmente grave. Una vez más intentó adelgazar poniéndose a dieta, pero su voraz apetito se lo puso muy difícil. Cuando venía a tomar el té por la noche, por lo general, solo pasaban unos minutos antes de que escucháramos sus silenciosos ronquidos, que no se detuvieron hasta que Hitler se fue a la cama. Entonces Morell nos aseguraría que había disfrutado mucho de la velada, pero estaba extremadamente cansado. Hitler nunca se enojó con él, pero fue tan solícito como si fuera un niño. Había mucha gratitud y algo así como lástima en sus ojos cuando hablaba de Morell ". Hitler le dijo a Junge:" Pero por Morell podría haber muerto hace mucho tiempo, o al menos no haber podido trabajar. Él era y sigue siendo la única persona que puede ayudarme ''.

Hitler estaba constantemente cansado. Rara vez se levantaba de la cama antes de las 11.00 horas. Al mediodía se le informó de los últimos acontecimientos militares. Después de considerar rápidamente la noticia, Hitler emitió sus órdenes al personal militar relevante. Después de la derrota de Alemania en Stalingrado, Hitler no estaba dispuesto a discutir la guerra fuera de estas conferencias y se negó a leer informes que daban malas noticias. A sus secretarios, por ejemplo, se les ordenó no mencionar la guerra en presencia de Hitler.

En su autobiografía, Él era mi jefe: las memorias del secretario de Adolf Hitler (1985) Christa Schroeder recuerda cómo en 1943 Henriette von Schirach, la esposa de Baldur von Schirach, se quejó del trato a los judíos: Hitler respondió: "Cállate, Frau von Schirach, no entiendes nada al respecto. Eres sentimental. ¿Qué te importa lo que les pase a las mujeres judías? Todos los días caen decenas de miles de mis hombres más valiosos mientras los inferiores sobreviven. De esa forma, se está minando el equilibrio en Europa. ¡Estoy comprometido por deber solo con mi gente, con nadie más! ''. Schroeder comentó que en otra ocasión Hitler dijo: `` Soy totalmente indiferente a lo que pensará el futuro de los métodos que tengo que usar ''. El Dr. Karl Brandt ha sugerido que Schroeder fue una de las pocas personas cercanas a Hitler que planteó preguntas sobre el comportamiento de Hitler: "Inteligente, crítica e inteligente, tenía una rotación de trabajo que ninguna otra secretaria igualaba, a menudo pasaba varios días y noches casi sin descanso tomando dictados. Ella siempre expresaba abiertamente su opinión. y con el tiempo se volvió muy crítico con el propio Hitler. Sin duda, su audacia puso su vida en grave peligro ''.

Mientras que Winston Churchill y Franklin D. Roosevelt utilizaron las transmisiones de radio para levantar la moral de su gente. Hitler permaneció prácticamente en silencio. Después de la derrota alemana en Stalingrado, Hitler solo pronunció dos discursos públicos y cinco transmisiones de radio. Tampoco hizo visitas a las zonas bombardeadas de Alemania. Hitler también evitó el contacto con los soldados alemanes heridos y rara vez visitaba el frente.

En 1943, muchos oficiales alemanes de alto rango vieron claramente que continuar librando una guerra en dos frentes estaba destinado a terminar en un fracaso. Se propuso que Alemania negociara una paz con Gran Bretaña y Estados Unidos, lo que les permitiría concentrar sus esfuerzos en derrotar a la Unión Soviética. Hitler rechazó esta idea. Sabía que los aliados insistirían en su destitución antes de llegar a un acuerdo con Alemania. Algunos oficiales superiores decidieron que la única solución era asesinar a Hitler. En 1943 se planearon siete intentos de asesinato, pero ninguno de ellos se llevó a cabo con éxito.

A fines de 1943, la Schutz Staffeinel (SS) y la Gestapo lograron arrestar a varios alemanes involucrados en la conspiración para derrocar a Hitler. Esto incluyó a Dietrich Bonhoffer, Klaus Bonhoffer, Josef Muller y Hans Dohnanyi. Otros sospechosos, como Wilhelm Canaris y Hans Oster, fueron destituidos de su cargo en enero de 1944.

Gretl Braun, la hermana menor de Eva Braun, se unió al círculo íntimo de Hitler. Hitler intentó encontrar una esposa para Gretl. Su primera elección fue Heinz Hoffmann, el hijo de Heinrich Hoffmann, su fotógrafo personal. Gretl no encontró atractivo a Heinz y, en cambio, comenzó una relación con un diplomático estadounidense. Cuando esto llegó a su fin, dirigió su atención al ayudante de Hitler, Fritz Darges. El secretario de Hitler, Traudl Junge, ha señalado en Hasta la última hora: el último secretario de Hitler (2002): "Gretl Braun también estaba enamorada de Fritz Darges, pero una historia de amor con ella era demasiado peligrosa y no lo suficientemente privada para el joven Fritz, por lo que no había podido tomar una decisión".

Hitler también trató de persuadir a Walter Hewell, un miembro de su círculo íntimo, para que se casara con Gretl. Hewell fue responsable del enlace entre Joachim von Ribbentrop, el jefe del Ministerio de Relaciones Exteriores y Hitler. Junge ha argumentado: “Durante un tiempo, quienes lo rodeaban (Hitler) pensaron que quería que Hewel se casara con la hermana de Eva, Gretl Braun. Pero al propio Hewel no le gustó la idea ''. Según Nerin E. Gun, el autor de Eva Braun: la amante de Hitler (1969): “Hitler le prometió a Hewell que después de casarse con Gretl lo nombraría embajador en Roma. Hitler estaba tan enojado cuando Hewell se casó con otra persona que lo desterró de su presencia. Sin embargo, finalmente lo perdonó y regresó a su círculo íntimo ''.

Luego, Gretl Braun se involucró con Hermann Fegelein, quien era el oficial de enlace de las SS con Hitler. Traudl Junge, secretaria de Hitler, comentó más tarde que Fegelein era muy popular entre las mujeres en la sede. Hermann Fegelein era el tipo de jinete atrevido. Tenía una nariz muy grande y llevaba la Cruz de Caballero con hojas de roble y espadas. No es de extrañar que estuviera acostumbrado a que las mujeres se agolparan a su alrededor. Además, tenía un ingenio refrescante, a veces muy seco, y nunca se andaba con rodeos en sus palabras. Sentiste que era una persona franca y honesta por naturaleza. Eso le ayudó a forjar una carrera notable de forma rápida e inesperada. Tan pronto como apareció, estaba sentado a la mesa con nosotros en el Berghof. Asistía a las fiestas nocturnas de Bormann, bebía por la salud de todos los hombres importantes allí, y todas las mujeres estaban a sus pies. Aquellos que no eran sus amigos eran sus enemigos hasta que él estaba firmemente en la silla. Era inteligente pero despiadado, y tenía algunas cualidades muy atractivas, como la honestidad con la que admitía que en el fondo era un terrible cobarde, y que había ganado sus condecoraciones haciendo heroicas hazañas por puro miedo. También admitió con franqueza que nada era tan importante para él como su carrera y una buena vida ''.

Christa Schroeder fue otra de las secretarias de Hitler que encontró atractivo a Hermann Fegelein y admitió que & quothe era una figura heroica reconocida para las mujeres & quot. Según Schroeder, Eva Braun también. Ella le dijo a una amiga en común, Marion Schonmann: “Hace unos años el jefe (Hitler) dijo que si me enamoraba un día de otro hombre, entonces debería decírselo y él me liberaría. ¡Si hubiera conocido a Fegelein hace diez años, le habría pedido al jefe que me dejara ir! ”. Finalmente, Fegelein se casó con Gretl. Schroeder afirma que el matrimonio del 3 de junio de 1944 fue arreglado por Eva: "Greta Braun era, como se diría hoy, sexy, y Fegelein podría haber estado pensando en las ventajas de ser algún día cuñado de Hitler". Así, el matrimonio tuvo lugar y se celebró como una gran ocasión en el Obersalzberg y en la casa de té en el Kehlstein. ''

Gretl Braun y Hermann Fegelein en junio de 1944

Traudl Junge se quejó de que incluso después del matrimonio, Fegelein continuó tratando de seducir a las secretarias. Según Christa Schroeder, tenía una relación muy estrecha con Eva Braun. & quot; Hermann Fegelein estaba frecuentemente entre los que bailaban con Eva Braun. Hoy puedo recordar con claridad la escena inolvidable. Después de un baile, Fegelein levantaba a Eva a la altura del pecho. A la altura de los ojos, se miraban llenos de ternura y amor: Evidentemente, a Eva le atraía mucho Fegelein. Estoy convencido de que sus sentimientos por él iban mucho más allá de esos sentimientos por un cuñado, pero no creo que nada haya pasado entre ellos ''.

Albert Speer lo llamó `` una de las personas más repugnantes del círculo de Hitler ''. También le desagradaba Heinz Linge: `` Con encanto y regalos se enganchó a los buenos libros de todos y dio la impresión de tener una posición particular con Hitler, lo cual no era el caso. , por Hitler. lo trató formalmente y lo mantuvo enfáticamente a distancia. Fegelein. que llegó a considerar sus deberes como un pasatiempo remunerado y, con demasiada frecuencia, hizo saber que se consideraba demasiado bueno para el trabajo ''.

En el verano de 1944, otro grupo de conspiradores comenzó a hacer planes para sacar a Hitler del poder. Esto incluyó a Henning von Tresckow, Friedrich Olbricht, Werner von Haeften, Fabian Schlabrendorff, Claus von Stauffenberg, Carl Goerdeler, Julius Leber, Ulrich Hassell, Hans Oster, Peter von Wartenburg, Friedrich Olbricht, Fabian Schlabrendorff, Ludwig Beck y Erwin von Witzleben. Después del asesinato de Adolf Hitler, Hermann Goering y Heinrich Himmler, se planeó que las tropas en Berlín tomaran edificios gubernamentales clave, centros de señalización y telefonía y estaciones de radio.

Stauffenberg pronto emergió como líder de este grupo. Alan Bullock, autor de Hitler: un estudio sobre la tiranía (1962) ha señalado: `` Con la ayuda de hombres en los que podía confiar en el cuartel general del Füumlhrer, en Berlín y en el ejército alemán en el oeste, Stauffenberg esperaba empujar a los reacios líderes del ejército a la acción una vez que Hitler hubiera sido asesinado. Para asegurarse de que no falte este preliminar esencial, Stauffenberg se asignó la tarea del asesinato a sí mismo a pesar de la desventaja de sus heridas. La energía de Stauffenberg había dado nueva vida a la conspiración, pero el papel principal que estaba desempeñando también despertó celos ''. Stauffenberg era muy crítico con los conservadores dirigidos por Carl Goerdeler y estaba mucho más cerca del ala socialista de la conspiración en torno a Julius Leber.

El general Rudolf Schmundt, el ayudante en jefe de Hitler, se reunió con Stauffenberg y se las arregló para que se convirtiera en jefe de personal del general Erich Fromm. Según Albert Speer ", me explicó Schmundt, Stauffenberg era considerado uno de los oficiales más dinámicos y competentes del ejército alemán. El propio Hitler me instaba de vez en cuando a trabajar estrecha y confidencialmente con Stauffenberg. A pesar de sus heridas de guerra (había perdido un ojo, su mano derecha y dos dedos de su mano izquierda), Stauffenberg había conservado un encanto juvenil, era curiosamente poético y al mismo tiempo preciso, mostrando así las marcas de los dos. influencias educativas importantes y aparentemente incompatibles sobre él: el círculo alrededor del poeta Stefan George y el Estado Mayor. Él y yo nos habríamos llevado bien incluso sin la recomendación de Schmundt.

Stauffenberg estaba ahora en una posición en la que tendría reuniones regulares con Adolf Hitler. El colega conspirador Henning von Tresckow envió un mensaje a Stauffenberg: "El asesinato debe intentarse, a cualquier precio. Incluso si eso falla, se debe emprender el intento de tomar el poder en la capital. Debemos demostrar al mundo ya las generaciones futuras que los hombres del movimiento de resistencia alemán se atrevieron a dar el paso decisivo y arriesgar sus vidas por él. Comparado con esto, nada más importa.

El 20 de julio de 1944, Claus von Stauffenberg asistió a una conferencia a la que asistió Hitler el 20 de julio de 1944. Se decidió abandonar los planes para matar a Hermann Goering y Heinrich Himmler al mismo tiempo que Hitler. Alan Bullock explicó más tarde: "Él (Stauffenberg) trajo sus papeles con él en un maletín en el que había ocultado la bomba equipada con un dispositivo para hacerla explotar diez minutos después de que el mecanismo se había puesto en marcha. La conferencia ya estaba avanzando con un informe sobre el frente oriental cuando Keitel acogió a Stauffenberg y se lo presentó a Hitler. Veinticuatro hombres estaban agrupados alrededor de una gran y pesada mesa de roble sobre la que se extendían varios mapas. Ni Himmler ni Goring estaban presentes. El propio Fuhrer estaba de pie hacia el centro de uno de los lados largos de la mesa, constantemente inclinado sobre la mesa para mirar los mapas, con Keitel y Jodl a su izquierda. Stauffenberg ocupó un lugar cerca de Hitler a su derecha, junto a un coronel Brandt. Dejó su maletín debajo de la mesa, después de haber encendido la mecha antes de entrar, y luego salió de la habitación discretamente con la excusa de una llamada telefónica a Berlín. Solo se había ido un minuto o dos cuando, a las 12.42 p.m., una fuerte explosión destrozó la habitación, voló las paredes y el techo y prendió fuego a los escombros que se estrellaron contra los que estaban adentro ''.

Joachim Fest, el autor de Planeando la muerte de Hitler (1997) ha señalado: "De repente, como contaron más tarde los testigos, un crujido ensordecedor rompió el silencio del mediodía y una llama de color amarillo azulado se disparó hacia el cielo. Una oscura columna de humo se elevó y flotó en el aire sobre los escombros del cuartel de información. Fragmentos de vidrio, madera y tableros de fibra se arremolinaban y llovían trozos de papel quemado y aislante. Cuando explotó la bomba, había veinticuatro personas en la sala de conferencias. Todos fueron arrojados al suelo, algunos con el pelo en llamas. ”La bomba mató a cuatro hombres en la cabaña: el general Rudolf Schmundt, el general Güumlnther Korten, el coronel Heinz Brandt y el taquígrafo Heinz Berger. El brazo derecho de Hitler resultó gravemente herido, pero sobrevivió a lo que se conoció como el complot de julio.

Esa noche Hitler habló con la nación por radio: "Hoy les hablo para que escuchen mi voz y sepan que estoy ileso y bien, y en segundo lugar que conozcan un crimen sin paralelo en la historia de Alemania". una camarilla muy pequeña de oficiales ambiciosos, irresponsables y al mismo tiempo insensatos y estúpidos había formado un complot para eliminarnos a mí y al Alto Mando de las Fuerzas Armadas ''. Hitler le dijo a Joachim von Ribbentrop: `` Aplastaré y destruiré a los criminales que han se atrevieron a oponerse a la Providencia ya mí. Estos traidores a su propio pueblo merecen una muerte ignominiosa, y esto es lo que tendrán. Esta vez el precio total lo pagarán todos los involucrados, sus familias y todos los que los han ayudado. Este nido de víboras que han intentado sabotear la grandeza de mi Alemania será exterminado de una vez por todas ''.

Traudl Junge, autor de Hasta la última hora: el último secretario de Hitler (2002), ha comentado: “Aunque se sintió ileso, Hitler llamó a un especialista en oído de Berlín, porque su audición le estaba dando problemas y sufría de dolores de cabeza. El Dr. Giesing descubrió que un tímpano estaba reventado y el otro dañado ''. El Dr. Erwin Giesing recordó más tarde que Hitler no era un `` hombre poderoso y temido '' con una personalidad `` fascinante '' o incluso `` quotipnótica ''. `` La impresión que me causó fue la de un hombre prematuramente anciano, casi agotado y exhausto que intentaba seguir adelante con los vestigios de su fuerza. No me impresionaron mucho sus ojos supuestamente penetrantes o su personalidad magistral o incluso tiránica que esperaba de la prensa, la radio, las cuentas personales y los informes de otros ''.

Nicolai Jiscenko, Diez años de jubileo de Hitler (1943)

El Dr. Erwin Giesing le dio a Hitler un examen completo: "Hitler apartó las sábanas y se subió la camisa de dormir para que yo pudiera examinar su cuerpo. En general, estaba algo demacrado y detecté un meteorismo distintivo (acumulación de gases intestinales). Los reflejos peritoneales cuando se probaron con una aguja parecían muy sensibles. Luego le pedí a Hitler que se sometiera a un examen de control neurológico al que estuvo de acuerdo. Cubrí el abdomen con un camisón y me quité la ropa de cama. No encontré anomalías en los genitales. La piel pálida estaba bastante seca sin sudor en las axilas. Los reflejos del tríceps y del brazo respondían mucho a ambos lados, los reflejos espásticos de las extremidades superiores eran negativos ". Hitler le dijo a Giesing:" Espero que todo vuelva a estar bien pronto. Incluso los calambres intestinales están disminuyendo. No he podido comer casi nada en los últimos tres días, por lo que el intestino está prácticamente vacío. y ha descansado bien. Por favor, échale un vistazo a mi nariz y pon la cocaína ''.

Después del complot de julio, la mayoría de los involucrados en el complot para matar a Hitler, incluidos Wilhelm Canaris, Carl Goerdeler, Julius Leber, Ulrich Hassell, Hans Oster, Peter von Wartenburg, Henning von Tresckow, Ludwig Beck, Erwin von Witzleben y Erich Fromm fueron ejecutados o se suicidó. Se estima que fueron ejecutados alrededor de 4.980 alemanes. Hitler decidió que los líderes debían tener una muerte lenta. Fueron colgados con cuerdas de piano de ganchos para carne. Sus ejecuciones fueron filmadas y luego mostradas a miembros de alto rango tanto del NSDAP como de las fuerzas armadas.

Un testigo presencial informó más tarde: "Imagínese una habitación con un techo bajo y paredes encaladas". Debajo del techo se fijó una barandilla. De él colgaban seis grandes ganchos, como los que usan los carniceros para colgar su carne. En un rincón había una cámara de cine. Los reflectores proyectan una luz deslumbrante y cegadora. En la pared había una mesita con una botella de coñac y vasos para los testigos de la ejecución. El verdugo tenía una mirada lasciva permanente y bromeaba sin cesar. La cámara funcionaba ininterrumpidamente, porque Hitler quería ver y escuchar cómo murieron sus enemigos ''.

Uno de los conspiradores, antes de morir en agonía en un gancho de carne, soltó el nombre del general Erwin Rommel a sus verdugos. Rommel era tan popular que Hitler no estaba dispuesto a que lo ejecutaran por traición. Hitler envió a dos oficiales a la casa de Rommel en Herrlingen el 14 de octubre de 1944. Su hijo, Manfred Rommel, recordó más tarde que su padre le dijo: "Acabo de decirle a tu madre que estaré muerto en un cuarto de hora". Hitler me acusa de alta traición. En vista de mis servicios en África, tendré la posibilidad de morir por veneno.Los dos generales lo han traído consigo. Es fatal en tres segundos. Si acepto, no se tomará ninguna de las medidas habituales contra mi familia. Me darían un funeral de estado. Todo ha sido preparado hasta el último detalle. En un cuarto de hora recibirá una llamada del hospital de Ulm para decirle que he tenido una convulsión cerebral de camino a una conferencia. Rommel se suicidó y fue enterrado con todos los honores militares.

Christa Schroeder sostiene que la salud de Hitler se deterioró durante la guerra. `` El conocimiento desde 1944 en adelante de que ya no era dueño de su propio cuerpo fue una carga pesada. Cuando los visitantes sorprendidos veían su mano temblorosa, la tapaba instintivamente con la otra. Sin embargo, hasta el final siguió siendo dueño de sus emociones. Si llegaran malas noticias durante una conversación privada, la única pista sería un movimiento de la mandíbula. Recuerdo que recibió el informe sobre la destrucción de las represas M & oumlhne y Eder, que inundaron gran parte del Ruhr. Mientras lo leía, su rostro se convirtió en piedra, pero eso fue todo. Nadie podría haber calculado cuán profundamente lo había golpeado el golpe. Pasarían horas o días antes de que él se refiriera a tal evento, y luego diera rienda suelta a sus sentimientos.

El Dr. Erwin Giesing pudo observar a Hitler de cerca: "Era una figura política demasiado poderosa y estaba demasiado firmemente convencido de la absoluta rectitud de sus opiniones, y nunca habría tolerado a nadie casi igualmente inteligente o talentoso cerca de él. Tenía la simple creencia de que entendía mejor la mayoría de las cosas y podía hacer la mayoría de las cosas mejor que otras personas. Observé cómo se controlaba a sí mismo y se concentraba durante nuestras conversaciones cuando. se produjeron diferencias de opinión. Quien. Tuvo la desgracia de traer malas noticias. en cierto descrédito desventajoso para su posición y futuro. Hitler estaba convencido casi exclusivamente por las estadísticas y le encantaba que le defendieran las cosas en porcentajes o con otras cifras. De ahí surgió una manera de dar cuenta falsamente de todo tipo de cosas que él mismo nunca pudo verificar o que no había solicitado ''.

Cuando las fuerzas aliadas desembarcaron en Normandía en junio de 1944, Sepp Diettrich comandó tres divisiones del 1er Cuerpo Panzer SS. Louis L. Snyder ha señalado: “En diciembre de 1944, Hitler, que todavía sospechaba de la mayoría de los miembros del Alto Mando, dio a Dietrich el mando del Sexto Ejército Panzer en la creencia de que podía confiar en sus propias tropas de las Waffen-SS. En una apuesta desesperada, el Fueher comprometió sus últimas reservas a través de las Ardenas para aislar el ala norte de los aliados de su base de suministros y arruinar los preparativos para la próxima ofensiva de primavera aliada. Cuando el ejército de Dietrich se estancó, la ofensiva de Hitler colapsó ''.

Henry Picker ha afirmado que Hitler planeaba "dictar sus memorias a sus dos secretarias principales", Johanna Wolf y Christa Schroeder. Otro secretario, Traudl Junge, comentó: "Cuanto peor empeoraba la situación en los frentes, en el pequeño círculo en la mesa de la tarde, más feliz estaría el Füumlhrer de hablar sobre sus planes para después de la guerra". Habló de la galería de pintura y la remodelación de la ciudad de Linz, hacia donde planeaba su retiro, y mencionó en este contexto repetidamente que luego se rodearía solo de civiles, artistas y académicos, y nunca más de uniformes, por lo que finalmente pudo dictar sus memorias. Sus dos secretarios de larga data, Wolf y Schroeder, lo ayudarían en esto, las chicas más jóvenes probablemente se casarían y lo dejarían. Como entonces sería mayor y más lento, las mujeres podrían mantener su ritmo. ''

El ayuda de cámara de Hitler, Heinz Linge, señaló en Con Hitler hasta el final (1980) que el Dr. Erwin Giesing intentó persuadirlo de que comiera carne: "Una vez, en el otoño de 1944, pareció por un tiempo que Hitler podría estar pensando en abandonar el vegetarianismo bajo la influencia del otorrinolaringólogo Dr. Erwin Giesing. El Físico. enfrentó a Hitler con argumentos que le dieron motivos para reflexionar. Le dijo a Hitler que la dentición humana, los intestinos del estómago y los jugos digestivos se construyeron para ser un cruce entre el herbívoro puro y el carnívoro puro, lo que significaba que, por naturaleza, el ser humano no podía ser considerado vegetariano de ninguna manera. Hitler, cuya inclinación siempre fue la de seguir a la naturaleza, escuchó con atención. Aparentemente, esto le pareció muy plausible a Hitler, y le pidió a Giesing que le proporcionara la literatura técnica lo antes posible para que pudiera considerar la cuestión en profundidad. Estoy bastante seguro de que si Giesing se hubiera quedado más tiempo con Hitler, o hubiera acudido a él antes, lo habría convencido de que abandonara algunos de sus hábitos menos sólidos si hubiera querido mantener el control de sus facultades a largo plazo ''.

Kukrinisky, Los tres grandes atarán al enemigo en nudos (1943)

Heinrich Himmler advirtió a Hitler que estaba en peligro de ser envenenado por sus médicos. Himmler persuadió a Hitler de despedir a Erwin Giesing, Karl Brandt y Hanskarl von Hasselbach a principios de octubre de 1944. Fueron reemplazados por recomendación de Himmler por el médico de las SS, el Dr. Ludwig Stumpfegger. Linge señaló: "Hitler solo aceptaba medicamentos de mi mano. Su desconfianza se estaba volviendo excesiva. Desde principios de octubre podía escuchar el contenido de las conversaciones susurradas a cinco o seis pasos de distancia, pero eso no hizo nada para aliviar sus sospechas, lo que hizo que la vida de todos fuera un infierno. Si no hubiera tenido los nervios fuertes, podría haber sido difícil sobrellevarlo ''.

Hitler tenía ahora casi cincuenta y cinco años, pero parecía mucho mayor. Su cabello se había vuelto gris, su cuerpo estaba encorvado y tenía dificultad para caminar. Su voz se había debilitado y su vista era tan pobre que necesitaba lentes especiales incluso para leer documentos de su máquina de escribir & quotF & uumlhrer & quot. Hitler también desarrolló un temblor en su brazo y pierna izquierdos. Originalmente había sufrido de esto durante la Primera Guerra Mundial y también después del fracaso del golpe de Munich en 1923. Era un trastorno nervioso que reaparecía cada vez que Hitler sentía que estaba en peligro.

Las personas que no lo habían visto durante unos meses se sorprendieron por su apariencia. Un hombre comentó: "Fue una imagen física espantosa la que presentó. La parte superior de su cuerpo estaba arqueada y arrastraba los pies mientras avanzaba lenta y laboriosamente a través del búnker desde su sala de estar. Si alguien lo detuviera durante esta corta caminata (unos cincuenta o sesenta metros), se veía obligado a sentarse en uno de los asientos colocados a lo largo de las paredes para ese propósito, o agarrar a la persona con la que estaba hablando. A menudo, la saliva goteaba de las comisuras de su boca. presentando un espectáculo espantoso y lamentable.

Hitler habló de la posibilidad de que Gran Bretaña y Estados Unidos entraran en guerra con la Unión Soviética y que Alemania se salvaría. Le dijo a uno de sus generales que `` a lo largo de la historia, las coaliciones siempre se han hecho pedazos tarde o temprano ''. Hitler tenía razón en que la Unión Soviética y los Estados Unidos eventualmente entrarían en conflicto, pero desafortunadamente para él esto no sucedió hasta después de que la guerra hubiera terminado. terminó.

Adolf Hitler entrega la Cruz de Hierro a un joven defensor de Berlín (marzo de 1945)

James P. O'Donnell, autor de El búnker de Berlín (1979) ha argumentado que Martin Bormann y Otto Güumlnsche fueron los dos hombres más importantes en la vida de Hitler en el Füumlhrerbunker: & quot; Bormann - robusto, alcista, bebiendo mucho cuando no está de servicio - ahora estaba literalmente al codo del F & uumlhrer, girando y manejando locamente en lo que quedó del juego de poder nazi. Pero en términos de proximidad física, aunque no de poder o influencia, había, sin embargo, un hombre que a menudo estaba aún más cerca de Hitler. Se trataba del mayor Otto Güumlnsche, el alto y robusto soldado de veintisiete años, que era el ayudante principal de las SS del Füumlhrer, una especie de Hombre Viernes en el Bunker.

La lealtad de Bormann no fue reflejada por todos los líderes nazis. Tanto Heinrich Himmler como Herman Goering consideraron la posibilidad de derrocar a Hitler. Un plan consistía en que Himmler arrestara a Hitler y anunciara al pueblo alemán que Hitler se había retirado debido a problemas de salud. Su principal preocupación era llegar a un acuerdo con Gran Bretaña y Estados Unidos que evitaría que la Unión Soviética ocupara Alemania. Los líderes alemanes no solo estaban preocupados por la imposición del comunismo, sino que también temían lo que pudieran hacer los soldados soviéticos ansiosos por vengarse de los crímenes de guerra cometidos contra su pueblo por las SS. (De los cinco millones de soldados soviéticos capturados por los alemanes, se estima que tres millones fueron asesinados o se les permitió morir de hambre).

La situación se volvió tan desesperada que el 22 de abril Hitler envió a Christa Schroeder, Johanna Wolf, Arthur Bormann, el Dr. Theodor Morell, el almirante Karl-Jesco von Puttkamer y el Dr. Hugo Blaschke. Schroeder recordó más tarde: "Nos recibió en su habitación con aspecto cansado, pálido y apático. “En los últimos cuatro días la situación ha cambiado hasta tal punto que me veo obligado a dispersar a mi personal. Como eres el que más tiempo lleva, irás primero. En una hora sale un coche hacia Múnich.

El general Walter Schellenberg sugirió a Himmler a principios de 1945 que debería entablar negociaciones con las potencias occidentales. Himmler se mostró al principio reacio a ir contra Adolf Hitler, pero cuando el internacionalista sueco Conde Folke Bernadotte, llegó a Berlín en febrero para discutir la liberación de los prisioneros noruegos y daneses en nombre de la Cruz Roja Sueca, accedió a una reunión. Sin embargo, Himmler no pudo decidirse a hablar. Aceptó acompañar a Schellenberg a otra reunión con Bernadotte en L & uumlbeck el 23 de abril de 1945.

El chófer de Hitler, Erich Kempka, afirmó que el 27 de abril de 1945 Hermann Fegelein se puso en contacto con él con una extraña solicitud: "Hermann Fegelein, me llamó por teléfono para preguntarme si pondría a su disposición dos vehículos para un reconocimiento. Además, me agradecería que le hiciera un favor personal. Quería que me ocupara de un maletín con archivos importantes pertenecientes al Reichsführer-SS y a él mismo. Me lo entregaría personalmente hacia las diez de la noche en el búnker del Fuhrer. Era esencial mantenerlo a salvo y, en caso de que el enemigo entrara en el búnker, el maletín debía ocultarse donde nunca se pudiera encontrar, o debía ser destruido. Bajo ninguna circunstancia debe caer en manos enemigas. Como había estado familiarizado con Fegelein durante años y él disfrutaba de la máxima confianza de Hitler como cuñado de Eva Braun, no dudé en aceptar su solicitud. Realmente no tenía idea en ese momento de que mi voluntad de ayudarlo estaba poniendo mi propia vida en peligro. Poco tiempo después, Fegelein salió de la Cancillería del Reich con dos vehículos que había reparado. Fueron los últimos supervivientes que se mantuvieron en servicio de mi una vez gran flota de vehículos. Para mi gran sorpresa, los dos automóviles fueron devueltos treinta minutos después, aunque sin Fegelein. Los conductores me dijeron que se había bajado en el distrito de Kurfürstendamm para continuar a pie ''.

Cuando se supo que Hermann Fegelein había desaparecido, la Gestapo fue enviada a buscarlo. Heinz Linge recordó que "el ayudante de Fegelein regresó al búnker, dijo que Fegelein había ido a su piso privado y se había vestido de civil". Se le había ordenado al ayudante que hiciera lo mismo ". Le dijo a Hitler que el propósito de esto era" permitir que los rusos nos pasen por encima y luego nos abriremos paso hasta Himmler ". Hitler llegó a la conclusión de que Fegelein estaba involucrado en algún tipo de conspiración contra él.

El 27 de abril de 1945, Fegelein fue arrestado con su amante en su apartamento. SS-Obersturmbannf & uumlhrer Peter H & oumlgl lo descubrió con una gran cantidad de dinero y descubrió que estaba a punto de abandonar el país. H & oumlgl también encontró un maletín que contenía documentos con evidencia de un intento de negociación de paz con los Aliados. Al día siguiente se filtraron a la prensa las negociaciones que estaban teniendo lugar entre Himmler y el conde Folke Bernadotte. Hanna Reitsch estaba con Hitler cuando escuchó la noticia: "Su color se elevó a un rojo intenso y su rostro estaba irreconocible. Después del prolongado estallido, Hitler se hundió en un estupor y durante un tiempo todo el búnker estuvo en silencio ''.

Según Heinz Linge: "Fegelein fue devuelto bajo guardia armada y causó una mala impresión: con guantes, un abrigo de cuero y un sombrero deportivo, parecía un dandy de Kurfurstendamm". Por orden de Hitler, fue procesado inmediatamente ante un consejo de guerra y condenado a muerte por traición. Eva Braun, aunque claramente luchando en una lucha interna, no presentó una petición de clemencia por su cuñado a pesar de que Hitler indicó que conmutaría la sentencia del SS-0bergruppenfuhrer altamente condecorado por 'expiación en el frente'. Hacia la medianoche, un escuadrón de las SS esperaba a Fegelein en la cancillería del Reich Ehrenhof. Permaneció impasible mientras se leía la sentencia del consejo de guerra ''.

Traudl Junge ha argumentado que Eva Braun le había pedido a Hitler que perdonara a Hermann Fegelein, ya que su esposa y su hermana, Gretl Braun, estaban muy embarazadas: “No sé exactamente dónde estaba cuando llegó la noticia a Hitler. Puede que haya despotricado y enfurecido por última vez, pero cuando lo vi de nuevo estaba tan tranquilo como antes. Solo los ojos de Eva Braun estaban rojos de llanto, porque su cuñado estaba condenado a muerte. Había tratado de explicarle a Hitler que era parte de la naturaleza humana que Fegelein pensara en su esposa y en su hijo y tratara de ayudarlos a pasar a una nueva vida. Pero Hitler fue implacable. Todo lo que vio fue engaño y traición. '' Hermann Fegelein fue ejecutado el 28 de abril de 1945.

Heinrich Himmler le dijo al conde Folke Bernadotte que Hitler tenía la intención de suicidarse en los próximos días: “En la situación que ha surgido ahora, considero que tengo las manos libres. Admito que Alemania está derrotada. Para salvar la mayor parte de Alemania posible de una invasión rusa, estoy dispuesto a capitular en el frente occidental para permitir que los aliados occidentales avancen rápidamente hacia el este. Pero no estoy dispuesto a capitular en el frente oriental. ”Bernadotte pasó este mensaje a Winston Churchill y Harry S. Truman, pero rechazaron la idea e insistieron en la rendición incondicional. El 28 de abril se filtraron las negociaciones a la prensa. Hanna Reitsch estaba con Hitler cuando escuchó la noticia: "Su color se elevó a un rojo intenso y su rostro estaba irreconocible. Después del largo estallido, Hitler se hundió en un estupor, y durante un tiempo todo el búnker estuvo en silencio ''. Hitler ordenó el arresto de Himmler. En un intento por escapar, Himmler tomó el nombre y los documentos de un policía del pueblo muerto.

Daniel Fitzpatrick, St Louis posterior al envío (30 de abril de 1945)

Cuando las tropas soviéticas entraron por primera vez en Berlín, se sugirió que Hitler intentara escapar. Hitler rechazó la idea porque temía la posibilidad de ser capturado. Había escuchado historias de cómo las tropas soviéticas planeaban hacer desfilarlo por las calles de Alemania en una jaula. Para evitar esta humillación, Hitler decidió suicidarse. A fines de abril, los soldados del Ejército Rojo estaban a solo 300 yardas del búnker subterráneo de Hitler. Aunque la derrota era inevitable, Hitler insistió en que sus tropas lucharan hasta la muerte. Constantemente se enviaban instrucciones dando órdenes para la ejecución de cualquier comandante militar que se retirara. Hitler hizo un testamento dejando todas sus propiedades al Partido Nazi.

El 28 de abril de 1945 Hitler se casó con Eva Braun. Hitler probó una pastilla de cianuro en su perro alsaciano, Blondi. Braun acordó suicidarse con él. Podría haberse hecho rica escribiendo sus memorias, pero prefirió no vivir sin Hitler. Braun le dijo a la secretaria de Hitler, Traudl Junge. --Por favor, intente salir. Todavía puede abrirse camino. Y dale a Bavaria mi amor ''. Junge comentó que ella dijo esto & citando, pero con un sollozo en su voz.

Heinz Linge recordó: "Después de la comida, Eva Hitler se acercó a mí para despedirse. Pálida, después de haber permanecido despierta toda la noche pero cuidada de mantener la compostura, me agradeció "todo lo que has hecho por el F & uumlhrer". Con una mirada triste me suplicó al final: "Si conoces a mi hermana Gretl, no le cuentes cómo su esposo, Hermann Fegelein, encontró la muerte". Nunca volví a ver a Gretl Fegelein ''. Linge también informó que Joseph Goebbels trató de persuadir a Hitler de que no se suicidara. Hitler le dijo a Goebbels: "Doctor, usted conoce mi decisión. ¡No hay cambio! Por supuesto, puedes irte de Berlín con tu familia ''. Goebbels respondió que se quedaría en Berlín y moriría con Hitler.

Hitler pidió entonces ver a Linge: "Se quedó encorvado, con el mechón de pelo, como siempre, sobre la frente pálida". Se había vuelto gris. Me miró con ojos cansados ​​y dijo que ahora se retiraría. Eran las 15.15 horas. Le pedí sus órdenes por última vez. Exteriormente tranquilo y con una voz tranquila, como si me estuviera enviando al jardín a buscar algo, dijo: 'Linge, voy a dispararme ahora. Sabes lo que tienes que hacer. He dado la orden de fuga. Únete a uno de los grupos e intenta pasar por el oeste. A mi pregunta por qué deberíamos luchar ahora, respondió: 'Por el hombre que viene'. Saludé. Hitler dio dos o tres cansados ​​pasos hacia mí y me ofreció la mano. Luego, por última vez en su vida, levantó el brazo derecho en el saludo hitleriano. Una escena fantasmal. Giré sobre mis talones, cerré la puerta y me dirigí a la salida del búnker donde estaba sentado el guardaespaldas de las SS ''.

Traudl Junge recordó más tarde cómo, el 30 de abril de 1945, Hitler se encerró en su habitación con Eva Braun: "De repente. se oye el sonido de un disparo, tan fuerte, tan cercano, que todos nos quedamos en silencio. Resuena por todas las habitaciones ". El guardaespaldas de Hitler, Rochus Misch, comentó:" Todo el mundo estaba esperando el disparo. Lo estábamos esperando. Luego vino el disparo. Heinz Linge me llevó a un lado y entramos. Vi a Hitler desplomado junto a la mesa. No vi sangre en su cabeza. Y vi a Eva con las rodillas dobladas junto a él en el sofá y ndash vistiendo una blusa blanca y azul, con un pequeño cuello: sólo una cosita. 'Albert Speer comentó:' El amor de Eva por él, su lealtad, era absoluta ... como demostró inequívocamente al final.

Heinz Linge y Otto G & uumlnsche fueron los encargados de incinerar a Hitler y Braun. G & uumlnsche le preguntó a Erich Kempka por teléfono: "¡Debo tener 200 litros de gasolina inmediatamente!", Recordó Kempka más tarde en Fui el chófer de Hitler: las memorias de Erich Kempka (1951): "Al principio pensé que esto era una broma de mal gusto y le dije que estaba fuera de discusión". G & uumlnsche insistió: "Vea cuánto puede recolectar de los tanques de combustible de sus vehículos dañados y envíe a sus hombres inmediatamente salga al F & uumlhrer-bunker. ¡Y luego ven tú mismo inmediatamente! & Quot

Cuando llegó con la gasolina, se sorprendió por lo que vio: "En el momento en que entré al Fuhrer-bunker, G & uumlnsche estaba saliendo de la sala de estar de Hitler, y nos reunimos en el vestíbulo de la sala de conferencias de situación. Sus rasgos habían cambiado visiblemente. Tan blanco como la tiza y angustiado, me miró fijamente. Por el amor de Dios, Otto, ¿qué es? ¡Debes estar loco, pidiéndome que ponga en peligro la vida de media docena de mis hombres para llevarte gasolina bajo este tipo de bombardeo de artillería! '' G & uumlnsche respondió: `` El jefe está muerto ''.

Linge explicó en Con Hitler hasta el final (1980): “Metí la mano debajo de la cabeza de Hitler, dos oficiales de su guardaespaldas de las SS levantaron el cuerpo, envuelto en una manta gris, y lo sacamos. Inmediatamente frente a la puerta del búnker, en el jardín de la Cancillería del Reich, su cuerpo fue tendido junto al de Eva en una pequeña depresión donde se vertió gasolina sobre los cadáveres y se intentó prenderles fuego. Al principio, esto resultó imposible. Como resultado de los diversos incendios en el parque, circulaba un viento feroz que sofocó nuestros intentos de incendiar los cuerpos a pocos metros de distancia. Debido al implacable fuego de artillería rusa, no pudimos acercarnos a los cuerpos y encender la gasolina con una cerilla. Regresé al búnker e hice un grueso derrame de algunos papeles de señales. Bormann lo encendió y lo arrojé sobre el cuerpo empapado de gasolina de Hitler, que se incendió de inmediato. Parados en la entrada del búnker, nosotros, los últimos testigos - Bormann, Goebbels, Stumpfegger, Gunsche, Kempka y yo - levantamos nuestras manos para un último saludo hitleriano. Luego nos retiramos al búnker. '' Traudl Junge informó que vio a G & uumlnsche poco después de que él llevó a cabo el acto: "Entonces la figura alta y ancha de Otto G & uumlnsche sube las escaleras, y con él un fuerte olor a gasolina. Su rostro está pálido, sus rasgos jóvenes y frescos parecen demacrados. Se deja caer pesadamente para sentarse a mi lado, alcanza la botella también, y su mano grande y pesada está temblando. Güumlnsche le dice a Junge: He cumplido la última orden del Füumlhrer. su cuerpo está quemado.

Lothar Machtan, el autor de El Hitler Oculto (2001), ha señalado que Julius Schaub permaneció con Hitler hasta que se suicidó: `` La mejor prueba de que realmente podía contar con su lealtad fue proporcionada a fines de abril de 1945, una vez más por Julius Schaub, quien dejó las ruinas en llamas de Berlín en el último momento posible y partió hacia Baviera, donde vació las cajas fuertes en el apartamento de Hitler en Munich y en el Obersalzberg y quemó su contenido. Schaub se negó obstinadamente a divulgar estos documentos hasta el día de su muerte. Todo lo que dijo una vez, en un tono de voz misterioso, fue que su revelación habría tenido "repercusiones desastrosas". Probablemente sobre sí mismo, pero sobre todo, sin lugar a dudas, sobre Hitler ''.

El Daily Mirror informando de la muerte de Adolf Hitler (2 de mayo de 1945).
Se puede obtener una copia de este periódico en Historic Newspapers.

Según James Pool, el autor de Quién financió a Hitler: la financiación secreta del ascenso al poder de Hitler (1979): "Todos los datos sobre las fuentes de ingresos del Partido Nazis se reunieron en la oficina de Schwarz. Cada pfennig se registró en cuanto a su origen con un cuidado meticuloso. Las cuentas del tesorero Schwarz nunca se han encontrado. Este es uno de los mayores misterios que rodean los últimos días del régimen nazi. Hitler confiaba completamente en Schwarz y, en consecuencia, le dijo la fuente de contribuciones incluso "anónimas", de modo que el nombre del donante podría registrarse y podría ser contactado nuevamente en el futuro. ¿Qué industriales contribuyeron a Hitler antes de 1933? ¿Exactamente cuánto dieron? Indudablemente, estas preguntas habrían sido respondidas en detalle por los libros del tesorero del Partido, del mismo modo que los registros de afiliación al Partido que también se mantenían en la Casa Brown revelaban a todos los individuos que pertenecían al Partido ''.

Louis L. Snyder ha escrito: “Hitler surgió de origen campesino para convertirse en dictador de Alemania y conquistador de la mayor parte de Europa. ¡Aprovechando la ola de fascismo europeo después de la Guerra Mundial !, construyó un régimen alemán sin igual como instrumento de tiranía. Obtuvo un éxito sorprendente al identificar sus propias emociones mórbidas en una ventaja temporal para una Alemania rearmada, la ruina de gran parte de la estructura europea y el exterminio de unos 6 millones de judíos. Finalmente fue aplastado por una alianza global, pero no antes de haber llevado la civilización occidental al borde de la destrucción ''.


El 19 de mayo de 1968 es domingo. Es el día 140 del año y en la semana 20 del año (asumiendo que cada semana comienza en lunes), o el segundo trimestre del año. Hay 31 días en este mes. 1968 es un año bisiesto, por lo que hay 366 días en este año. La forma abreviada para esta fecha que se usa en los Estados Unidos es el 19/5/1968, y en casi todas partes del mundo es el 19/5/1968.

Este sitio proporciona una calculadora de fechas en línea para ayudarlo a encontrar la diferencia en el número de días entre dos fechas del calendario. Simplemente ingrese la fecha de inicio y finalización para calcular la duración de cualquier evento. También puede usar esta herramienta para determinar cuántos días han pasado desde su cumpleaños o medir la cantidad de tiempo hasta la fecha de parto de su bebé. Los cálculos utilizan el calendario gregoriano, que fue creado en 1582 y posteriormente adoptado en 1752 por Gran Bretaña y la parte oriental de lo que hoy es Estados Unidos. Para obtener mejores resultados, use fechas posteriores a 1752 o verifique cualquier dato si está haciendo una investigación genealógica. Los calendarios históricos tienen muchas variaciones, incluido el antiguo calendario romano y el calendario juliano. Los años bisiestos se utilizan para hacer coincidir el año calendario con el año astronómico. Si está tratando de averiguar la fecha que ocurre dentro de X días a partir de hoy, cambie al Calculadora de días a partir de ahora en lugar de.


El 9. de Diciembre de 1992 es Miércoles. Es el día 344 del año y en la semana 50 del año (asumiendo que cada semana comienza en lunes), o el cuarto trimestre del año. Hay 31 días en este mes. 1992 es un año bisiesto, por lo que hay 366 días en este año. La forma abreviada de esta fecha que se utiliza en los Estados Unidos es el 9/12/1992, y en casi todo el mundo es el 12/9/1992.

Este sitio proporciona una calculadora de fechas en línea para ayudarlo a encontrar la diferencia en el número de días entre dos fechas del calendario. Simplemente ingrese la fecha de inicio y finalización para calcular la duración de cualquier evento. También puede usar esta herramienta para determinar cuántos días han pasado desde su cumpleaños o medir la cantidad de tiempo hasta la fecha de parto de su bebé. Los cálculos utilizan el calendario gregoriano, que fue creado en 1582 y posteriormente adoptado en 1752 por Gran Bretaña y la parte oriental de lo que hoy es Estados Unidos. Para obtener mejores resultados, use fechas posteriores a 1752 o verifique cualquier dato si está haciendo una investigación genealógica. Los calendarios históricos tienen muchas variaciones, incluido el antiguo calendario romano y el calendario juliano. Los años bisiestos se utilizan para hacer coincidir el año calendario con el año astronómico. Si está tratando de averiguar la fecha que ocurre dentro de X días a partir de hoy, cambie al Calculadora de días a partir de ahora en lugar de.


Los alemanes se rinden en el norte de África

Un tanque alemán Tiger I capturado, 6 de mayo de 1943. Tropas con lanzacohetes Nebelwerfer alemanes capturados, 7 de mayo de 1943. Las tropas de la 6.a División Blindada se reúnen alrededor de una señal de tráfico durante el avance sobre Túnez, el 6 de mayo de 1943. Las tropas británicas avanzan con cautela a través de Bizerta, el 8 de mayo de 1943.

Cuando Churchill llegó a los EE. UU., Recibió un telegrama del norte de África:

12 de mayo de 1943

General Alexander al primer ministro

El final está muy cerca. Von Arnim ha sido capturado y los prisioneros probablemente serán más de 150.000. Toda la resistencia organizada se ha derrumbado y solo los focos de enemigos siguen resistiendo. Parece que hemos tomado más de 1.000 cañones, de los cuales 180 son de 88 mm, 250 tanques y muchos miles de vehículos de motor, muchos de los cuales son útiles. Los prisioneros alemanes que conducían sus propios vehículos formaban una densa columna en la carretera de Grombalia a Medjez el Bab durante todo el día a día.

Mi próximo telegrama, que denota el final formal de la campaña, seguirá, espero, en unas pocas horas.

El total de prisioneros, una vez contados, se acercó a los 250.000, lo que eleva las pérdidas italianas y alemanas de la campaña del norte de África a casi un millón. No habían ganado nada con eso.

Alan Moorehead, que había hecho una crónica de la campaña hasta el final, todavía estaba allí al final. Resumió el estado de ánimo

El hecho de que el propio von Arnim no hubiera podido escapar era una prueba de la rapidez y la plenitud de nuestra victoria. Ningún avión del Eje había podido despegar hacia un cielo lleno de aviones británicos y estadounidenses, ningún barco del Eje de cualquier tamaño había podido hacerse a la mar.

Todos los generales del Eje, con solo una notable excepción, habían sido capturados. Una tras otra, las unidades famosas, como la 10.ª División Panzer, se rindieron en masa. Es dudoso que más de mil tropas enemigas hayan escapado finalmente a Italia. Al final se tomaron un cuarto de millón de prisioneros.

En el sector sur, los neozelandeses y la 90.a División Ligera alemana finalmente interrumpieron sus combates. Estas dos divisiones eran la élite de los ejércitos británico y alemán. Durante dos años se habían mutilado en el desierto. Habíamos matado a dos de los comandantes de la 90th Light. La 90th Light casi había matado a Freyberg. Habían cargado hasta las puertas de Egipto el verano anterior, y fueron los neozelandeses quienes rompieron el corazón de la división alemana en las afueras de Mersa Matruh.

Difícilmente hay un campo de batalla importante en el desierto donde no encontrarás las tumbas entremezcladas de los neozelandeses y los hombres de la 90th Light.

Y ahora, por fin, todo había terminado. Ocho minutos para las ocho en punto del 12 de mayo es la hora oficial dada para el cese de toda la resistencia enemiga organizada en África.

Ningún incidente especial marcó ese momento. Esta tragedia de tres años y tres actos simplemente terminó con todos los actores apiñados en el escenario demasiado agotados para estar exultantes o desafiantes o humillados o resentidos.

Al final, el campo de batalla se hizo pedazos y perdió todo patrón y diseño, y aquellos que habían luchado más duro en ambos bandos descubrieron que no tenían nada que decir, nada que sentir más allá de un sentimiento envolvente de gratitud y descanso. La ira disminuyó ante la rendición y, por primera vez, los soldados alemanes y aliados permanecieron juntos, mirándose unos a otros con una curiosidad apática y sin pasión.

La lucha había durado tanto. Había sido tan amargo. Había tantos muertos. No había nada más que decir.

El último de los generales alemanes bajó al campo de aterrizaje y fue llevado al cautiverio. El último de los muchos miles de soldados enemigos entró penosamente en los campos de internamiento. Y en nuestras filas los soldados se quitaron los uniformes, se lavaron y se quedaron dormidos al sol.

Toda África era nuestra.

Las tropas alemanas se rinden a la tripulación de un tanque Stuart cerca de Frendj, el 6 de mayo de 1943. Un hospital alemán en el norte de África justo antes de la capitulación. Una flotilla de alemanes que huían del 1. ° y 8. ° Ejércitos, encontrados a casi veinte millas mar adentro frente al Cabo Bon, Túnez, fueron detenidos por la Royal Navy. Después de semanas de raciones de hierro, estos prisioneros alemanes se alegraron de la buena comida que se les dio en el destructor HMS JERVIS. Todos los prisioneros son alemanes y todos excepto dos son artilleros antiaéreos que fueron bombardeados fuera de sus sitios de armas. Bajo un sol radiante, se puede ver un golpe de pesca frente a Cape Bon, Túnez, abarrotado de oficiales de Estado Mayor italianos y diez soldados interceptados por el HMS LEMERTON mientras intentaban llegar a Italia por mar. Esto es parte de un bloqueo frente a Cape Bon por parte de los barcos de la Royal Navy, lo que impide que todas las posibilidades del Eje de lograr un & # 8220Dunkirk & # 8221 de África.


¿Quiere una descripción visual del Día D? Mira este video:

Planificación

La planificación del Día D implicó importantes operaciones de puesta en escena de miles de tropas. En la primera semana de mayo de 1944, se produjeron movimientos masivos de tropas en toda Gran Bretaña. Desde la propia Inglaterra, así como desde Escocia, Gales, Midlands e Irlanda del Norte, se reunieron regimientos, divisiones y cuerpos en las áreas de preparación previas a la invasión.

La logística de la planificación para trasladar a cientos de miles de hombres y casi medio millón de vehículos fue enorme. Cada división fue a un área de preparación designada a lo largo de la costa sur de Inglaterra. Las áreas estaban etiquetadas como "salchichas", por su forma alargada, cada una estaba rodeada por una cerca de alambre patrullada por la policía militar. La seguridad era estricta y nadie podía entrar o salir sin un permiso por escrito. Sin embargo, si las tropas se sentían confinadas y resintieron la orden contra los incendios cálidos, las condiciones eran tolerables. Comían mejor que casi nadie en el Reino Unido. Abundaban los filetes, los huevos, las tartas e incluso los helados. La tarea de alimentar a tantos hombres fue una tarea importante, y el Ejército de los Estados Unidos produjo unos cuatro mil cocineros recién capacitados para satisfacer la necesidad.

Según un cálculo, se alojó a casi 175.000 soldados, en gran parte bajo lonas y redes de camuflaje. Las áreas de preparación estaban abarrotadas de suministros y equipo, y había mucho que hacer. Se entregaron nuevas armas para los vehículos de las tropas de asalto y se impermeabilizó el equipo, la organización final y se confirmaron las tácticas.

La preparación para el Día D fue emprendida por la Operación Bolero, un esfuerzo logístico de magnitud sin precedentes. Navegando por rutas marítimas ahora seguras, la Armada de los Estados Unidos y la marina mercante llevaron 1.200.000 soldados a Gran Bretaña, donde se establecieron cientos de campamentos y bases y se les suministró de todo, desde chicle hasta bombarderos. La infraestructura existente de Gran Bretaña era inadecuada para apoyar el esfuerzo masivo, por lo que se enviaron mil locomotoras y veinte mil vagones de carga desde Estados Unidos, además de material para cientos de millas de líneas ferroviarias adicionales. Los envíos transatlánticos aumentaron hasta el punto de que unas 1.900.000 toneladas de suministros llegaron a Gran Bretaña solo en mayo de 1944, lo que demuestra la escala de la logística.

La mano de obra necesaria para satisfacer las necesidades era enorme. Menos de una cuarta parte de las tropas aliadas en Francia estaban en unidades de combate, y solo alrededor del 20 por ciento sirvió como soldados de infantería. Una proporción de cuatro o cinco a uno de "cola a diente" tampoco era inusual en otros escenarios de guerra. En la guerra mecanizada, el combustible y el aceite eran esenciales para el éxito, y los logísticos aliados resolvieron el problema del suministro adecuado de petróleo. Diseñaron y construyeron el Oleoducto bajo el Océano (PLUTO) para bombear el alma de tanques, camiones y todos los demás vehículos de motor directamente a Normandía. Otros proyectos innovadores involucraron muelles prefabricados llamados Mulberries y bloques de barcos. Estos últimos fueron veintiocho buques mercantes hundidos intencionalmente para proporcionar rompeolas para muelles artificiales (lo que lleva a tesoros hundidos frente a la costa de Normandía que aún se encuentran hoy en día). La mayoría eran barcos viejos y gastados que databan de 1919, aunque algunos eran barcos Liberty de 1943. En total, participaron 326 cargueros, incluidos 200 buques estadounidenses.

Con treinta y seis divisiones finalmente en el continente, los Aliados necesitaban veinte mil toneladas de alimentos, combustible, municiones y equipo todos los días.

  • En los veintisiete días que comenzaron el 6 de junio, los aliados vertieron enormes cantidades de hombres y material en Normandía. Al 2 de julio, un millón de soldados que representaban a veinticinco divisiones (trece estadounidenses, once británicas y una canadiense) habían desembarcado. Fueron apoyados por 566,648 toneladas de suministros y 171,532 vehículos.
  • Incluso en la Segunda Guerra Mundial, los ejércitos todavía viajaban de pie. Estados Unidos produjo más de quince millones de pares de botas y zapatos militares en 1941, cifra que casi se triplicó a casi cuarenta y un millones el año siguiente, y promedió 43,7 millones de pares por año hasta 1945. La producción total durante la guerra ascendió a 190,2 millones de pares.
  • Desde julio de 1940 hasta julio de 1945, Estados Unidos produjo inmensas cantidades de suministros que tuvieron que distribuirse a las tropas o enviarse al extranjero. Eclipsando la producción británica de aviones y planeadores británicos, incluían cuatro mil barcos de desembarco oceánicos, setenta y nueve mil lanchas de desembarco, 297.000 aviones militares, ochenta y seis mil tanques, 120.000 vehículos blindados y 2.500.000 camiones. El Departamento de Artillería del Ejército gastó cuarenta y seis mil millones de dólares en la compra de material de guerra.

Capacitación

El entrenamiento aliado fue un gran esfuerzo, que se extendió desde América del Norte hasta el sur de Inglaterra. Los campos de tiro eran un bien escaso, ya que se necesitaba espacio para practicar disparos de armas, desde rifles hasta artillería naval y cañones antiaéreos. Sin embargo, el énfasis estaba en las operaciones anfibias, y algunas instalaciones habían estado en uso mucho antes de junio de 1944.

Quizás la instalación más notable utilizada por las fuerzas armadas británicas fue el Centro de Entrenamiento de Operaciones Combinadas en Inverary, en la costa oeste de Escocia. Se estableció en 1940, originalmente para prepararse para las operaciones de comando, pero se expandió cuando la doctrina anfibia británica pasó de las incursiones a gran escala a la invasión real. Las bases posteriores en el sur de Inglaterra incluyeron Culbin Sands y Burghead Bay, en el área donde se reuniría la flota de invasión.

El Ejército de los EE. UU. Estableció al menos ocho centros de entrenamiento antes del Día D, más notablemente en Woolacombe Beach, Devonshire (Ver Centro de Entrenamiento de Asalto). Debido a su similitud topográfica con Normandía, la región de Slapton Sands de la costa sur fue seleccionada para ensayos anfibios, lo que llevó a la desastrosa Operación Tigre en abril.

Regimientos (estadounidense, británico, alemán)

Regimientos americanos

En el Ejército de los Estados Unidos, un regimiento de infantería estaba compuesto por tres batallones, cada uno con tres compañías de fusileros, una compañía de cuartel general y una compañía de armas pesadas. A principios de 1944, la dotación de personal era típicamente de 150 oficiales y tres mil hombres. Un regimiento aerotransportado constaba de 115 oficiales y 1.950 hombres. En 1944, las divisiones blindadas estadounidenses tenían tres batallones de tanques en lugar de los dos regimientos anteriores. Un batallón blindado poseía típicamente cuarenta oficiales y setecientos hombres, con cincuenta y tres tanques medianos Sherman y diecisiete tanques ligeros Stuart.

Los regimientos de infantería que asaltaron las playas de Utah y Omaha fueron:

Los regimientos de infantería aerotransportada que descendieron sobre Normandía fueron:

Retrato de Bob Nobles en 1943.

Relato de primera mano de Bob Nobles de la 82nd Airborne - Por Kevin M. Hymel

Llegó el día D. En la oscuridad de la noche del 5 de junio, después de recibir donas y café de Red Cross Donut Dollies en la estación de la RAF en Folkingham, (Bob) Nobles y el resto de los hombres del 1er y 3er Batallón de la 508a se abrocharon sus equipos y armas. empaquetado cuatro cartas de Bette. Los hombres en el bastón de Nobles luego cargaron en un C-47 que pertenecía al 313 ° Grupo de Transporte de Tropas de la Novena Fuerza Aérea y salieron rugiendo de la pista poco antes de la medianoche, en dirección a Normandía junto con cientos de otros aviones.

El vuelo sobre el Canal de la Mancha transcurrió sin incidentes. "Todos estábamos pensando", dijo Nobles.Un teniente caminó por el pasillo, hablando con todos, tratando de animar a los hombres y calmarlos, pero Nobles no lo agradeció. "Casi le digo que se siente".

Cuando la luz roja junto a la puerta del fuselaje iluminó la cabina poco después de la medianoche, Nobles y su bastón de 16 hombres se pusieron de pie y conectaron sus líneas estáticas al cable de anclaje que recorría la longitud de la cabina y comprobaron el equipo del hombre anterior. Entonces la luz roja se apagó, reemplazada por una verde, y los hombres salieron por la puerta. Los nobles podían ver los trazadores que se acercaban y los árboles debajo de él, pero no tuvo tiempo de asimilarlo todo. “Para cuando se abrió mi paracaídas, ya estaba en el suelo”, dijo.

Regimientos británicos

El sistema de regimiento estaba profundamente arraigado en el ejército británico, y algunas unidades remontaban su linaje a hace trescientos años. Por ejemplo, King's Own Scottish Borders en la Tercera División se estableció en 1689. Sin embargo, debido a los diferentes servicios en el extranjero y la inevitable necesidad de combinar y combinar para operaciones específicas, pocos regimientos británicos lucharon como tales. La situación se complicó aún más por el hecho de que muchos regimientos poseían sólo uno o dos batallones. En consecuencia, una brigada británica por lo general tenía una fuerza de regimiento, con batallones no relacionados sirviendo juntos. En 1940, una brigada de infantería británica de fuerza completa estaba formada por setenta y cinco oficiales y 2.400 hombres.

Los siguientes regimientos británicos y canadienses desembarcaron en las playas Gold, Sword y Juno:

Tercera División: Octava Brigada (Primer Batallón, Primer Batallón del Regimiento de Suffolk, Segundo Batallón del Regimiento de South Lancashire, Regimiento de East Yorkshire) Novena Brigada (Primer Batallón, Segundo Batallón de Borderers Escoceses del Rey, Segundo Batallón del Regimiento de Lincolnshire, Rifles del Ulster Real) 185a Brigada (Primer Batallón, Real Segundo Batallón del Regimiento de Norfolk, Segundo Batallón del Regimiento Real de Warwickshire, Infantería Ligera de Shropshire del Rey).

Quincuagésima división: Sexagésima novena brigada (quinto batallón, regimiento de East Yorkshire, sexto y séptimo batallones, Green Howards) 151.a brigada (sexto, octavo y noveno batallones, infantería ligera de Durham) 231a brigada (primer batallón, primer batallón del regimiento de Dorsetshire, segundo batallón del regimiento de Hampshire, Regimiento de Devonshire).

Tercera división canadiense: Séptima Brigada (Rifles Reales de Winnipeg, Regimiento de Fusileros Regina, Primer Batallón del Regimiento Escocés Canadiense) Octava Brigada (Fusiles Propios de la Reina de Canadá North Shore, New Brunswick, Regimiento Le Regiment de la Chaudière) Novena Brigada (Highland Light Infantry North Nova Scotia Highlanders Stormont , Dundas y Glengarry Highlanders).

Sexta División Aerotransportada: Tercera Brigada de Paracaidistas (Octavo y Noveno Batallones, Primer Batallón de Paracaidistas Canadiense del Regimiento de Paracaidistas) Quinta Brigada de Paracaidistas (Séptimo Batallón de Infantería Ligera Duodécimo Batallón de Yorkshire Décimo Tercer Batallón de Lancashire) Sexta Brigada de Aterrizaje Aéreo (Duodécimo Batallón, Regimiento de Devonshire Segundo Batallón de Infantería Ligera y Bucking Primer Batallón, Royal Ulster Rifles).

Regimientos alemanes

En 1944, el ejército alemán desplegó varios tipos de infantería y divisiones blindadas y, por lo tanto, diferentes tipos de regimientos. Había regimientos de maniobra y regimientos estáticos (defensivos), además de regimientos panzer, panzer granaderos (infantería mecanizada) y paracaidistas. Un regimiento de infantería representativo tenía cuarenta y cinco oficiales y 1.800 hombres, mientras que un regimiento blindado tenía típicamente setenta oficiales y 1.700 hombres, con un batallón de Mark IV y un batallón de Panthers. Los regimientos de Panzergrenadier podían desplegar noventa oficiales, 3.100 hombres y 525 vehículos. La fuerza autorizada de los regimientos de paracaidistas se parecía mucho a las unidades de granaderos: noventa y seis oficiales y 3.100 hombres.

Sin embargo, todas las cifras anteriores estaban de acuerdo con tablas formales de organización. En realidad, el ejército alemán luchó con menos efectivos y con menos equipo del autorizado al menos a partir de 1942.

Soporte Aéreo

Las divisiones aerotransportadas aliadas desempeñaron un papel fundamental en la seguridad de los puntos estratégicos antes del Día D.

En la noche del 5 al 6 de junio, la 101.a División Aerotransportada de Taylor asaltó por aire a Normandía, asegurando las salidas de la playa de St. Martin a Pouppeville. En D + 1, la 506 avanzó hacia el sur desde Cauloville y encontró una fuerte resistencia cerca de St. Come-sur-Mont. Al día siguiente, el 8, la división participó en la batalla por Carentan, con el 502d luchando constantemente a lo largo de la calzada durante los dos días siguientes. El 11, el Paracaídas 502 y la Infantería de Planeador 327 (reforzada con elementos del 401) empujaron a los alemanes a las afueras de Carentan, permitiendo que el 506 ocupara la ciudad el 12, D + 6.

Los inevitables contraataques alemanes fueron repelidos durante las siguientes dos semanas, momento en el que los Screaming Eagles fueron relevados por la Octogésima Tercera División de Infantería. En Normandía, la división sufrió 4.480 bajas, incluidos 546 muertos conocidos, 1.907 desaparecidos (muchos de los cuales aparecieron más tarde) y 2.217 heridos.

En lo alto, la Octava Fuerza Aérea contribuyó con 1.361 bombarderos pesados ​​de cuatro motores para apoyar los aterrizajes el 6 de junio. A estas alturas, el USSTAF contaba con cincuenta y nueve grupos de bombardeo y más de 2.800 bombarderos de cuatro motores, cuatro veces más que el año anterior. Mientras tanto, los esfuerzos combinados de los comandos de combate de la Octava y Novena Fuerzas Aéreas volaron casi cuatro mil salidas de combate solo en el Día D. Estos se produjeron después de diecisiete mil salidas de bombarderos pesados ​​y quince mil salidas de cazas durante mayo.

Al mismo tiempo, a pesar de las objeciones de sus oficiales aéreos angloamericanos, Eisenhower había transferido el control operativo de los activos de bombarderos pesados ​​de cuatro motores de la Ofensiva Combinada de Bombarderos a SHAEF. Durante las semanas previas a Overlord, la misión aérea principal ya no era estratégica, sino táctica. La idea era "aislar el campo de batalla" destruyendo la red de transporte que conduce al norte de Francia, así como la infraestructura que respalda las operaciones de la Luftwaffe allí. El plan funcionó. El campo de batalla estaba aislado. En lo alto, los frutos de la Operación Argumento y la Ofensiva Combinada de Bombarderos también fueron evidentes. La otrora poderosa Luftwaffe estaba prácticamente ausente de los cielos de Normandía. Se había logrado la superioridad aérea sobre las playas de la invasión, que durante mucho tiempo se había considerado el requisito previo vital para la Operación Overlord.

Engaño

Overlord sigue siendo uno de los ejemplos clásicos de engaño estratégico eficaz. Los planificadores aliados trabajaron incansablemente para engañar a los alemanes sobre la zona de aterrizaje prevista, intentando centrar su atención en el Paso de Calais en lugar de Normandía. Las transmisiones de radio falsas de un ejército inexistente "dirigido" por el teniente general George S. Patton constituyeron un ejemplo de inteligencia de señales insertada para ocultar la fuerza real de las tropas de los aliados. Otros medios incluían comprometer a todos los agentes de inteligencia alemanes en Gran Bretaña, "convertir" a los espías enemigos y obligarlos a enviar informes engañosos a sus encargados. Esos esfuerzos tuvieron éxito en mayo de 1944, Berlín estaba convencido de que el ejército de los Estados Unidos tenía setenta y nueve divisiones en Gran Bretaña en comparación con las cincuenta y dos desplegadas allí. Estas acciones se conocieron colectivamente como Operación Titanic.

Los planificadores aliados emplearon la sutileza para filtrar algunos esquemas a los alemanes. Un ejemplo fue el Plan Zeppelin, que teóricamente requería una gran ofensiva desde Italia hacia los Balcanes en caso de que Overlord fuera cancelado o retrasado. Como suele ser el caso en la planificación militar, Zeppelin fue "modificado" en mayo de 1944 para apuntar al sur de Francia, empleando tráfico de radio falso, agentes dobles y solicitudes genuinas de información o apoyo de naciones neutrales. Sin embargo, Zeppelin fracasó en gran medida en convencer al cuartel general alemán de que el golpe caería en cualquier lugar que no fuera la costa del Canal de la Mancha.

Entre los métodos de engaño físico estaba la creación de miles de vehículos y aviones de imitación, todos ubicados para convencer a los alemanes de que la invasión se produciría en el Pas de Calais. Entre ellos, los ingenieros reales y sus homólogos estadounidenses crearon tanques, camiones, artillería y aviones, que se dispusieron en áreas de clasificación cerca de los puertos de la costa este de Inglaterra. Los señuelos de goma se podían inflar con aire comprimido, mientras que otros se ensamblaban rápidamente a partir de madera y lona. Un "escuadrón de combate" de veinticuatro aviones podría ser construido por un pelotón de ingenieros en dos semanas, incluidos hangares de imitación y equipo de apoyo.

La Operación Titanic causó una confusión generalizada entre las fuerzas alemanas cuando se lanzaron maniquíes de goma en toda Normandía. Genéricamente llamado "Rupert", los paracaidistas de imitación se sumaron a la incertidumbre ya establecida la noche del 5 al 6 de junio, cuando verdaderas fuerzas aerotransportadas aterrizaron lejos de sus zonas de lanzamiento previstas. En consecuencia, los defensores no tenían una idea clara de cuáles serían los movimientos iniciales de Overlord.

Playas del desembarco del día D

Playa dorada

Un tramo de diez millas entre la playa de Omaha al oeste y Juno al este, Gold se dividió en los sectores H, I, J y K, siendo las áreas de aterrizaje principales Jig Green y Red más King Green y Red. Fue una de las playas más grandes del desembarco. Gold fue asaltado por la quincuagésima división de infantería británica (Northumberland) y el 47 Royal Marine Commando en el sector de artículos. Dos ciudades de buen tamaño frente a Gold Beach eran La Rivère y Le Hamel, pero el objetivo principal era Arromanches en el extremo oeste, seleccionado como el sitio de uno de los muelles de Mulberry, destinado a mejorar la logística aliada tan pronto como sea posible después del desembarco.

Gold Beach estaba en manos de elementos de la 716ª División de Infantería, con los 726º y 915º Regimientos desplegados al norte y al este de Bayeux. Sin embargo, incluían una gran proporción de Ost truppen, polacos y rusos que habían sido reclutados para servir en la Wehrmacht. Una batería de cuatro cañones de 155 mm estaba ubicada a media milla tierra adentro.

Playa de Juno

La más pequeña de las playas del Día D, Juno cubrió dos millas entre Gold Beach al oeste y Sword al este. Sus tres sectores se designaron L, M y N. Los sectores principales fueron Nan Red, White y Green al este y Mike Red y White al oeste.

Los planificadores aliados estaban preocupados por un arrecife y reportaron cardúmenes, que requirieron un desembarco de marea alta a las 07.45, más tarde que en las otras playas. A medida que se desarrolló, los "bancos" fueron bancos acumulados de algas y probablemente no hubieran planteado ningún problema para la mayoría de las embarcaciones de desembarco.

Juno era "la playa canadiense", incautada por la Tercera División de Infantería de Canadá. Al igual que el oro, estaba en manos de elementos del 736. ° Regimiento de la 716.a División de Infantería alemana más el 440. ° Batallón Ost (Este), compuesto por rusos y polacos. La resistencia inicial fue feroz: un tercio de las lanchas de desembarco chocó contra las minas, y casi la mitad de las bajas canadienses ocurrieron en la primera hora.

Playa de Omaha

Omaha era la playa más fuertemente defendida de todas las playas, sus búnkeres, posiciones de combate y obstáculos estaban destinados a repeler cualquier desembarco aliado. Aunque cobraron con mucho el mayor número de víctimas de los atacantes, sus defensas retrasaron el movimiento hacia el interior solo unas horas.

Omaha se extendía por diez millas terrestres en siete sectores (A, B, C, D, E, F y G), delimitado por el estuario Douve que separa Utah Beach en el oeste y Gold en el este. Sin embargo, no se utilizaron los tres primeros sectores. Antes de que la lancha de desembarco tocara la costa, el área fue atacada por cientos de bombarderos, en su mayoría B-24 Liberators, pero sus bombas cayeron demasiado tierra adentro. Obligados a dejarse caer a través de un proyectil subterráneo, los bombarderos estaban preocupados por los "excesos" que podrían poner en peligro la fuerza naval en alta mar. En consecuencia, no se dañaron las defensas alemanas y no hubo cráteres de bombas disponibles para proporcionar cobertura a los soldados en la playa.

Omaha fue, con mucho, la tarea más difícil de Overlord. Tierra adentro desde las marismas, con sus minas y obstáculos con trampas explosivas, había una línea de alambre de púas y un malecón artificial. Luego vino una llanura llana y cubierta de hierba de entre 150 y 300 yardas de ancho, también sembrada de minas y casi sin cobertura. Dominando toda la escena había una línea de acantilados de unos 150 pies de altura, defendida por una docena de búnkeres de hormigón primarios, incluidas casamatas de hormigón para artillería de 50, 75 y 88 mm. También había innumerables agujeros de combate para fusileros y ametralladores, con campos de fuego entrelazados cuidadosamente diseñados. Además, los morteros y la artillería detrás de los acantilados, en gran parte invulnerables a los disparos navales, podrían cubrir casi cualquier parte de la playa de Omaha.

Soldados estadounidenses vadeando hacia la playa de Omaha: Ejército de los EE. UU. A través de Martin K.A. Morgan. Omaha quedó bajo la Fuerza de Tarea Naval Occidental dirigida por el Contralmirante Alan G. Kirk. En la supervisión directa de los desembarcos de Omaha estaba el Contralmirante J. L. Hall.

La primera oleada de la Primera y Vigésima Novena División de Infantería estaba programada para llegar a la playa a las 06.30 en los sectores designados (de oeste a este) Dog Green, Dog White, Dog Red, Easy Green, Easy Red y Fox Green. Aparte de la feroz oposición alemana, los vientos y las corrientes de marea obligaron a la mayoría de las naves de desembarco a desviarse del rumbo, y solo la 116.a infantería de la 29.a división de infantería aterrizó donde se esperaba.

La mayoría de los sectores de desembarco se encuentran dentro del área de operaciones de la 352 División de Infantería alemana, con la mayoría de los sectores de desembarco defendidos por el 916º Regimiento más el 726º Regimiento de la 716ª División.

Playa de la espada

La más oriental de las playas del desembarco, Sword cubría tres millas adyacentes a la playa de Juno, con los sectores O, P, Q y R. Como todas las playas británicas o canadienses, Sword tenía casas de vacaciones cerca del malecón. En Ouistreham, algunas de las casas fueron demolidas para mejorar el campo de fuego de los alemanes, mientras que otras se reforzaron y se convirtieron en búnkeres improvisados. Se había cavado una zanja antitanque detrás del malecón, pero más allá había calles pavimentadas de la ciudad, algunas bloqueadas por muros de hormigón. Al este estaba la batería Merville de cuatro cañones de 75 mm, un objetivo de los bombarderos aliados y la Sexta División Aerotransportada. Dentro del alcance de apoyo había cañones de 155 mm en Le Havre.

Sword fue atacado por la Tercera División británica, con unidades adjuntas de comandos británicos y franceses más la 27ª Brigada Blindada. La Primera Fuerza de Servicio Especial, bajo el mando del brigadier Lovat, fue conducida a tierra por el gaitero personal de Lovat, Bill Millin. La hora H fue 0725, una hora más tarde que en Omaha, debido a las condiciones de la marea. Los objetivos del asalto de la Espada fueron puentes importantes a cinco kilómetros tierra adentro.

Utah Beach

La más occidental de las playas, que se extiende unas once millas terrestres en cuatro sectores (S, T, U y V) que corren de norte a noroeste a sur-sureste. Utah se unió al extremo oeste de la playa de Omaha en una línea que se proyectaba a través de las marismas más allá de la desembocadura del río Vire.

Utah fue la última área de desembarco seleccionada para Overlord, pero su posición le brindó al VII Cuerpo de los EE. UU. Un excelente comienzo en el puerto vital de Cherburgo, a solo treinta y cinco millas de distancia. Aunque ligeramente defendida, la playa de Utah planteó algunas dificultades en el país inundado y el terreno accidentado al norte, en dirección a Cherburgo.

Al mando de la Fuerza de Tarea Occidental responsable de desembarcar tropas en las playas estadounidenses estaba el Contralmirante Alan G. Kirk. Los aterrizajes en Utah fueron supervisados ​​por el Contralmirante Don P. Moon.

La mayor dificultad en Utah fue el clima y las condiciones del mar. En consecuencia, muchas embarcaciones de desembarco descargaron tropas a unas dos mil yardas al este de las playas previstas, lo que causó una enorme confusión pero presentó un beneficio inesperado. Los lugares de aterrizaje reales estaban en gran parte indefensos en Victor Sector, lejos de Les Dunes de Verville. El error no se reconoció al principio, ya que tres de las cuatro naves de control de la playa chocaron contra minas sumergidas, lo que aumentó la confusión.

En Utah, veintiocho de los treinta y dos tanques DD llegaron a las playas, proporcionando un apoyo muy necesario a la infantería.

Estadísticas del día D

La invasión de Normandía consistió en lo siguiente:

  • 5.333 Barcos y lanchas de desembarco aliados que embarcan a casi 175.000 hombres.
  • Los británicos y canadienses desembarcaron 75.215 soldados británicos y canadienses.
  • Estadounidenses: 57,500
  • Total: 132,715
  • 3.400 murieron o desaparecieron.

Las cifras anteriores excluyen aproximadamente a 20.000 soldados aerotransportados aliados.

Víctimas del Día D:

  • El Primer Ejército de los Estados Unidos, que representó las primeras veinticuatro horas en Normandía, tabuló 1.465 muertos, 1.928 desaparecidos y 6.603 heridos. El informe posterior a la acción del VII Cuerpo de EE. UU. (Que finalizó el 1 de julio) mostró 22.119 bajas, incluidas 2.811 muertos, 5.665 desaparecidos, 79 prisioneros y 13.564 heridos, incluidos paracaidistas.
  • Las fuerzas canadienses en Juno Beach sufrieron 946 bajas, de las cuales 335 fueron registradas como muertas.
  • Sorprendentemente, no se publicaron cifras británicas, pero Cornelius Ryan cita estimaciones de 2.500 a 3.000 muertos, heridos y desaparecidos, incluidos 650 de la Sexta División Aerotransportada.
  • Las fuentes alemanas varían entre cuatro mil y nueve mil víctimas del Día D el 6 de junio, un rango del 125 por ciento. El informe del mariscal de campo Erwin Rommel para todo junio citó muertos, heridos y desaparecidos de unos 250.000 hombres, incluidos veintiocho generales.

Personal estadounidense en Gran Bretaña:

  • 1,931,885 tierras
  • 659,554 aire
  • 285.000 navales
  • Total: 2.876.439 oficiales y hombres alojados en 1.108 bases y campamentos

Divisiones de las fuerzas aliadas para la Operación Overlord (Las fuerzas de asalto el 6 de junio involucraron a dos divisiones estadounidenses, dos británicas y una canadiense).

  • 23 divisiones de infantería (trece estadounidenses, ocho británicas, dos canadienses)
  • 12 divisiones blindadas (cinco estadounidenses, cuatro británicas, una canadiense, francesa y polaca)
  • 4 en el aire (dos estadounidenses y británicos cada uno)
  • Total: 23 divisiones estadounidenses, 14 británicas, 3 canadienses, 1 francesa y 1 polaca.
  • 3.958 bombarderos pesados ​​(3.455 operativos)
  • 1.234 bombarderos medianos y ligeros (989 operativos)
  • 4.709 cazas (3.824 operativos)
  • Total: 9.901 (8.268 operativos).
  • 850.000 soldados alemanes esperando la invasión, muchos eran reclutas de Europa del Este, incluso algunos coreanos.
  • En la propia Normandía, los alemanes habían desplegado 80.000 soldados, pero solo una división panzer.
  • 60 divisiones de infantería en Francia y diez divisiones panzer, que poseían 1.552 tanques. En la propia Normandía, los alemanes habían desplegado ochenta mil soldados, pero solo una división panzer.

Aproximadamente quince mil civiles franceses murieron en la campaña de Normandía, en parte por bombardeos aliados y en parte por acciones de combate de las fuerzas terrestres aliadas y alemanas.

El número total de bajas que se produjeron durante la Operación Overlord, desde el 6 de junio (fecha del Día D) hasta el 30 de agosto (cuando las fuerzas alemanas se retiraron a través del Sena) superó las 425.000 tropas aliadas y alemanas. Esta cifra incluye más de 209.000 bajas aliadas:

  • Casi 37.000 muertos entre las fuerzas terrestres
  • 16.714 muertes entre las fuerzas aéreas aliadas.
  • De las bajas aliadas, 83.045 eran del 21o Grupo de Ejércitos (fuerzas terrestres británicas, canadienses y polacas)
  • 125.847 de las fuerzas terrestres estadounidenses.

Después del día D

Generales militares y jefes de estado visitaron Normandía después de la conclusión del 6 de junio de 1944. Se sorprendieron por la vista.Después de un viaje nocturno al sur de Inglaterra a bordo del tren privado de Winston Churchill, Arnold, Kuter, Marshall, Eisenhower, el almirante Ernest King y sus respectivos oficiales partieron del puerto de Portsmouth hacia Normandía a principios del 12 de junio.

“Cuando salimos del puerto, pasamos (30 nudos) literalmente cientos de barcos de todo tipo, escoltados y avanzando individualmente”, escribió el general de la Fuerza Aérea del Ejército, Hap Arnold, en su diario. “Una masa como la que nunca antes había visto, ininterrumpida y sin obstáculos. A medida que nos acercábamos a la costa de Francia, había literalmente cientos anclados en alta mar. Qué día de campo para la [Luftwaffe] si hay una [Luftwaffe] ".

Como señala Arnold, un gran asalto aéreo contra la flota invasora habría sido devastador para los aliados, pero nunca llegó. Fue una gran oportunidad perdida para la Luftwaffe de Hermann Göring. Todos se dieron cuenta de que el Día D fue el momento en el que la marea había cambiado.

“Camiones que se conducen desde LST [barcos que transportan vehículos a la costa] sobre la playa y carretera arriba”, escribió Arnold, anotando notas de sus impresiones de la cabeza de playa de Normandía en su diario.

El sonido omnipresente de explosiones: bombas, minas detonados por ingenieros. Aviones en la cima del acantilado devolviendo heridos a [Inglaterra]. Un manicomio regular pero muy ordenado en el que diariamente van de barco a tierra unos 15.000 soldados y desembarcan entre 1.500 y 3.000 toneladas de víveres al día. Pero, ¿dónde está la [Luftwaffe]? Después de un recorrido por el puerto, llega un DUCK [camión anfibio DUKW]. Salimos del subcazador y partimos hacia la playa. La marea está baja y levantamos la capota de un obstáculo. Afortunadamente no había minas, nos resbalamos y continuamos atravesando obstáculos hasta la playa. Pasamos junto a los naufragios y los barcos que descargaban, luego salimos trepando.

Como el resto del mundo, Patton se enteró de la invasión de Normandía escuchando la BBC a las siete de la mañana del 6 de junio de 1944. Aunque había sido marginado de la invasión, hizo planes rápidos para influir en la invasión aliada. de Europa.

Un mes después de la invasión de Normandía, aterrizando en secreto en una pista de aterrizaje cerca de la playa de Omaha, el general George S. Patton subió a un jeep que esperaba. Cuando el personal del ejército y la marina se apresuraron a verlo, Patton se puso de pie y pronunció un breve discurso improvisado: "Estoy orgulloso de estar aquí para luchar a tu lado. Ahora vamos a cortar las tripas de esos Krauts y vamos a Berlín. Y cuando lleguemos a Berlín, voy a disparar personalmente a ese maldito hijo de puta colgador de papeles como si fuera una serpiente.


Una historia de la resistencia francesa

Desde el llamado a las armas de De Gaulle contra la Francia de Vichy hasta la Liberación cuatro años después.

A las 6 de la tarde del 18 de junio de 1940, un general francés de dos estrellas relativamente desconocido, Charles de Gaulle, se tranquilizó frente a un micrófono en la Broadcasting House de la BBC en Londres y comenzó un discurso. Con una duración de menos de seis minutos, sus palabras fueron un rechazo apasionado al armisticio con la Alemania nazi, que había sido anunciado el día anterior por el mariscal Pétain, primer ministro y pronto jefe de Estado del régimen colaboracionista de Vichy. De Gaulle, lleno de intención, insistió en que la Caída de Francia fue solo una batalla y no toda la guerra, que predijo que se convertiría en una guerra mundial. Emitido a las 10 de la noche, el discurso no fue obviamente político. Más bien fue un llamado a las armas, dirigido a los militares franceses.

Pocos franceses respondieron a la súplica de De Gaulle, principalmente porque era difícil no aceptar la lógica de Pétain de que la Alemania nazi había ganado. De hecho, la mayoría vio a De Gaulle como irrelevante, prefiriendo abrazar a Pétain como la figura salvadora cuyo régimen antisemita autoritario, con sede en la ciudad balneario central de Vichy, gozó de un apoyo masivo en el otoño de 1940.

Sin embargo, después de la Segunda Guerra Mundial, el discurso de De Gaulle del 18 de junio de 1940 quedó consagrado en la historia francesa como los punto de partida de la Resistencia francesa, que condujo directamente a la Liberación cuatro años después. Esta narrativa fundacional permitió a los franceses olvidar la humillación de la ocupación nazi y reconstruir la autoestima nacional.

En realidad, como muestra Olivier Wieviorka en su convincente estudio, el discurso fue solo un punto de partida para la Resistencia, a saber, el Movimiento Francés Libre de De Gaulle en Londres.

En toda Francia, los grupos de base surgieron a finales de 1940 y 1941, independientemente de De Gaulle y entre sí. Es cierto que estos grupos eran muy pequeños y no todos eran necesariamente de carácter militar. De hecho, muchos se enfocaron en la producción de una prensa clandestina que desafió al régimen de Vichy y al nazismo en términos de ideas. Además, existía la postura ambigua del Partido Comunista, que, dado el Pacto de No Agresión Nazi-Soviético de agosto de 1939, no entró en una resistencia antinazi en toda regla hasta la invasión alemana de la Unión Soviética el 22 de junio de 1941.

Wieviorka traza las minucias de estos múltiples comienzos con habilidad, delineando cómo esta diversidad explica los resentimientos, rivalidades y divisiones políticas entre los diferentes grupos, entre ellos la tensión entre De Gaulle en Londres y aquellos que luchan contra los nazis en Francia. En particular, Wieviorka muestra cómo, aunque la Resistencia se unió detrás de De Gaulle en mayo de 1943, siempre hubo sospechas por parte de los gaullistas hacia el Partido Comunista. Temían que los resistentes comunistas tuvieran un plan secreto para convertir la derrota de la ocupación nazi en una insurrección revolucionaria y, por esta razón, De Gaulle controló cuidadosamente la coreografía de la liberación de París a fines de agosto de 1944, asegurándose de que solo él se convirtiera en el símbolo. de restablecer la unidad nacional.

Wieviorka destaca desde el principio sus credenciales disciplinarias. Como historiador, su misión es deshacerse de los mitos y leyendas para llegar a una interpretación equilibrada de lo que siempre ha sido un tema muy emotivo. Para ello, el libro se define por el rigor y sus argumentos están respaldados por una gran cantidad de hechos y cifras. Así muestra cómo la mayor represión tuvo lugar justo al final de la Ocupación. Con la guerra volviéndose decisivamente contra ellos, la violencia nazi se intensificó, lo que significó que los 21.600 deportados a campos de concentración entre el Día D del 6 de junio de 1944 y finales de noviembre de 1944 representaron casi un tercio de todos los deportados durante todo el período de cuatro años. Luego, en las semanas previas a la derrota final en mayo de 1945, los nazis rodearon a líderes de la Resistencia, como Charles Delestraint, y les dispararon, generalmente en la nuca.

Wieviorka es especialmente bueno en cómo la radio se convirtió en un campo de batalla clave de ideas. En Londres, De Gaulle tuvo que luchar por el acceso a las ondas de radio a través de las noticias del mediodía de la BBC, y finalmente ganó un espacio diario de cinco minutos a partir de diciembre de 1940, que luego se convirtió en una plataforma crucial. Durante 1942, tres millones de personas sintonizaron a De Gaulle, lo que, dice Wieviorka, explica por qué las autoridades nazis y de Vichy hicieron todo lo posible para disuadir la escucha, desde la interferencia de transmisiones hasta la amenaza de prisión.

También hay un capítulo muy perspicaz sobre la sociología de la resistencia. Después de 1945, los gaullistas y los comunistas mantuvieron fervientemente que la mayoría de los franceses contribuía a la Resistencia. Tales afirmaciones, enfatiza Wieviorka, fueron una burda distorsión de la verdad, motivada por el deseo de ganar ascendencia política en el período de posguerra. El "ejército de las sombras" fue siempre un fenómeno minoritario, que ascendía a algo entre 300.000 y 500.000 mujeres y hombres de una población en 1945 de 39,6 millones. Aquí, Wieviorka explora la lógica del compromiso de la Resistencia en términos de clase, subrayando cómo la presencia numérica de la clase trabajadora reflejaba el peso de los comunistas. Además, la clase trabajadora podría recurrir a una cultura de resistencia establecida desde hace mucho tiempo, que incluía manifestaciones, huelgas y enfrentamientos violentos. Igualmente, sin embargo, hubo una fuerte presencia de la clase media (maestros, médicos, académicos) porque, particularmente al principio, el dominio de la palabra escrita fue crucial para establecer la prensa clandestina, a lo que se sumó el papel masivo de los extranjeros. Así, de los 120.000 españoles que huyeron del régimen de Franco en 1939, muchos se unieron a la Resistencia con el argumento de que se trataba de una continuación de su lucha antifascista.

Sin embargo, este estudio es en gran medida una historia de la Resistencia en la Francia metropolitana. No se tiene en cuenta cómo se desarrolló la Resistencia francesa en el imperio de Francia. Del mismo modo, parte de la traducción se lee de forma incómoda, en especial las referencias a las mujeres como "el sexo más justo". Dicho esto, se trata de una síntesis impresionante que, junto al trabajo de Roderick Kedward, Hannah Diamond y Robert Gildea, es ahora uno de los puntos de partida para entender la Resistencia francesa.

La resistencia francesa
Olivier Wieviorka
Traducido por Jane Marie Todd
Prensa de la Universidad de Harvard
592pp £ 36

Martin Evans es profesor de Historia Europea Moderna en la Universidad de Sussex. Él está curando la exposición. París-Londres: conexiones musicales globales, que se inaugurará en marzo de 2019 en el Museo Nacional Francés de Historia de la Inmigración, París.


6 de mayo de 1943 - Historia

Esta sección de la guía de información sobre la historia de la Segunda Guerra Mundial está dedicada a la "Operación Overlord", la invasión aliada de la Europa ocupada por los nazis que comenzó el Día D, el 6 de junio de 1944, en las playas de Normandía, Francia.

Introducción al Día D

Junio ​​de 1944 fue un importante punto de inflexión de la Segunda Guerra Mundial, particularmente en Europa. Aunque la iniciativa había sido arrebatada a los alemanes unos meses antes, hasta ahora los aliados occidentales no habían podido reunir suficientes hombres y material para arriesgarse a un ataque en el norte de Europa.

A mediados de 1944, la movilización temprana de mano de obra y recursos en Estados Unidos estaba comenzando a dar sus frutos. Millones de hombres estadounidenses habían sido entrenados, equipados y soldados en unidades de combate y de servicio. La producción industrial estadounidense había alcanzado su punto máximo durante la guerra a fines de 1943. Si bien todavía había una escasez crítica, en lanchas de desembarco, por ejemplo, los problemas de producción se resolvieron en gran medida y se ganó la Batalla del Atlántico. Flujos cada vez mayores de suministros de los Estados Unidos llegaban a las fuerzas de combate anti-Eje en todo el mundo.

A principios de junio de 1944, Estados Unidos y Gran Bretaña habían acumulado en las Islas Británicas el mayor número de hombres y la mayor cantidad de material jamás reunido para lanzar y sostener un ataque anfibio. El bombardeo estratégico de Alemania estaba llegando a su punto máximo. En mayo de 1943, los Jefes de Estado Mayor Combinados habían dado alta prioridad a una Ofensiva de Bombarderos Combinada que llevaría a cabo la Royal Air Force y las Fuerzas Aéreas del Ejército de los EE. UU. A finales del verano de 1943, los bombarderos aliados estaban bombardeando la industria y las comunicaciones alemanas las veinticuatro horas del día. En general, los aviones británicos bombardean de noche y los estadounidenses de día. Mientras que un ataque aéreo de 200 aviones se había considerado grande en junio de 1943, el ataque promedio un año después fue realizado por 1,000 bombarderos pesados.

Después de un estudio considerable, los estrategas decidieron realizar el ataque a través del canal en las playas de Normandía al este de la península de Cherburgo. Los primeros objetivos de la operación fueron los puertos de aguas profundas de Cherburgo y Brest en Bretaña.

Tres meses antes del Día D, se inauguró una campaña aérea estratégica para allanar el camino para la invasión al restringir la capacidad del enemigo para cambiar las reservas. Los ferrocarriles franceses y belgas quedaron paralizados, los puentes demolidos en el noroeste de Francia y los aeródromos enemigos dentro de un radio de 130 millas de las playas del desembarco fueron objeto de fuertes ataques. Se prestó especial atención al aislamiento de la parte del noroeste de Francia limitada aproximadamente por los ríos Sena y Loira. Los aliados también pusieron en marcha un plan de engaño para hacer creer a los alemanes que los desembarcos se realizarían más al norte a lo largo del Pas de Calais.

En oposición a los aliados estaba el llamado Grupo de Ejércitos B del Ejército Alemán, formado por el Séptimo Ejército en Normandía y Bretaña, el XV Ejército en el Paso de Calais y Flandes, y el LXXXVIII Cuerpo en Holanda, todos bajo el mando de El mariscal de campo Erwin Rommel. El comandante de todas las fuerzas alemanas en Europa occidental era el mariscal de campo von Rundstedt quien, además del Grupo B, también tenía a su disposición el Grupo G compuesto por el Primer y el XIX Ejércitos. En total, Von Rundstedt comandó aproximadamente cincuenta divisiones de infantería y diez Panzer en Francia y los Países Bajos.


Conde Flota

Empiece bien. Ganó cómodamente en segunda y tercera conducción. COUNT FLEET comenzó rápido, se apresuró hasta llegar al tramo, se sacudió la oferta de GOLD SHOWER y, respondiendo a una sacudida, ganó cómodamente. BLUE SWORDS estuvo en la mano hasta llegar a la última mitad, llegó con determinación cuando se sometió al castigo, pero no fue lo suficientemente bueno para el ganador, aunque fácilmente el mejor de los demás. SLIDE RULE salvó terreno mientras se adelantaba a la mitad final, se bloqueó al avanzar acercándose a la última curva y, sacado para el drive, no pudo alcanzar a los líderes. AMBER LIGHT corrió uniformemente con moderación hasta llegar a la mitad final, hizo una oferta de juego entrando en el tramo, pero cansado. BANKRUPT, superado hasta el último cuarto, no respondió cuando fue llamado en el tramo. SIN ARRUGAS no pudo mejorar su posición y no tuvo excusas. DOVE PIE se desvió hacia el interior después de la salida y nunca fue un contendiente serio. GOLD SHOWER, muy utilizado para atraer COUNT FLEET en los primeros tres cuartos, cedió mal a partir de entonces. MODEST LAD, un poco molesto después del comienzo por DOVE PIE, siempre estaba muy atrás. BURNT CORK comenzó rápido, mostró buena velocidad en la primera mitad y luego se retiró. Rayado - Dos, Ocean Wave.

Churchill Downs, Kentucky Derby, Kentucky Oaks, el "diseño de torres gemelas" y las marcas comerciales relacionadas con Churchill Downs Incorporated son marcas comerciales registradas de Churchill Downs Incorporated.


1942–43

En mayo de 1942, la Real Fuerza Aérea Británica llevó a cabo una redada en la ciudad alemana de Colonia con mil bombarderos, por primera vez trayendo la guerra a Alemania. Durante los siguientes tres años, las fuerzas aéreas aliadas bombardearon sistemáticamente plantas industriales y ciudades en todo el Reich, reduciendo gran parte de la Alemania urbana a escombros para 1945. A finales de 1942 y principios de 1943, las fuerzas aliadas lograron una serie de importantes triunfos militares en el norte de África. . El fracaso de las fuerzas armadas francesas para evitar la ocupación aliada de Marruecos y Argelia desencadenó una ocupación alemana de la Francia colaboracionista de Vichy el 11 de noviembre de 1942. Las unidades militares del Eje en África, aproximadamente 150.000 soldados en total, se rindieron en mayo de 1943.

En el frente oriental, durante el verano de 1942, los alemanes y sus aliados del Eje renovaron su ofensiva en la Unión Soviética, con el objetivo de capturar Stalingrado en el río Volga, así como la ciudad de Bakú y los campos petroleros del Cáucaso. La ofensiva alemana se estancó en ambos frentes a finales del verano de 1942. En noviembre, las tropas soviéticas lanzaron una contraofensiva en Stalingrado y el 2 de febrero de 1943, el Sexto Ejército alemán se rindió a los soviéticos. Los alemanes montaron una ofensiva más en Kursk en julio de 1943, la mayor batalla de tanques de la historia, pero las tropas soviéticas mitigaron el ataque y asumieron un predominio militar que no volverían a abandonar durante el transcurso de la guerra.

En julio de 1943, los aliados desembarcaron en Sicilia y en septiembre desembarcaron en el continente italiano. Después de que el Gran Consejo del Partido Fascista Italiano depusiera al primer ministro italiano Benito Mussolini (un aliado de Hitler), el ejército italiano asumió el control y negoció una rendición a las fuerzas angloamericanas el 8 de septiembre. Las tropas alemanas estacionadas en Italia tomaron el control de la mitad norte del país. península, y siguió resistiendo. Mussolini, que había sido arrestado por las autoridades militares italianas, fue rescatado por comandos de las SS alemanas en septiembre y estableció (bajo supervisión alemana) un régimen títere neofascista en el norte de Italia. Las tropas alemanas continuaron controlando el norte de Italia hasta que se rindieron el 2 de mayo de 1945.

El 6 de junio de 1944 (Día D), como parte de una operación militar masiva, más de 150.000 soldados aliados desembarcaron en Francia, que fue liberada a finales de agosto. El 11 de septiembre de 1944, las primeras tropas estadounidenses cruzaron a Alemania, un mes después de que las tropas soviéticas cruzaran la frontera oriental. A mediados de diciembre, los alemanes lanzaron un contraataque infructuoso en Bélgica y el norte de Francia, conocido como la Batalla de las Ardenas. Las fuerzas aéreas aliadas atacaron las plantas industriales nazis, como la del campo de Auschwitz (aunque las cámaras de gas nunca fueron atacadas).

Los soviéticos comenzaron una ofensiva el 12 de enero de 1945, liberando el oeste de Polonia y obligando a Hungría (un aliado del Eje) a rendirse. A mediados de febrero de 1945, los aliados bombardearon la ciudad alemana de Dresde, matando a aproximadamente 35.000 civiles. Las tropas estadounidenses cruzaron el río Rin el 7 de marzo de 1945. Una ofensiva soviética final el 16 de abril de 1945 permitió a las fuerzas soviéticas rodear la capital alemana, Berlín.

Mientras las tropas soviéticas se abrían paso hacia la Cancillería del Reich, Hitler se suicidó el 30 de abril de 1945. El 7 de mayo de 1945, Alemania se rindió incondicionalmente a los aliados occidentales en Reims y el 9 de mayo a los soviéticos en Berlín. En agosto, la guerra en el Pacífico terminó poco después de que Estados Unidos lanzara bombas atómicas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, matando a 120.000 civiles. Japón se rindió formalmente el 2 de septiembre.

La Segunda Guerra Mundial resultó en aproximadamente 55 millones de muertes en todo el mundo. Fue el conflicto más grande y destructivo de la historia.


Ver el vídeo: Банкнота Венгрии 1000 пенгё 1943 г. Большая банкнота времен ВОВ. Последний союзник Рейха. Салаши.


Comentarios:

  1. Caden

    En mi opinión, estás equivocado. Discutamos esto. Envíeme un correo electrónico a PM.

  2. Kagazragore

    ¡Usted escribe bien! Continuar con el mismo espíritu

  3. Laudegrance

    Que frase... super, una idea genial

  4. Kyler

    Pienso, que es excelente idea.

  5. Konnor

    Ciertamente. Estoy de acuerdo con todo lo anterior por dicho.

  6. Zulkirg

    me gustan tus publicaciones



Escribe un mensaje