Batalla de Tegyra, primavera 375 a. C.

Batalla de Tegyra, primavera 375 a. C.


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Batalla de Tegyra, primavera 375 a. C.

La batalla de Tegyra (primavera de 375 a. C.) vio a un Theben superado en número derrotar a una fuerza de hoplitas espartanos dos veces mayor que su propio tamaño, una señal temprana de que los tebanos ya no se sentían intimidados por la impresionante reputación de los espartanos (Guerra tebana-espartana, 379-371 ANTES DE CRISTO).

La guerra había sido desencadenada por la toma espartana de Tebas en 382 y el derrocamiento del gobierno proespartano y la guarnición espartana en 379. Una serie de intentos espartanos de invadir Beocia en 379, 378, 377 y 376 habían terminado en fracaso. y en 376 los espartanos ni siquiera habían llegado a Beocia. Esto dio a los tebanos un cambio para eliminar a la mayoría de las guarniciones y aliados espartanos en Beocia, y en 375 solo Platea y Orcómeno estaban fuera de la revivida Liga Beocia.

En 375 los espartanos tenían dos morai, unos 1.000 hombres, bajo el mando de Gorgoleon y Theopompus, en Orchomenus en el oeste de Beocia, en la orilla noroeste del lago Copais. En la primavera de 375, los espartanos decidieron utilizar estas tropas para atacar Locris oriental, el área al norte de Orcómeno. Pelopidas, uno de los Libertadores tebanos, y en 375 el comandante de la Banda Sagrada Tebana, decidió intentar atacar a Orcómeno mientras los espartanos estaban fuera. Esto le dio 300 hoplitas de élite, y también tomó 200 de caballería, por lo que se supone que se esperaba algún tipo de apoyo local dentro de Orcómeno. Los tebanos avanzaron alrededor del lado norte del lago, el lado más cercano al Este de Locris. Cuando se acercaron a Orcómeno desde el este, los tebanos descubrieron que los espartanos habían trasladado una nueva guarnición a la ciudad y Pelopidas decidió retirarse.

Al mismo tiempo que los tebanos se desplazaban hacia el este, los espartanos morai se estaban moviendo hacia el sur desde el este de Locris, en su camino de regreso a Orchomenus. Los dos ejércitos se encontraron en Tegyra, en la orilla norte del lago Copais, donde había suficiente espacio para librar una batalla hoplita. Algunos de los tebanos entraron en pánico, y se informa que uno corrió hacia Pelopidas diciendo "hemos caído en manos de nuestro enemigo". Él respondió 'por qué no decir que han caído en los nuestros', indicando su intención de atacar.

El plan de Pelopidas era hacer un agujero a través de la línea espartana. Ordenó a su caballería que hostigara a los hoplitas espartanos, mientras que a la Banda Sagrada se le ordenó que se formara en un orden cercano, posiblemente en una columna profunda. Entonces, los dos bandos cargaron y comenzó una feroz lucha. Bastante temprano en la batalla, los dos polemarchs espartanos, Gorgoleon y Theopompus, murieron, y la moral espartana comenzó a flaquear. Durante la batalla de Coronea (394 a. C.), los tebanos habían tenido la oportunidad de escapar una vez que se había abierto un agujero en la línea espartana, y esto puede haber estado ahora en la mente de los espartanos. Se abrió una brecha en medio de la línea espartana, y los tebanos tenían su ruta de escape. Sin embargo, los espartanos habían subestimado la determinación de Pelopidas. En lugar de aprovechar la oportunidad de escapar, usó la brecha para atacar el flanco y la retaguardia de la formación espartana. Las formaciones hoplitas no resistieron bien este tipo de ataque, y la fuerza espartana pronto estuvo en pleno vuelo. La caballería tebana persiguió una corta distancia, pero Pelopidas estaba preocupado de que la guarnición de Orcómeno pudiera haber estado persiguiendo a su fuerza, y no aprovechó su ventaja.

Los tebanos construyeron un trofeo de la victoria y luego continuaron su camino de regreso a Tebas. Aunque la batalla de Tegyra no fue un encuentro a gran escala, fue significativo ya que la primera vez que una fuerza de hoplitas espartanos había sido derrotada por una fuerza más pequeña de tropas similares (las derrotas anteriores habían sido a manos de fuerzas mucho más grandes, como en Termópilas). El mismo año también vio a los espartanos sufrir una derrota naval en Alyzeia, poniendo fin a un intento de enviar tropas a través del golfo de Corinto. A estas alturas, todas las partes estaban listas para la paz y, a finales de año, se acordó un tratado de paz que, al menos temporalmente, puso fin a los combates.


622 Tegyra (375 aC)

Antecedentes históricos
En 379 a. C., una insurrección expulsó a la guarnición espartana de Tebas y la ciudad se dispuso a restablecer su control sobre la Liga Beocia. Después de varios años, los tebanos lograron expulsar a las guarniciones espartanas de todas las ciudades de Beocia, excepto Orcómeno. En 375 a. C., Pelopidas partió con la Banda Sagrada y una pequeña fuerza de caballería para apoderarse de Orcómeno. Sin embargo, al enterarse de que se había enviado una fuerza considerable desde Esparta para reforzar la guarnición allí, Pelopidas se retiró. Antes de que los tebanos pudieran ponerse a salvo, se encontraron con los refuerzos espartanos. Los espartanos enviaron a más de 1.000 hombres a los tebanos, solo 300. Plutarco informa que un soldado tebano, al ver la fuerza enemiga, le dijo a Pelopidas "Hemos caído en manos de nuestros enemigos", a lo que él respondió "¿Y por qué no ellos en las nuestras? ? " Pelopidas luego ordenó a la caballería tebana que cargara, mientras que la infantería formaba una formación densa. Cuando las dos fuerzas se unieron, la formación tebana compacta rompió la línea espartana y luego se volvió para atacar a los espartanos a ambos lados. La fuerza espartana se rompió y huyó. La victoria tebana tuvo poca importancia militar inmediata. Sin embargo, marcó la primera ocasión en la que una formación espartana había sido derrotada por una fuerza de igual o menor tamaño en una batalla fija.
El escenario está listo. Las líneas de batalla están trazadas y tú estás al mando. ¿Puedes cambiar la historia?


Batalla de Tegyra, primavera 375 a. C. - Historia


Dos revoluciones en 1917 cambiaron a Rusia para siempre. Cómo los rusos pasaron del Imperio al Bolchevique Paz, tierra y pan Gobierno:

Guerras greco-persas
También llamado Guerras persas, las guerras greco-persas se libraron durante casi medio siglo desde el 492 al 449 a. C. Grecia ganó contra todo pronóstico. Aquí hay más:

La transición de México de la dictadura a la república constitucional se tradujo en diez años complicados de escaramuzas en la historia de México.

Más de la Revolución Mexicana:

Viajes en la historia
¿Cuándo llegó qué barco con quién a bordo y dónde se hundió si no lo hizo?

El más grande de todos los gobernantes bárbaros, Atila pateó la retaguardia a gran escala.


El registro más antiguo que se conserva de la Banda Sagrada por su nombre data del 324 a. C., en la oración Contra Demóstenes por el logografo ateniense Dinarchus. Menciona que la Banda Sagrada fue dirigida por el general Pelopidas y, junto con Epaminondas, quien comandó el ejército de Tebas (Beocia), fueron responsables de la derrota de los espartanos en la decisiva batalla de Leuctra (371 a. C.). [2] [3]

Plutarco (46–120 d. C.), nativo de la aldea de Chaeronea, es la fuente del relato más sustancial que se conserva de la Banda Sagrada. [4] [5] Él registra que la Banda Sagrada fue originalmente formada por el boeotarca Gorgidas, poco después de la expulsión de la guarnición espartana que ocupaba la ciudadela tebana de Cadmea. [6] El autor macedonio del siglo II d.C. Polyaenus en su Estratagemas en la guerra también registra a Gorgidas como el fundador de la Banda Sagrada. [7] Sin embargo, Dio Crisóstomo (c. 40-120 d. C.), Jerónimo de Rodas (c. 290-230 a. C.) y Ateneo de Naucratis (c. 200 d. C.) dan crédito a Epaminondas. [2] [8] [9]

La fecha exacta de la creación de la Banda Sagrada, y si fue creada antes o después de la Simposio de Platón (c. 424-347 aC) y el título similar Simposio por su rival Jenofonte (c. 430-354 a. C.), también se ha debatido durante mucho tiempo. La fecha generalmente aceptada de la creación de la Banda Sagrada es entre 379 y 378 a. C. [10] Antes de esto, había referencias a las fuerzas de élite tebas que también sumaban 300. Herodoto (c. 484-425 a. C.) y Tucídides (c. 460-395 a. C.) ambos registran una fuerza de élite de 300 tebanos aliados con los persas. que fueron aniquilados por los atenienses en la batalla de Platea (479 aC). Herodoto los describe como "los primeros y mejores" (πρῶτοι καὶ ἄριστοι) entre los tebanos. Diodoro también registra 300 hombres escogidos (ἄνδρες ἐπίλεκτοι) presentes en la Batalla de Delium (424 aC), compuestos por heníochoi (ἡνίοχοι, "aurigas") y parabátai (παραβάται, "los que caminan al lado"). Aunque ninguno de estos menciona a la Banda Sagrada por su nombre, es posible que se hayan referido a la Banda Sagrada o al menos a sus precursores. [6] [11] El historiador John Kinloch Anderson cree que la Banda Sagrada estuvo presente en Delium, y que Gorgidas no la estableció, sino que simplemente la reformó. [12]

En el viejo debate en torno a las obras de Jenofonte y Platón, la Banda Sagrada ha figurado de manera prominente como una posible forma de fechar cuál de los dos escribió su versión de Simposio primero. El Sócrates de Jenofonte en su Simposio menciona con desaprobación la práctica de poner amantes uno al lado del otro en la batalla en las ciudades-estado de Tebas y Elis, argumentando que si bien la práctica era aceptable para ellos, era vergonzoso para los atenienses. Tanto Platón como Jenofonte eran atenienses. Según el erudito clásico británico Sir Kenneth Dover, esta fue una clara alusión a la Banda Sagrada, reflejando la conciencia contemporánea, aunque anacrónica, de Jenofonte de la práctica tebana, ya que la fecha dramática de la obra en sí es c. 421 a. C. [13] [14] [15]

Sin embargo, es el discurso del personaje Fedro en el libro de Platón. Simposio refiriéndose a un "ejército de amantes" que está conectado de manera más famosa con la Banda Sagrada [1] [15] [16] aunque técnicamente no se refiere a la Banda Sagrada, ya que el ejército al que se hace referencia es hipotético. [17] Dover sostiene que Platón escribió su Simposio primero porque el Fedro de Platón usa un lenguaje que implica que la organización aún no existe. Sin embargo, reconoce que Platón simplemente pudo haber puesto la hipótesis en boca de Fedro de acuerdo con la supuesta fecha dramática anterior de la obra (c. 401 a. C.). Solo muestra que Platón estaba más atento a su cronología en su Simposio que Jenofonte, y demuestra que en realidad era bastante consciente de la Banda Sagrada en su tiempo. [14]

Según Plutarch, los 300 hombres seleccionados fueron elegidos por Gorgidas únicamente por su capacidad y mérito, independientemente de la clase social. [18] Estaba compuesto por 150 parejas masculinas, [15] cada par consistía en un mayor erastês (ἐραστής, "amante") y un joven erômenos (ἐρώμενος, "amado"). [19] Ateneo de Naucratis también registra la Banda Sagrada como compuesta por "amantes y sus favoritos, lo que indica la dignidad del dios Eros en el sentido de que abrazan una muerte gloriosa antes que una vida deshonrosa y reprobable", [9] mientras Polyaenus describe la Banda Sagrada como compuesta por hombres "dedicados unos a otros por obligaciones mutuas de amor". [7] El origen de la denominación "sagrada" de la Banda Sagrada es inexplicable por Dinarchus y otros historiadores. Pero Plutarco afirma que se debió a un intercambio de votos sagrados entre amante y amado en el santuario de Iolaus (uno de los amantes de Heracles) en Tebas. También menciona tangencialmente la caracterización de Platón del amante como un "amigo inspirado por Dios". [18] [19]

La Banda Sagrada estaba estacionada en Cadmea como fuerza permanente, probablemente como defensa contra futuros intentos de fuerzas extranjeras de tomar la ciudadela. [6] [20] [21] En ocasiones se le conocía como la "Banda de la ciudad" (ἐκ πόλεως λόχος), debido a que su entrenamiento militar y alojamiento se proporcionaban a expensas de los beocios. polis. [6] [19] Su entrenamiento regular incluía lucha y baile. El historiador James G. DeVoto señala que Gorgidas anteriormente se desempeñó como hipparch (oficial de caballería), por lo que probablemente también se le proporcionó entrenamiento ecuestre. [18] Las edades exactas de los miembros de la unidad no se registran en testimonios antiguos. Sin embargo, comparándolos con la unidad de élite espartana Hippeis (ἱππεῖς) [nota 1] y el ateniense efeboi (ἔφηβοι) reclutas, DeVoto estima que los aprendices fueron instalados como miembros de pleno derecho de la Banda Sagrada a las edades de 20 a 21, [18] después de lo cual se les dio un conjunto completo de armadura por su erastai. [22] Probablemente terminaron su servicio a los 30 años. [18]

Según Plutarco, Gorgidas distribuyó originalmente a los miembros de la Banda Sagrada entre las primeras filas de las falanges de infantería regular. [23] En 375 a. C., el mando de la banda fue transferido al joven boeotarca Pelopidas, uno de los exiliados tebanos originales que había liderado las fuerzas que recapturaron Cadmea. [19] [20] Bajo Pelopidas, la Banda Sagrada se unió como una sola unidad de tropas de choque. Su función principal era paralizar al enemigo enfrentando y matando a sus mejores hombres y líderes en la batalla. [16] [18]

Invasiones de Agesilaus II Editar

La Banda Sagrada entró en acción por primera vez en 378 a. C., al comienzo de la Guerra de Beocia. Fue durante el famoso enfrentamiento entre el comandante mercenario ateniense (y más tarde estrategas) Chabrias (m. 357 a. C.) y el rey espartano Agesilao II (444 a. C. – 360 a. C.). [18] Antes de la creación de la Banda Sagrada bajo Gorgidas, los atenienses habían ayudado a los exiliados tebanos a recuperar el control de Tebas y la ciudadela de Cadmea de Esparta. A esto siguió Atenas entrando abiertamente en una alianza con Tebas contra Esparta. En el verano de 378 a. C., Agesilao dirigió una expedición espartana contra Tebas desde la ciudad beocia de Tespias (entonces todavía aliada de Esparta). [24]

Las fuerzas espartanas fueron retenidas durante varios días por las fuerzas tebas que manejaban las empalizadas de tierra en el perímetro del territorio tebano. Los espartanos finalmente abrieron una brecha en las fortificaciones y entraron en el campo tebano, devastando los campos tebanos a su paso. Aunque los atenienses ya se habían unido a las fuerzas tebas, todavía eran superados en número por los espartanos. Con la caída de las empalizadas, les quedaron dos opciones, o retirarse a las murallas defendibles de Tebas o mantenerse firmes y enfrentarse a los espartanos al aire libre. Eligieron lo último y dispusieron sus fuerzas a lo largo de la cima de una colina baja en pendiente, frente a las fuerzas espartanas. Gorgidas y la Banda Sagrada ocuparon las primeras filas de las fuerzas tebas de la derecha, mientras que Chabrias y una fuerza experimentada de hoplitas mercenarios ocuparon las primeras filas de las fuerzas atenienses de la izquierda. [24]

Agesilao primero envió escaramuzadores para probar las líneas combinadas tebana y ateniense. [25] Estos fueron fácilmente despachados por las fuerzas tebas y atenienses, probablemente por su caballería más numerosa. Agesilao luego ordenó a todo el ejército espartano que avanzara. Pudo haber esperado que la visión de las fuerzas espartanas concentradas avanzando resueltamente fuera suficiente para intimidar a las fuerzas tebas y atenienses y romper filas. La misma táctica había funcionado para Agesilao contra las fuerzas argivas en la Batalla de Coronea (394 a. C.). [24]

Fue durante este tiempo que Chabrias dio su comando más famoso. Con apenas 200 m (660 pies) de separación entre los dos ejércitos, Agesilao esperaba que las fuerzas tebas y atenienses cargaran en cualquier momento. [24] En cambio, Chabrias ordenó a sus hombres que se tranquilizaran. [26] Al unísono, sus hoplitas mercenarios asumieron inmediatamente la postura de descanso, con la lanza apuntando hacia arriba en lugar de hacia el enemigo, y el escudo apoyado contra la rodilla izquierda en lugar de ser izado por los hombros. [7] [27] Gorgidas, al ver esto, también ordenó a la Banda Sagrada que siguiera su ejemplo, lo que hicieron con la misma precisión y confianza en el ejercicio militar. [12] [24] La audacia de la maniobra y la disciplina de la ejecución fue tal que Agesilao detuvo el avance. [12] [28] Al ver que sus intentos de provocar a las fuerzas tebas y atenienses para que lucharan en terrenos más bajos no tuvieron éxito, Agesilao finalmente pensó que era más prudente retirar sus fuerzas de regreso a Tespias. [7] [25]

Poco después del enfrentamiento en Tebas, Agesilao disolvió su ejército en Tespias y regresó al Peloponeso a través de Megara. [18] [29] Dejó al general Phoebidas como su harmost (gobernador militar) en Tespias, [30] el mismo general responsable de la toma espartana de la ciudadela de Cadmea en 382 a. C. [31] [32] [33] Phoebidas comenzó a realizar varias incursiones en territorio tebano utilizando a los espartanos bajo su mando y los reclutas de Thespian. [29] [34] Estas incursiones se volvieron tan destructivas que al final del verano, los tebanos se lanzaron contra Tespias bajo el mando de Gorgidas. [24]

Phoebidas se enfrentó al ejército tebano que avanzaba con sus peltastas. El hostigamiento de la infantería ligera aparentemente resultó demasiado para los tebanos y comenzaron a retirarse. Phoebidas, esperando una derrota, los persiguió precipitadamente de cerca. Sin embargo, las fuerzas tebas de repente se dieron la vuelta y cargaron contra las fuerzas de Phoebidas. Phoebidas fue asesinado por la caballería tebana. [35] Sus peltastas rompieron filas y huyeron a Tespias perseguidos por las fuerzas tebas. [18] [24] Aparte de Polyaenus, ninguno de estos relatos menciona a la Banda Sagrada por su nombre, pero dado que estaban bajo el mando de Gorgidas, es probable que hayan sido parte de las fuerzas tebas involucradas. [18]

Poco después, Agesilao montó una segunda expedición contra Tebas. Después de una serie de escaramuzas que ganó con cierta dificultad, se vio obligado de nuevo a retirarse cuando el ejército tebano salió con todas sus fuerzas al acercarse a la ciudad. Diodoro observa en este punto que los tebanos a partir de entonces se enfrentaron a los espartanos con confianza. [25] Gorgidas desaparece de la historia entre 377 y 375, durante el cual el mando de la Banda Sagrada aparentemente fue transferido a Pelopidas. [18] [nota 2]

Batalla de Tegyra Editar

Como una sola unidad bajo Pelopidas, la primera victoria registrada de la Banda Sagrada fue en la Batalla de Tegyra (375 a. C.). Ocurrió cerca de la ciudad beocia de Orcómeno, entonces todavía aliada de Esparta. Al escuchar los informes de que la guarnición espartana en Orcómeno se había ido a Locris, Pelópidas partió rápidamente con la Banda Sagrada y algunos jinetes, con la esperanza de capturarla en su ausencia. Se acercaron a la ciudad por la ruta noreste ya que las aguas del lago Copais estaban en su máxima expresión durante esa temporada. [19] [34] Al llegar a la ciudad, se enteraron de que un nuevo mora había sido enviado desde Esparta para reforzar a Orcómeno. No dispuesto a enfrentarse a la nueva guarnición, Pelopidas decidió retirarse a Tebas, volviendo sobre su ruta noreste a lo largo del lago Copais. Sin embargo, solo llegaron hasta el santuario de Apolo de Tegyra antes de encontrarse con las fuerzas espartanas que regresaban de Locris. [36]

Los espartanos estaban compuestos por dos morai liderado por el polemarchoi Gorgoleon y Theopompus. [37] [nota 3] Excedían en número a los tebanos al menos dos a uno.[36] Según Plutarco, al ver a los espartanos, un tebano supuestamente le dijo a Pelopidas "Hemos caído en manos de nuestro enemigo", a lo que Pelopidas respondió: "¿Y por qué no ellos en las nuestras?" Luego ordenó a su caballería que subiera por la retaguardia y cargara mientras él reformaba la Banda Sagrada en una formación anormalmente densa, con la esperanza de al menos cortar a través de las líneas espartanas numéricamente superiores. Los espartanos avanzaron, confiando en su número, solo para que sus líderes fueran asesinados inmediatamente en los enfrentamientos iniciales. Sin líderes y encontrando fuerzas iguales en disciplina y entrenamiento por primera vez en la Banda Sagrada, los espartanos vacilaron y abrieron sus filas, esperando que los tebanos pasaran y escaparan. En cambio, Pelopidas los sorprendió al usar la apertura para flanquear a los espartanos. [38] Los espartanos fueron completamente derrotados, con una considerable pérdida de vidas. [19] [39] Los tebanos no persiguieron a los supervivientes que huían, conscientes de los espartanos restantes. mora estacionado en Orchomenus a menos de 5 km (3,1 millas) de distancia. Despojaron a los muertos y establecieron un tropaion (τρόπαιον, un trofeo conmemorativo dejado en el sitio de la victoria de una batalla) antes de continuar hacia Tebas. [18] Habiendo demostrado su valía, Pelopidas mantuvo la Banda Sagrada como una unidad táctica separada en todas las batallas posteriores. [6] [19]

Diodoro y Plutarco mencionaron un relato de la batalla, ambos basados ​​en gran medida en el informe de Éforo. [40] Jenofonte omite notoriamente cualquier mención de la victoria tebana en su Helénica, [34] aunque esto se ha atribuido tradicionalmente a los fuertes sentimientos anti-tebanos y pro-espartanos de Jenofonte. [41] [42] Una oscura alusión a Orcómeno en Helénica, sin embargo, implica que Jenofonte estaba al tanto de la derrota espartana. [34]

El número exacto de beligerantes de cada lado varía según la cuenta. Diodoro sitúa el número de tebanos en 500 frente a los 1.000 de los espartanos (cada uno mora compuesto por 500 hombres), aparentemente basándose en las figuras originales de Ephorus. Plutarco calcula el número de tebanos en 300 y reconoce tres fuentes para el número de espartanos: 1000 según el relato de Éforo 1.400 de Calístenes (c. 360–328 a. C.) o 1.800 de Polibio (c. 200-118 a. C.). Algunos de estos números pueden haber sido exagerados debido a la importancia general de la batalla. [40] [41] La batalla, aunque menor, fue notable por ser la primera vez que una fuerza espartana había sido derrotada en una batalla campal, disipando el mito de la invencibilidad espartana. [6] Dejó una profunda impresión en Grecia y elevó la moral entre los beocios, presagiando la posterior Batalla de Leuctra. [31] [36] [41] En palabras del propio Plutarco:

Porque en todas las grandes guerras que alguna vez hubo contra griegos o bárbaros, los espartanos nunca fueron derrotados por una compañía más pequeña que la suya ni, de hecho, en una batalla fija, cuando su número era igual. De ahí que se pensara que su coraje era irresistible y que su gran reputación antes de la batalla ya conquistaba a sus enemigos, que se consideraban incapaces de competir con los hombres de Esparta ni siquiera en igualdad de condiciones. Pero esta batalla enseñó primero a los otros griegos, que no solo Eurotas, o el país entre Babyce y Cnacion, [nota 4] engendra hombres de valor y resolución, sino que donde los jóvenes se avergüenzan de la bajeza y están listos para aventurarse en una buena causa. , donde vuelan la desgracia más que el peligro, allí, dondequiera que esté, se encuentran los oponentes más valientes y formidables.

Poco después de esto, los atenienses iniciaron la Paz Común del 375 a. C. (Κοινὴ Εἰρήνη, Koine Eirene) entre las ciudades-estado griegas. Según Jenofonte, estaban alarmados por el creciente poder de Tebas y cansados ​​de defenderse solos de las flotas espartanas, ya que los tebanos no contribuían con dinero para mantener la flota ateniense. [6] Sin embargo, esto se rompió poco después en 374 a. C., cuando Atenas y Esparta reanudaron las hostilidades sobre Korkyra (la actual Corfú). [31] Durante este período de tiempo, Atenas también se volvió gradualmente hostil a Tebas. [18] Mientras Atenas y Esparta estaban ocupadas luchando entre sí, Tebas reanudó sus campañas contra el autónomo beocio pro-espartano. poleis. Thespiae y Tanagra fueron subyugados y se convirtieron formalmente en parte de la confederación democrática beocia restablecida. [36] En 373 a. C., los tebanos bajo el mando del boeotarca Neocles atacaron y arrasaron a su tradicional rival, la ciudad beocia de Platea. [43] A los ciudadanos plateanos se les permitió salir con vida, pero se vieron reducidos a ser refugiados y buscaron refugio en Atenas. [25] [44] Del beocio proespartano poleis, solo quedó Orcómeno. [36]

Para entonces, Tebas también había comenzado a atacar a Phocian poleis aliado a Esparta. [45] Pelopidas es nuevamente mencionado como el comandante del fallido asedio tebano de la ciudad fociana de Elateia (c. 372 a. C.). En respuesta al ejército tebano fuera de las murallas de la ciudad, el general focio Onomarchus sacó a todos los habitantes de la ciudad (incluidos ancianos, mujeres y niños) y cerró las puertas. Luego colocó a los no combatientes directamente detrás de los defensores de Elateia. Al ver esto, Pelopidas retiró sus fuerzas, reconociendo que los focios lucharían hasta la muerte para proteger a sus seres queridos. [7] [18]

Hacia el 371 a. C., hubo otro intento de revivir la Paz del Rey para frenar el surgimiento de Tebas. Fue iniciado por los atenienses o los persas (quizás a instancias de los espartanos). Los espartanos también enviaron una gran fuerza liderada por el rey Cleombrotus I (Esparta tiene dos reyes simultáneamente durante la mayor parte de su historia) a Fócida, lista para invadir Beocia si los tebanos se niegan a asistir a la conferencia de paz o aceptan sus términos. [45] [nota 5]

Batalla de Leuctra Editar

La negativa de Epaminondas a aceptar los términos de la conferencia de paz del 371 a. C. excluyó a Tebas del tratado de paz y proporcionó a Esparta la excusa para declarar la guerra. [45]

Poco tiempo después, se ordenó al ejército de Cleombroto que invadiera Beocia. [46] El ejército de Cleombrotus cruzó la frontera fociano-beocia hacia Chaeronea y luego se detuvo, tal vez con la esperanza de que los tebanos cambiaran de opinión. Sin embargo, los tebanos se comprometieron a luchar. Cleombroto se trasladó hacia el interior, siguiendo el camino hacia el este hacia Tebas, hasta que llegó a la aldea beocia de Leuctra (actual Lefktra, Plataies) cerca del extremo suroeste de la llanura tebana. Allí fueron recibidos por el principal ejército tebano. [47] Los dos ejércitos levantaron sus campamentos uno frente al otro en dos lomas bajas, respectivamente. El campo de batalla entre ellos tenía unos 900 m (3000 pies) de ancho. [48]

El ejército espartano contaba con unos 10.000 hoplitas, 1.000 de infantería ligera y 1.000 de caballería. [49] Sin embargo, sólo unos 700 hoplitas del ejército espartano estaban compuestos por espartanos (ciudadanos espartanos), el resto eran tropas reclutadas de estados sujetos espartanos (los perioeci) obligados a luchar. [50] [nota 6] Estaban formados tradicionalmente, en los que los hoplitas se formaban en falanges de entre ocho y doce hombres de profundidad. [48] ​​[51] Cleombrotus se posicionó a sí mismo y a los espartanos hoplitas (incluida la guardia real de élite de 300 Hippeis) en el ala derecha espartana, la posición tradicional de honor en los ejércitos griegos. [52] La única innovación táctica de Cleombrotus fue la colocación de su caballería frente a sus tropas. [47]

El ejército tebano fue superado en número por los espartanos, y estaba compuesto por solo unos 6.000 hoplitas (incluida la Banda Sagrada), 1.500 de infantería ligera y 1.000 de caballería. [49] Anticipándose a la táctica espartana estándar de flanquear a los ejércitos enemigos con su ala derecha, Epaminondas concentró sus fuerzas en su propia ala izquierda, directamente opuesta a la falange espartida más fuerte, liderada por Cleombrotus. Aquí, la falange tebana en masa se dispuso en una profundidad poco convencional de cincuenta hombres. [51] El resto de las líneas tebas se redujeron a profundidades de sólo cuatro a un máximo de ocho hombres debido a esto. [52] Epaminondas también copió a Cleombroto colocando su caballería frente a las líneas tebas. [49] Se desconoce la posición original de la Banda Sagrada dirigida por Pelopidas. [52] Algunos historiadores militares creen que Epaminondas colocó a Pelopidas y la Banda Sagrada detrás de la falange principal de hoplitas, [51] otros creen que lo colocó frente a la falange principal de hoplitas y detrás de la caballería, [52] mientras que otros lo colocaron al frente esquina izquierda de la falange principal de hoplitas (la más probable). [42] [49] De cualquier manera, definitivamente se sabe que la Banda Sagrada estuvo en el ala izquierda, cerca de las principales fuerzas tebas y lo suficientemente separada como para poder maniobrar libremente. [52] [53]

La batalla se inició con una carga de caballería de ambos ejércitos. La caballería espartana fue rápidamente derrotada por la caballería tebana superior y fue perseguida de regreso a su propio bando. Su retirada desordenada interrumpió las líneas de batalla de la infantería pesada espartana y, debido al caos resultante y al polvo que se levantó, los espartanos no pudieron observar el avance altamente inusual del ejército tebano hasta el último momento. [46] Epaminondas había ordenado a sus tropas que avanzaran en diagonal, de modo que el ala izquierda del ejército tebano (con su concentración de fuerzas) impactara con el ala derecha del ejército espartano mucho antes que las otras falanges más débiles. [47] El ala más a la derecha de la falange tebana incluso se estaba retirando para hacer esto posible. [48] ​​Este es el primer caso registrado de la formación militar más tarde conocida como orden oblicua. [54] [nota 7] La ​​caballería tebana también ayudó al continuar llevando a cabo ataques intermitentes a lo largo de las líneas de batalla espartanas, frenando su avance. [37]

Para cuando los espartanos se dieron cuenta de que algo inusual estaba sucediendo, ya era demasiado tarde. Poco antes de que el ala izquierda tebana hiciera contacto, los espartanos estiraron apresuradamente su ala derecha en un intento de flanquear y engullir a los tebanos que se acercaban rápidamente. Esta era una táctica tradicional y, una vez que los tebanos estaban dentro del alcance, el ala estirada se traía de regreso en un movimiento circundante. Actuando por su propia iniciativa, Pelopidas rápidamente condujo a la Banda Sagrada por delante del ala izquierda tebana para interceptar la maniobra espartana antes de que pudiera completarse. [42] [nota 8] Lograron fijar a los espartanos en su lugar hasta que el resto de la infantería pesada tebana finalmente se estrelló contra el ala derecha espartana. La gran cantidad de tebanos abrumó rápidamente al ala derecha espartana. El número de bajas espartanas ascendió a unos 1.000 muertos, entre los que se encontraban 400 espartanos y su propio rey. El flanco derecho espartano se vio obligado a retirarse (después de recuperar el cuerpo de Cleombrotus). Al ver a los Spartiates huir en desorden, las falanges Perioeci también rompieron filas y se retiraron. Aunque algunos espartanos estaban a favor de reanudar la batalla para recuperar los cuerpos de sus muertos, los Perioeci aliados del ala izquierda espartana estaban menos dispuestos a seguir luchando (de hecho, algunos de ellos estaban bastante contentos con el giro de los acontecimientos). El restante polemarchoi finalmente decidió solicitar una tregua, que los tebanos concedieron fácilmente. Los muertos espartanos fueron devueltos y un tropaion fue establecido en el campo de batalla por los tebanos para conmemorar su victoria. [47]

Según Pausanias (c. Siglo II d. C.), la batalla de Leuctra fue la batalla más decisiva jamás librada por griegos contra griegos. Leuctra estableció la independencia tebana del dominio espartano y sentó las bases para la expansión del poder tebano, pero posiblemente también para la supremacía final de Felipe II de Macedonia.

Batalla de Chaeronea Editar

La derrota se produjo en la batalla de Chaeronea (338 a. C.), la contienda decisiva en la que Felipe II de Macedonia, con su hijo Alejandro, extinguió la hegemonía tebana. [18] La batalla es la culminación de la campaña de Felipe en el centro de Grecia en preparación para una guerra contra Persia. Se libró entre los macedonios y sus aliados y una alianza de ciudades-estado griegas liderada por Atenas y Tebas. Diodoro registra que los números involucrados para los dos ejércitos eran más o menos iguales, ambos con alrededor de 30,000 hombres y 2,000 de caballería. [55]

La tradicional infantería hoplita no fue rival para la novedosa falange macedonia de lanzas largas: el ejército tebano y sus aliados se separaron y huyeron, pero la Banda Sagrada, aunque rodeada y abrumada, se negó a rendirse. Los tebanos de la Banda Sagrada se mantuvieron firmes y Plutarco registra que los 300 cayeron donde estaban junto a su último comandante, Theagenes. Su derrota en la batalla fue una victoria significativa para Felipe, ya que hasta entonces, la Banda Sagrada era considerada invencible en toda la Antigua Grecia. Plutarco registra que Felipe II, al encontrarse con los cadáveres "amontonados unos sobre otros", comprendiendo quiénes eran, lloró y exclamó:

Muere cualquier hombre que sospeche que estos hombres hicieron o sufrieron algo indecoroso.

Aunque la importancia de la batalla fue bien documentada por los eruditos antiguos, existe poca información sobre el despliegue de los ejércitos involucrados. La mayoría de los eruditos modernos (incluidos N.G.L. Hammond y George Cawkwell) dan crédito a Alexander por haber dirigido un ala de caballería. [55] James G. DeVoto, igualmente, dice en La banda sagrada tebana que Alejandro había desplegado su caballería detrás de los hoplitas macedonios, aparentemente permitiendo "un avance tebano para efectuar un asalto de caballería mientras sus hoplitas se reagrupaban". [18] Sin embargo, otros historiadores argumentan que Alejandro en realidad comandó hoplitas armados con sarissas (picas), en lugar de caballería, especialmente porque Plutarco también menciona que la Banda Sagrada recayó en "lanzas de la falange macedonia". Plutarco y Diodoro le dan crédito a Alejandro como el primero en participar en la Banda Sagrada. [55]

Trofeo de la batalla de Leuctra Editar

Después de la derrota de las fuerzas de Cleombrotus en la Batalla de Leuctra, un tropaion fue establecido en el campo de batalla por los tebanos para conmemorar su victoria. [47] El tropaion Posteriormente fue reemplazado por un monumento permanente, una medida sin precedentes de los tebanos como tropaia fueron diseñados para ser efímeros. La apariencia original del monumento está atestiguada por monedas contemporáneas de la época y mostró que tomó la forma de un tronco de árbol montado sobre un pedestal cilíndrico tallado con metopas, triglifos y una serie de escudos de piedra. En el tronco del árbol se colocan los escudos, armas y armaduras de los espartanos derrotados. La base del monumento aún sobrevive hasta el día de hoy. [56] [57]

León de Chaeronea Editar

Pausanias en su Descripción de Grecia menciona que los tebanos habían erigido una estatua gigantesca de un león cerca de la aldea de Chaeronea, sobrepasando el poliandrión (πολυάνδριον, tumba común) de los tebanos muertos en la batalla contra Felipe. [58] El historiador griego Estrabón (c. 64 a. C.-24 d. C.) también menciona "tumbas de los que cayeron en la batalla" erigidas con fondos públicos en Chaeronea. [59]

En 1818, un arquitecto británico llamado George Ledwell Taylor pasó un verano en Grecia con dos amigos en Livadeia. El 3 de junio, decidieron ir a montar a caballo al pueblo cercano de Chaeronea usando Pausanias ' Descripción de Grecia como guía. A dos horas de la aldea, el caballo de Taylor tropezó momentáneamente con un trozo de mármol que sobresalía del suelo. Mirando hacia atrás a la roca, se sorprendió por su apariencia de ser esculpido y pidió que su grupo se detuviera. Desmontaron y cavaron en él con sus látigos de montar, comprobando que en realidad era una escultura. Pidieron la ayuda de algunos granjeros cercanos hasta que finalmente descubrieron la enorme cabeza de un león de piedra que reconocieron como el mismo león mencionado por Pausanias. Partes de la estatua se habían desprendido y una buena parte aún permanecía enterrada. Inmediatamente informaron de su descubrimiento cuando regresaron a Atenas. [60] [61]

Una historia común, que todavía se informa a menudo hasta el día de hoy, es que el león fue aplastado en pedazos durante la posterior Guerra de Independencia griega (1821-1829), incluso usando dinamita, por el líder klepht Odysseas Androutsos, quien supuestamente esperaba encontrarlo lleno. con tesoro. [16] [62] [63] Esta historia ya estaba vigente en la década de 1830, pero ha sido fuertemente refutada. Las cinco piezas (cabeza, cuello, pecho y patas delanteras) en las que se dividió la estatua durante la mayor parte del siglo XIX, antes de su reconstrucción en 1902, no tenían evidencia de una explosión, pero fueron cortadas limpiamente, probablemente siendo las piezas originales que formó la estatua. Se cree que Androutsos fue quien desenterró la estatua durante su mandato como gobernador militar local por Ali Pasha de Yanina en 1819, pero la estatua probablemente se había derrumbado debido a la mala calidad del material del pedestal. [64] [65] [66]

Las ofertas a finales del siglo XIX del arqueólogo británico Cecil Harcourt Smith para financiar la restauración del León de Chaeronea fueron inicialmente rechazadas por los griegos. [67] En 1902, sin embargo, se concedió el permiso y el monumento fue reconstruido con fondos de la Orden de Chaeronea. [16] El león, que mide aproximadamente 12,5 pies (3,8 m) de altura, estaba montado en un pedestal reconstruido de aproximadamente 10 pies (3,0 m) de altura. [62]

A finales del siglo XIX, las excavaciones en el área revelaron que el monumento se encontraba en el borde de un recinto cuadrangular. [62] Los esqueletos de 254 hombres dispuestos en siete filas se encontraron enterrados en su interior. [16] Un túmulo cerca del monumento también fue identificado tentativamente como el sitio de los macedonios. poliandrión donde fueron incinerados los muertos macedonios. La excavación del túmulo entre 1902 y 1903 por el arqueólogo Georgios Soteriades lo confirmó. En el centro del montículo, a unos 6,7 m (22 pies) de profundidad, había una capa de cenizas, troncos carbonizados y huesos de unos 0,75 m (2,5 pies) de espesor. Entre ellos se recuperaron jarrones y monedas del siglo IV a. C. También se descubrieron espadas y puntas de lanza notablemente largas que miden alrededor de 15 pulgadas (38 cm), que Soteriades identificó como las sarissas macedonias. [68] [69] [70]

Se acepta generalmente que los esqueletos dentro del recinto del monumento del león son los restos de la Banda Sagrada, [70] [71] ya que el número dado por Plutarco fue probablemente una aproximación. [nota 9] Sin embargo, historiadores como Nicholas Geoffrey Lemprière Hammond, Karl Julius Beloch y Vincenzo Costanzi no creen que el monumento del león marque la ubicación de los muertos de la Banda Sagrada. Hammond afirma que fue el lugar donde Felipe dio la vuelta a su ejército durante la Batalla de Chaeronea y cree que contiene a los miembros del flanco derecho macedonio que perecieron. Sostiene que es muy improbable que los tebanos pudieran conmemorar a sus muertos durante la vida de Felipe con un monumento tan enorme y obviamente caro. [68]

El historiador William Kendrick Pritchett critica el razonamiento de Hammond como "subjetivo" y lo contrarresta con un pasaje de Historiarum Philippicarum Libri XLIV del historiador romano Justino del siglo III d.C.Además de Pausanias y Strabo, Justin también dice claramente que Felipe obligó a los tebanos a pagar por el privilegio de enterrar (no incinerar) a sus muertos. Por lo tanto, es probable que los restos cremados sean macedonios, mientras que los restos alrededor del león eran la Banda Sagrada. Después de todo, Felipe era conocido por su capacidad para infligir crueldad innecesaria cuando tenía un propósito mayor. Además, señala que cuestionar la honestidad de Pausanias es injustificado, ya que cualquier griego bien informado probablemente sabría la atribución del monumento incluso siglos después de la batalla. otras fuentes antiguas como Estrabón y Justino. [68] [71] De hecho, Pausanias Descripción de Grecia ha demostrado ser una guía precisa e importante para los arqueólogos modernos a la hora de redescubrir la ubicación de otros monumentos y edificios griegos antiguos. [72] [73] [74]

La historicidad de la Banda Sagrada es ampliamente aceptada por los historiadores, se detalla en los escritos de numerosos autores clásicos, especialmente Plutarco. Historiadores clásicos destacados como John Kinloch Anderson y George Cawkwell aceptan la Vida de Pelopidas, que contiene el relato más detallado de la Banda Sagrada, como un relato altamente confiable de los eventos, en contraste con el tratamiento desigual de Jenofonte de la historia tebana. [12] [75] Otros notables eruditos clásicos como Frank William Walbank y Felix Jacoby también han defendido las descripciones de Callisthenes de las batallas terrestres en el pasado. Walbank comentó que sus representaciones de la Batalla de Eurymedon, Gaugamela y Tegyra (todos sobrevivieron a través de Plutarch) son bastante adecuadas. Mientras que Jacoby, respondiendo a las afirmaciones de que Calístenes no era confiable en los relatos de las batallas terrestres en contraste con Jenofonte, señaló que Calístenes describió con precisión los detalles de la Batalla de Tegyra. Resumió su opinión sobre el relato de Calístenes con "Sie ist panegyrisch gehalten, aber sachlich nicht unrichtig. [Es panegírico, pero no es incorrecto en los hechos.] "[34] Esto se hace eco de los historiadores John Buckler y Hans Beck, quienes concluyen que" En resumen, la descripción de Plutarch de la batalla de Tegyra hace justicia tanto al terreno de Polygyra ya la información obtenida de sus fuentes del siglo IV. No hay nada inverosímil o inusual en el relato de Plutarch, y hay razones para considerarlo una de las mejores piezas de batalla ". También tenían la misma opinión de su relato sobre Leuctra, descartando las afirmaciones de que sus relatos eran confusos o retóricos [42]. ]

El historiador Gordon S. Shrimpton proporciona además una explicación del silencio de Jenofonte sobre gran parte de la historia tebana. Señala que todos los relatos contemporáneos supervivientes de Tebas durante el período de la hegemonía tebana entre el 371 y el 341 a. C. fueron a menudo muy críticos con sus fracasos ridiculizados y sus logros, por lo general, minimizados u omitidos por completo. Por ejemplo, el ateniense Isócrates (436-338 aC) en su Plataicus (que detalla la destrucción de Platea por parte de los tebanos), no menciona la victoria tebana en Leuctra y vilipendia duramente a Tebas en todas partes. Su obra posterior Archidamus mencione a Leuctra brevemente, y solo para criticar a los tebanos por ser incompetentes e incapaces de capitalizar su ascenso al poder. Los mismos sentimientos se hacen eco de los atenienses Demóstenes (384–322 a. C.) y Antístenes (c. 445–365 a. C.). Jenofonte, otro ateniense, es el único contemporáneo que observa a regañadientes algunos logros tebanos, e incluso entonces, nunca en profundidad y con numerosas omisiones. Sus únicas menciones de Pelopidas y Epaminondas por su nombre, por ejemplo, fueron muy breves y no arrojaron luz sobre sus logros anteriores. [2] De hecho, los historiadores Bruce LaForse y John Buckler han señalado que el carácter y los logros de Epaminondas eran tan inexpugnables que no se conoce ningún relato hostil sobre él en fuentes antiguas. Lo más hostil que pudieron hacer escritores como Jenofonte e Isócrates fue omitir por completo sus logros en su trabajo. [76]

Shrimpton cree que la aparente indiferencia de los autores anteriores se debió al odio generalizado de otros griegos contra los tebanos que habían meditado (es decir, aliados con los persas) en la segunda invasión persa en 480 a. C. y nuevamente en 368 a. C. Los atenienses, en particular, sentían un especial desprecio por Tebas debido a las acciones de esta última en la guerra del Peloponeso, así como a la destrucción de Platea por parte de los tebanos en el 373 a. C. y la invasión de la ciudad beocia de Oropus, aliada de Atenas, en el 366 a. C. Demóstenes registra este sentimiento muy claramente en un descargo de responsabilidad en su discurso. En la marina (354 aC): "Es difícil hablarte de [los tebanos], porque tienes una aversión tan sincera hacia ellos que no te importaría escuchar nada bueno de ellos, incluso si fuera cierto". [2] [77]

Este sentimiento cambió en 339 a. C., cuando Tebas rompió abruptamente su alianza con Felipe II (después de ser convencida por un discurso de Demóstenes) y se unió a la alianza panhelénica dirigida por Atenas contra Macedonia, con el resultado de la aniquilación de la Banda Sagrada en Queeronea y la destrucción de la propia ciudad de Tebas en el 335 a. C. por los macedonios. A la luz de estas acciones, los atenienses finalmente cambiaron sus opiniones sobre Tebas, ahora considerándola con simpatía como un aliado caído. Fue durante este período cuando por fin se escribieron muchos de los relatos favorables a los tebanos. Se cree que obras de autores como Anaxímenes de Lampsaco, Aristoxeno, Calístenes, Daimaco, Dinarco y Éforo se escribieron entre el 330 y el 310 a. C. A excepción de Dinarchus, casi todos se han perdido en la historia o sobreviven solo en fragmentos. Entre ellos se encuentran Éforo y Calístenes, contemporáneos de la hegemonía tebana y de la Banda Sagrada. [2] Las obras de los dos últimos, sin embargo, sobrevivieron lo suficiente para que autores posteriores como Plutarco, Diodoro y Poliaenus pudieran basar sus obras en ellas. [12] [42] [45]


El & # 8216 Ejército de amantes del mismo sexo & # 8217 que gobernó el antiguo campo de batalla griego

Como cualquier gran ejército que celebró grandes victorias, los espartanos también fueron testigos de terribles debacles en el campo de batalla.

En la batalla de Tegyra que se desarrolló en el 375 a. C., entre Esparta y su rival de la ciudad-estado griega Tebas, las tropas espartanas de al menos mil hombres fueron supuestamente golpeadas por una pequeña tropa de apenas 300 hombres, conocida como la Banda Sagrada de Tebas.

El enfrentamiento se desarrolló cerca de un santuario de Apolo en la región, donde la Banda Sagrada estaba dirigida por su entonces líder Pelopidas. Sorprendentemente, los escasamente contados hombres se encontraron con la unidad espartana mucho más grande y, al principio, la situación parecía desesperada.

Templo mitológico del dios griego Apolo.

Sin embargo, Pelopidas ordenó a sus soldados de caballería que golpearan el flanco expuesto de un enemigo y agrupó a sus hoplitas en una formación de unidad muy compacta.

Luchando valientemente, la Banda Sagrada parecía invencible. Rompieron la línea espartana, matando a su líder con bastante rapidez.

Estatua de mármol de un hoplita con casco (siglo V a.C.), Museo Arqueológico de Esparta, Grecia. Foto de: Benutzer: Ticinese CC BY-SA 3.0

Vulnerables y sin guía, los espartanos se reprimieron para permitir que la fuerza tebana, mucho más pequeña, saliera intacta.

Pero en lugar de escapar del campo de batalla, Pelopidas enfrentó a sus hombres en otro ataque, y en un solo movimiento rápido, otro grupo de soldados enemigos fue derribado.

Banda de Tebas. Escultura compuesta de figuras históricas que supuestamente han tenido relaciones del mismo sexo. Foto de Pinkpasty CC BY SA 4.0

Fue una victoria gloriosa y Pelopidas contrató a la Banda Sagrada para cualquier campaña militar que siguiera. Pero, ¿quiénes eran estas personas valientes y luchadoras? Según fuentes antiguas y varios historiadores, todos eran amantes homosexuales, 150 parejas excepcionalmente bien formadas.

El establecimiento de esta fuerza extraordinaria se le atribuye a Gorgidas, un oficial en jefe de Beocia, en 376 a. C., aproximadamente al mismo tiempo que los espartanos fueron desterrados de Tebas.

El biógrafo griego Plutarco sugiere que el propio Gorgidas seleccionó personalmente a las parejas de Band & # 8217, cada una compuesta por erastês (el mayor de la pareja, o el "amante") y erômenos (el más joven de la pareja, o el "amado").

Estela de Pharsalos, c. 470-60, Louvre.

La diferencia de edad entre los erastês y erômenos dentro de esta unidad no habría sido muy significativo. Todos los hombres debían cumplir al menos 20 años antes de la admisión, y al aceptarlos, era el deber de su & # 8220lover & # 8221 obsequiarles su armadura y equipo.

Cada uno de ellos era un hábil luchador, bailarín y jinete, y estaba seleccionado por su habilidad para luchar.

Inicialmente, los hombres fueron asignados a defender la ciudadela de Tebas, donde también residían.

Su alojamiento estaba a cargo de la población local y, como resultado, a veces se les llamaba & # 8220 City Band & # 8221.

Pelopidas partiendo hacia Tebas.

Cuando Pelopidas tomó el control de la Banda, reformó la facción de 300 en una unidad de combate de élite. En las batallas, se les instruyó específicamente para masacrar a los mejores combatientes del enemigo, como fue el caso cuando el grupo se enfrentó a los espartanos.

Sin embargo, entre los historiadores, una de las cuestiones más debatidas es si estos hombres eran realmente todos homosexuales. Las relaciones entre personas del mismo sexo se consideraban moralmente aceptables en los tiempos de la antigua Grecia y son numerosos los relatos que lo atestiguan.

Pero la profunda conexión entre dos hombres bien puede haber sido percibida específicamente como lista para el campo de batalla exclusivamente en los círculos militares de Tebas.

Restos de Cadmea, la fortaleza central de la antigua Tebas. Foto de Nefasdicere CC BY-SA 3.0

Plutarco Vida de Pelopidas dice: “& # 8230 una banda cimentada por la amistad basada en el amor nunca se romperá, y es invencible, ya que los amantes, avergonzados de ser débiles ante los ojos de su amado, y el amado ante sus amantes, corren voluntariamente al peligro en busca de alivio el uno del otro ".

El "ejército de amantes" también se elogia en Platón Simposio: “Si solo hubiera alguna forma de idear que un estado o un ejército se componga de amantes y sus amores, serían los mejores gobernadores de su propia ciudad, absteniéndose de todo deshonor y emulándose unos a otros en honor y al luchar uno al lado del otro, aunque sea un puñado, vencerían al mundo ".

Taller tebano (tipo Oinochoe), siglo VII a.C.

En 371 a.C., otra victoria significativa contra Esparta se escribió en las páginas de la historia, y la Banda Sagrada volvió a formar parte de ella. Para entonces, Esparta estaba oficialmente en guerra con Tebas.

El choque de las ciudades-estado en guerra se produjo cerca de la aldea de Leuctra ese año, de ahí que se concibiera el nombre de la batalla.

Los tebanos entraron en la batalla con poco más de 8.000 hombres, entre ellos el & # 8216 ejército de los amantes & # 8217. Unos 12.000 hombres estaban del lado espartano.

Caballería del Partenón Friso, Oeste II, 2-3, Museo Británico.

Los espartanos se acercaron al campo de batalla en una formación familiar, impulsando un ala derecha poderosa, y los tebanos se agruparon en consecuencia. La mayoría de sus hombres estaban colocados en el ala izquierda de la falange, y & # 8216 the Lovers & # 8217 estaban en el frente.

Los dos ejércitos se enfrentaron primero con sus jinetes, y el lado tebano demostró tener mayor mérito.

Monumento a los espartanos en Grecia cerca del lugar de una batalla legendaria.

Enviaron a la caballería espartana en retirada y los caballos al galope abandonaron la escena empañada por el polvo. Los tebanos aprovecharon la oportunidad para lanzarse contra los espartanos, y la Banda Sagrada se separó rápidamente para cazar al enemigo y los mejores hombres.

Una vez más, los espartanos se enfrentaban a una amarga derrota. Entre los miles que murieron en el asalto se encontraba el rey espartano, Cleombrotus I. La batalla de Leuctra ayudó a Tebas a reafirmar su independencia, selló la fama de su facción homosexual y marcó el fin del dominio de Esparta sobre la antigua Grecia.

La desaparición de la Banda Sagrada se produjo años después, a manos de una nueva rivalidad en la península, liderada por Felipe II y su hijo Alejandro Magno.


Victoria en la batalla

La Banda Sagrada pasó a demostrar su valía una y otra vez. Sus batallas más notables incluyeron:

    : The Sacred Band participó en un enfrentamiento épico con el Ejército Espartano. En pocas palabras, simplemente se enfriaron en su terreno elevado mientras los Spartans los miraban boquiabiertos, incapaces de participar. Cuando no pudieron atraerlos, los Spartans finalmente se retiraron.
  • Batalla de Tegyra: En 375 a. C., la Banda fue rodeada por un grupo masivo de 1,000-1,800 soldados espartanos que regresaban a casa. Fueron superados en número por más de dos a uno. En lugar de rendirse, el grupo formó una formación apretada y se forzó a salir, matando a los líderes espartanos en su camino. En un movimiento de baller total, desnudaron a los muertos y se crearon un trofeo antes de irse.
  • Batalla de Leuctra: en 371, Esparta declaró oficialmente la guerra a Tebas. Cuando los dos se encontraron en la batalla, Tebas fue una vez más superada en número. Afortunadamente, tenían la Banda Sagrada justo al frente donde, sí, la mataron por completo (juego de palabras). Murieron miles, incluido el rey.

Batalla de Leuctra

La batalla de Leuctra fue uno de los puntos de inflexión en la historia griega: los espartanos, que habían sido tan dominantes durante dos siglos y medio en la política griega, se vieron reducidos al estado de una potencia de segunda categoría.

La batalla de Leuctra fue una batalla librada el 6 de julio de 371 a. C. entre los beocios liderados por tebanos y los espartanos junto con sus aliados en medio del conflicto posterior a la guerra de Corinto.

En 375 a. C., Esparta y Atenas, así como el rey persa que necesitaba mercenarios, arreglaron una paz común que se rompió de inmediato.

La alianza entre Esparta y Atenas planteó un dilema para Tebas y Esparta deseaba volver a dominar Tebas como lo había hecho diez años antes. En ese momento, Esparta ocupó brevemente Tebas hasta que un atrevido levantamiento en 379 restauró la independencia de Tebas. Las relaciones entre los dos estados se mantuvieron tensas a lo largo de la década hasta el 371. AC.

El rey espartano Cleombroto reunió a algunos aliados del Peloponeso y marchó sobre Tebas.

El ejército espartano y los aliados superaban en número a los tebanos y el soldado espartano era famoso por su fuerza y ​​habilidades de lucha.

El ejército espartano contaba con 9000 hoplitas y 1000 jinetes. Las fuerzas tebas estaban formadas por 6000 hoplitas y 1000 jinetes.

La única fuerza que mantenían los tebanos era una caballería más disciplinada. El comandante tebano Epaminondas introdujo una nueva idea y alteró el despliegue táctico habitual de la falange al concentrar su fuerza más poderosa en el ala izquierda de su ejército directamente frente al ala derecha más fuerte del enemigo.

Epaminondas también introdujo otra innovación, el empleo de una reserva compuesta por élites.

Los dos ejércitos de Spartan y Theban se encontraron en la llanura de Leuctra, que tenía 1000 yardas de ancho y estaba rodeada por dos pequeñas crestas sobre las cuales los dos ejércitos levantaron su campamento.

La batalla fue una victoria tebana debido al uso de nuevas tácticas por parte de Epaminondas. La derrota del ejército espartano hizo a Epaminondas inmediatamente famoso. Epaminondas siguió esta victoria en el año siguiente invadiendo el Peloponeso y liberando Arcadia y Messenia de la dominación espartana.
Batalla de Leuctra


Los juegos del hambre contra la realidad de la guerra

Este artículo fue reimpreso en la siguiente revista académica:

Chappell, Paul K. (2015). "Los juegos del hambre distorsionan la realidad de la guerra". En Violencia en la trilogía de Los juegos del hambre de Suzanne Collin editado por Gary Wiener. Greenhaven Press (Gale / Cengage Learning): págs. 110-117.

Este artículo también está disponible para descargar como PDF aquí.

En este ensayo que explora la realidad de la guerra, el graduado de West Point y veterano de la guerra de Irak Paul K. Chappell (autor de ¿Terminará alguna vez la guerra?, El fin de la guerra, y Revolución pacífica) critica las descripciones poco realistas de la guerra, la violencia y el trauma en el libro más vendido Los juegos del hambre.

Nota del autor: Escribí esto porque el primer libro de Los juegos del hambre La serie se ha convertido en lectura obligatoria en muchas escuelas. Cuando se requiere que los estudiantes lean un libro para una clase, tienen una expectativa razonable de ser educados, pero Los juegos del hambre retrata temas serios como la guerra, la violencia y el trauma de formas muy poco realistas. Espero que lo siguiente fomente el pensamiento crítico, promueva el debate y ayude a las personas a comprender mejor la guerra. Se lo dedico a los veteranos cuyas heridas psicológicas se malinterpretan debido a las representaciones poco realistas de la guerra, la violencia y el trauma en los medios de comunicación.

DESMONTAJE DE LOS MITOS DE LA GUERRA

Imagínese sentado en el consultorio de un médico. Mirándolo con remordimiento, el médico dice que le han diagnosticado una enfermedad terminal y que solo hay un cuatro por ciento de probabilidades de que esté vivo en dos semanas. Peor aún, te informa que tu muerte será increíblemente dolorosa. La enfermedad mata a la mayoría de las personas al romper violentamente uno o más de sus órganos internos, lo que hace que mueran desangrados. Como si la situación no pudiera empeorar, luego dice que debes ser puesto en cuarentena en un laboratorio del gobierno. Se le impedirá comunicarse con sus amigos y familiares de cualquier manera mientras esté acostado en su lecho de muerte. Te verás obligado a enfrentarte a la muerte solo.

¿Cómo crees que reaccionaría la mayoría de la gente al escuchar esta triste noticia? ¿Y cómo crees que se sentiría la mayoría de las personas mientras yacían solas en su lecho de muerte, asustadas y al borde de sufrir una muerte extremadamente dolorosa? ¿Te imaginas que algunas personas tengan ataques de pánico, crisis nerviosas y otros problemas psicológicos graves?

El escenario que acabo de describir es muy similar a la situación que deben enfrentar veinticuatro niños en la serie de ciencia ficción. Los juegos del hambre escrito por Suzanne Collins. En el primer libro (y película) de la serie, veinticuatro niños de doce a dieciocho años son elegidos para competir en una lucha a muerte llamada & # 8220los juegos del hambre & # 8221, donde deben matarse entre ellos con arcos y flechas, espadas, cuchillos y otras armas de corto alcance hasta que una persona quede en pie. La mayoría de los niños son seleccionados al azar mediante una especie de lotería, mientras que algunos se ofrecen como voluntarios. Al igual que en el escenario de la enfermedad terminal, cada niño tiene solo un cuatro por ciento de posibilidades de sobrevivir (1), morir será extremadamente doloroso y se les prohibirá ver a sus amigos y familiares mientras se enfrentan a la muerte.

Si a veinticuatro niños de entre doce y dieciocho años se les dijera que tienen una enfermedad terminal, lo que les da un noventa y seis por ciento de probabilidades de sufrir una muerte extremadamente dolorosa en las próximas dos semanas, y luego se les impide ver a sus amigos y familiares. , ¿cree que muchos de los niños sufrirían ataques de pánico, crisis nerviosas y otros problemas psicológicos graves? Si es así, ¿no es extraño que ni un solo niño en el primer libro de Los juegos del hambre serie tiene un colapso mental cuando su situación es de hecho peor (por razones que explicaré más adelante) que el escenario de enfermedad terminal?

Existe un mito común en nuestra sociedad de que los seres humanos son violentos por naturaleza. En mis libros escribo sobre la abundante evidencia que refuta este mito, y aunque no puedo ofrecer toda la evidencia en este breve ensayo, compartiré algunos ejemplos más adelante. Como resultado de este mito, muchos creen que si simplemente le dices a las personas que se maten entre sí, sus impulsos violentos naturales se apoderarán de ellos y se masacrarán unos a otros con bastante facilidad. Podemos ver este mito en Los juegos del hambre, porque la mayoría de los veinticuatro niños reciben solo tres días de entrenamiento de combate (algunos han estado entrenando a lo largo de sus vidas, lo que discutiré más adelante), sin embargo, a pesar de este entrenamiento extremadamente mínimo, los niños pueden funcionar bien en una situación que les obliga a matar o morir. Pero, ¿es suficiente una sesión de entrenamiento de combate de tres días para preparar a la gente para el trauma de la guerra? Durante la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea, los soldados estadounidenses que no eran niños sino hombres adultos recibieron meses de entrenamiento de combate (y en algunos casos años si estaban en el ejército regular). Sin embargo, a pesar de esto, más soldados estadounidenses fueron retirados del frente debido a traumas psicológicos que los que murieron durante las guerras.

El teniente coronel Dave Grossman es un ex profesor de West Point y guardabosques del ejército que ha escrito extensamente sobre el combate. También capacita a personal militar y policial en todo el país. La investigación en profundidad de Grossman muestra que la mente humana, más que el cuerpo, es en realidad el eslabón más débil en la guerra, porque en combate nuestra mente es más vulnerable al colapso que nuestro cuerpo. Al explicar cómo esto puede afectar a los soldados en la guerra, Grossman nos dice: & # 8220Richard Gabriel, en su excelente libro, No Más Heroes, nos dice que en las grandes batallas de la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial y Corea, hubo más hombres retirados del frente debido a heridas psiquiátricas que muertos en combate. Se escribió un estudio sobre este fenómeno en la Segunda Guerra Mundial titulado "Divisiones Perdidas", que concluyó que las fuerzas estadounidenses perdieron 504.000 hombres por colapso psiquiátrico. ¡Un número suficiente para tripular 50 divisiones de combate! & # 8230 Muy poca gente lo sabe. Si bien todo el mundo sabe sobre los valientes muertos, la mayoría de las personas, incluso los guerreros profesionales, desconocen el gran número de individuos que fueron sacados silenciosamente del frente porque eran víctimas psiquiátricas. Este es otro aspecto del combate que se nos ha ocultado, y es algo que debemos entender. & # 8221 (2)

La teniente coronel Elspeth Ritchie, una psiquiatra del ejército que es directora de la oficina del Cirujano General del Ejército para la salud del comportamiento, nos dice: & # 8220 En los primeros meses del conflicto coreano, de junio a septiembre de 1950, tanto las tribulaciones físicas como psicológicas fueron abrumadoras. . Muchos de los soldados fueron retirados inicialmente del deber de ocupación fácil en Japón, con uniformes inadecuados (incluida la ropa de invierno), armas o entrenamiento. La tasa de bajas psicológicas fue extraordinariamente alta, 250 por mil por año. & # 8221 (3)

Steve Bentley, presidente del Comité de Abuso de Sustancias y TEPT de los Veteranos de Vietnam de América, describe algunas de las formas en que el trauma de la guerra puede afectar el comportamiento de las personas: & # 8220 Durante el asedio de Gibraltar en 1727, un soldado que formaba parte de la defensa de la ciudad se mantuvo un diario. En él, se mencionan incidentes en los que los soldados se mataron o se hirieron a sí mismos. También describe un estado de fatiga física extrema que había provocado que los soldados perdieran la capacidad de comprender o procesar incluso las instrucciones más simples. En este estado, los soldados se negarían a comer, beber, trabajar o luchar en defensa de la ciudad, aunque serían azotados repetidamente por no hacerlo. & # 8221 (4)

Todas las personas en combate son vulnerables al colapso psicológico, especialmente si el combate es intenso y se prolonga durante un largo período de tiempo. Roy Swank y Walter Marchand, quienes se desempeñaron como médicos en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial, realizaron un estudio durante la guerra que concluyó que el noventa y ocho por ciento de los soldados se convirtieron en víctimas psicológicas después de sesenta días de combate sostenido diurno y nocturno. Según su estudio sobre el trauma de combate, el dos por ciento que no se volvió loco por la guerra parece haberlo hecho ya. Swank y Marchand dijeron: & # 8220Todos los hombres normales eventualmente sufren agotamiento por combate [también conocido como & # 8220 trastorno de estrés postraumático & # 8221] en un combate prolongado, continuo y severo. La excepción a esta regla son los soldados psicóticos, y se han observado varios ejemplos de esto. & # 8221 (5)

Por supuesto, los niños de Los juegos del hambre no están siendo sometidos a sesenta días o más de combate continuo, por lo que se podría suponer que serían menos propensos a sufrir un colapso psicológico. Pero hay muchas razones por las que serían mucho más vulnerables a sufrir un colapso mental que los soldados que experimentan un combate prolongado en la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea. Hay tres métodos de protección que pueden fortalecer la mente de los soldados en combate, haciéndolos menos propensos a sufrir un colapso mental. Pero los niños en Los juegos del hambre no tienen ninguno de estos métodos de protección para proteger sus mentes contra el enorme estrés psicológico de la guerra.

LOS TRES MÉTODOS DE PROTECCIÓN

El primer método de protección que puede fortalecer la mente de los soldados en combate es teniendo camaradas confiables. Aunque los soldados enviados a la guerra son separados de sus familias, las unidades militares efectivas lo compensan transformando a sus soldados en una unidad familiar estrechamente unida. Jonathan Shay, presidente de Liderazgo Estratégico Omar Bradley de 2009 en el U.S. Army War College y miembro de MacArthur, es un psiquiatra clínico que ha dedicado su vida a ayudar a los veteranos traumatizados. El autor de Aquiles en Vietnam y Ulises en América, de 1999 a 2000 también realizó el Comandante del Estudio Fiduciario del Cuerpo de Marines. En él dice: & # 8220De todos los grupos en Estados Unidos hoy en día, los militares tienen el mayor derecho a, y se beneficiarán más, si reclaman la palabra "amor" como parte de lo que son y de lo que hacen.... Dicho sin rodeos: el resultado de crear unidades bien formadas, bien dirigidas y cohesivas es el amor. Estos marines son "estrechos". Se miran entre sí, como se explica en la discusión de Aristóteles sobre philía, amor - como 'otro yo mismo' ... La importancia del amor mutuo en las unidades militares no es una tontería sentimental - va al corazón de la virtud militar indispensable, el coraje ... Como señaló von Clausewitz hace casi dos siglos, el miedo es el principal medio viscoso que el infante de marina debe luchar contra ... el impulso de proteger a los camaradas reduce directamente el miedo psicológico y fisiológico, lo que libera los recursos cognitivos y motivacionales del infante de marina para realizar tareas militares ... El suboficial espartano ficticio llamado Dienikes, en la aclamada novela Puertas de fuego, lo expresa de manera muy compacta: "Lo opuesto al miedo ... es el amor". & # 8221 (6)

Cuando puedes confiar tu vida a tus camaradas, los beneficios son enormes. No solo te sientes más seguro cuando alguien te protege la espalda, sino que la necesidad de proteger a tus compañeros puede hacer que te preocupes menos por tu seguridad personal. Para entender mejor esto, imagina si un enorme perro feroz estuviera corriendo hacia ti. Probablemente tenga un fuerte impulso de alejarse lo más rápido que pueda corriendo, trepando a un árbol o retirándose a un lugar seguro. Ahora imagina si un enorme perro feroz estuviera corriendo hacia alguien que te importa profundamente, como tu hijo, hermano, padre o amigo cercano. Probablemente tengas un fuerte impulso de correr tan rápido como puedas hacia el perro y su ser querido, sin tener en cuenta su seguridad personal para proteger a la persona que ama. Como dijo el filósofo chino Lao Tse en el siglo VI a.C., & # 8220 siendo amorosos, somos capaces de ser valientes & # 8221 (7) Y como dijo el filósofo griego Onasander en el siglo I d.C., los soldados pelean mejor cuando & # 8220 hermano está en rango al lado del hermano, amigo al lado del amigo ... & # 8221 (8)

Cuando los soldados se aman como amigos, hermanos y camaradas, a menudo se comportan con valentía. Esto se puede ver cuando Epaminondas, un soldado griego de Tebas, luchó con los espartanos contra los arcadios. Más tarde, Epaminondas se convirtió en un poderoso político y general tebano que derrotó a los espartanos en dos batallas decisivas después de que intentaron invadir Tebas. El historiador Plutarco describe cómo Epaminondas, cuando era un joven soldado que luchaba con los espartanos, arriesgó su vida para salvar a su amigo herido Pelopidas: & # 8220 Pelopidas, después de recibir siete heridas en el frente, se hundió sobre un gran montón de amigos y enemigos que yacían muertos. juntos, pero Epaminondas, aunque lo consideraba sin vida, se adelantó para defender su cuerpo ... y luchó desesperadamente, sin ayuda de nadie, contra muchos, decidido a morir antes que dejar a Pelopidas tirado allí. Y ahora él también se encontraba en una situación lamentable, después de haber sido herido en el pecho con una lanza y en el brazo con una espada, cuando Agesipolis, el rey espartano, acudió en su ayuda desde el otro ala, y cuando se perdió toda esperanza, los salvó. ambos. & # 8221 (9)

Contrariamente a los mitos populares, los gladiadores en Roma a menudo luchaban en equipos en lugar de solos (porque la gente lucha con más valentía con un compañero a su lado) y, por lo general, no luchaban hasta la muerte. Según el científico Karl Kruszelnicki, & # 8220Los combates [de gladiadores] definitivamente no fueron indisciplinados de todos contra todos. Los gladiadores fueron cuidadosamente emparejados en parejas ... teniendo en cuenta las armas de ataque y defensa que llevaban, y la fuerza y ​​habilidad de cada individuo & # 8230 Al igual que los boxeadores occidentales modernos que observan las reglas del Marqués de Queensbury, los gladiadores tenían sus propias reglas muy brutales y muy estrictas. reglas, que dos árbitros harían cumplir ... Los combates de gladiadores eran más como una sofisticada versión de entretenimiento de las artes marciales. Estaban más cerca de la lucha televisiva moderna y coreografiada, que de los salvajes tumultos… Hay muchas referencias a los gladiadores que fueron entrenados para someter, no matar, a su oponente. La pelea tenía que terminar con un resultado decisivo, pero la derrota por muerte era rara. Más probable fue la derrota por lesiones o agotamiento. & # 8221 (10)

La lápida del famoso gladiador Flamma (que significa & # 8220Flame & # 8221 en latín) dice que tuvo veinticinco victorias, nueve empates y cuatro derrotas. (11) Con un número tan alto de empates y pérdidas, es obvio que los gladiadores a menudo no lucharon hasta la muerte. En Los juegos del hambre los niños tienen un noventa y seis por ciento de posibilidades de morir, pero los registros históricos indican que los gladiadores en Roma tenían una probabilidad mucho menor de morir en combate. Stephen Dyson, ex presidente del Instituto Arqueológico de América, explica: & # 8220 Dado que los gladiadores eran bastante caros de mantener y entrenar, económicamente no tiene mucho sentido que hayan sido asesinados intencionalmente de forma regular & #. 8221 (12) Sin embargo, la lucha en la arena seguía siendo peligrosa y algunos gladiadores optaron por suicidarse. El historiador Stephen Wisdom nos dice: & # 8220 Un gladiador germánico se ahogó hasta morir apisonando la antigua esponja equivalente al papel higiénico en su garganta. Symmachus, un rico político pagano ansioso por ganar votos [organizando] juegos, menciona a los 29 prisioneros francos que compró, que se estrangularon entre sí en lugar de pelear en la arena. El último luchador restante se golpeó la cabeza contra la pared hasta que murió. & # 8221 (13)

A diferencia de muchos soldados en la guerra y gladiadores que luchan en la arena, los niños en Los juegos del hambre no tienen camaradas confiables en quienes confiar sus vidas, lo que los hace mucho más vulnerables al pánico y al colapso psicológico. Cerca del final de la competencia se aprueba una nueva regla que permite a los niños del mismo distrito pelear y ganar como equipo, pero como la mayoría de los niños están muertos en ese momento, solo cuatro pueden aprovechar la oportunidad. Algunos de los niños en Los juegos del hambre Forman alianzas temporales entre ellos, pero como solo puede haber un superviviente, los niños se dan cuenta de que eventualmente deben matar a sus compañeros o ser asesinados por ellos. No existe una confianza real entre ellos, y la historia militar muestra que cuando los soldados no pueden confiar en sus camaradas, en realidad aumenta en lugar de disminuir su estrés psicológico. Ya es bastante malo tener que preocuparse por ser asesinado por el enemigo frente a usted, pero tener que preocuparse también por sus compañeros que están a su izquierda y derecha matando puede llevar su mente al punto de ruptura.

El segundo método de protección que puede fortalecer la mente de los soldados en combate es tener líderes confiables. Si fueras enviado a la guerra, pero sintieras que tus comandantes militares se preocupaban más por tu seguridad que por la suya propia e incluso arriesgarían sus vidas para proteger la tuya, ¿no te haría sentir más seguro? Y si sus comandantes militares fueran estrategas y tácticos brillantes que tuvieran las habilidades para mantenerlo con vida, esto reduciría aún más el estrés psicológico y la necesidad de entrar en pánico.

Los niños en Los juegos del hambre saben que solo tienen un cuatro por ciento de posibilidades de sobrevivir, ya que solo uno de los veinticuatro estará vivo al final. Pero los comandantes militares eficaces pueden convencer a los soldados que luchan por ellos de que sus posibilidades de sobrevivir son muy altas. En la guerra antigua, el propósito de una batalla era obligar al otro bando a retirarse, y la mayoría de las bajas se producían cuando los soldados de un bando volvían la espalda para huir y eran atropellados por el ejército perseguidor. Mientras no perdieras una batalla decisiva, la mayoría de tus soldados sobrevivirían en combate.

Aníbal, un comandante norteafricano de un ejército mercenario, pasó quince años en Italia aterrorizando a la República Romana durante el siglo IV a.C., pero perdió menos del quince por ciento de sus soldados en combate mientras estaba en Italia porque nunca perdió una batalla decisiva. Y Alejandro el Grande conquistó el Imperio Persa mientras perdía menos del diez por ciento de sus soldados en combate porque durante sus primeras campañas militares tampoco perdió una batalla decisiva. Además, Alexander y Hannibal inspiraron a sus soldados luchando en el punto más peligroso del campo de batalla. Alejandro fue herido ocho veces en combate, y el historiador romano Livio nos dice que Aníbal fue & # 8220 el primero en entrar en batalla [y] el último en irse una vez que se inició la batalla & # 8221 (14) Los niños en Los juegos del hambre no tienen líderes confiables para inspirarlos, protegerlos y guiarlos, lo que hace que los niños sean mucho más vulnerables al pánico y al colapso psicológico.

El tercer método de protección que puede fortalecer la mente de los soldados en combate es tener un entrenamiento confiable y realista. Este tipo de entrenamiento se basa en gran medida en la repetición, como disparar una y otra vez a un objetivo con forma de ser humano. Esto no solo ayuda a las personas a superar su aversión a matar a otro ser humano al desensibilizarlos, sino que también les permite desarrollar nuevos & # 8220 reflejos automáticos & # 8221, como apuntar rápidamente con un rifle y apretar el gatillo en el momento en que algo con forma de humano aparece en el distancia. Para que la capacitación sea confiable y realista, también debe ser desafiante y cubrir una variedad de escenarios potenciales. La mayoría de los niños en Los juegos del hambre reciben solo tres días de entrenamiento de combate, pero una persona no puede obtener un entrenamiento confiable y realista en tres días. Alrededor de seis de los veinticuatro niños en Los juegos del hambre han estado entrenando durante la mayor parte de sus vidas, pero su entrenamiento palidece en comparación con los espartanos, que se encontraban entre los soldados más entrenados de la historia de la humanidad.

Los muchachos espartanos salieron de casa a los siete años para comenzar el entrenamiento militar, y sirvieron en el ejército desde los veinte hasta los sesenta años. (15) Un soldado espartano promedio de treinta años tenía más de una década de entrenamiento de combate y experiencia militar sobre el niño más experimentado en Los juegos del hambre. Sin embargo, a pesar de su entrenamiento extremo, incluso los espartanos a veces entraban en pánico en combate. En Los juegos del hambre algunos de los niños toman la decisión calculada de retirarse al bosque y esconderse como parte de su estrategia, y en la película un niño grita y parece congelarse de miedo antes de ser asesinado. Pero a diferencia de los niños de Los juegos del hambre - que siempre parecen tener el control total de sus facultades mentales en combate (16) - los espartanos se retiraron en numerosas ocasiones (incluso cuando superaron en número a sus oponentes) debido al terror incontrolable.

Durante la Batalla de las Termópilas, cuando trescientos espartanos y sus aliados defendieron un paso estrecho contra un ejército persa invasor, los espartanos no se retiraron y murieron hasta el último hombre. Pero esto es extremadamente raro y una de las razones por las que la Batalla de las Termópilas es tan admirada y celebrada en todo el mundo. Menos del uno por ciento de las batallas en la historia terminaron con el bando perdedor muriendo hasta el último hombre. Por lo general, la batalla terminaba cuando un bando entraba en pánico y se retiraba. En el apogeo de su poder militar, los espartanos se retiraron en tres batallas contra Tebas, una ciudad-estado griega rival. En la batalla de Tegyra en 375 a. C., el historiador griego Plutarco nos dice que un ejército espartano de entre 1000 y 1800 soldados atacó a un pequeño ejército tebano de sólo trescientos. (17) Aunque el ejército espartano superaba en número a los tebanos, los soldados tebanos hicieron que los espartanos entraran en pánico y se retiraran.

Una vez un amigo me preguntó, & # 8220pero ¿cómo pudieron los ejércitos antiguos hacer que sus oponentes entraran en pánico? Cuando intentas apuñalar a la gente hasta la muerte, tiende a asustarlos. & # 8221 El mayor problema de todos los ejércitos en la historia ha sido este: cuando comienza una batalla, ¿cómo evitas que los soldados huyan? En lo que respecta a nuestra respuesta de lucha o huida, la gran mayoría de la gente prefiere correr cuando se empuña una espada contra ellos, se lanza una lanza en su dirección, una bala vuela sobre su cabeza o una bomba explota en su vecindad. La gente suele comparar el ajedrez con la guerra, pero hay una gran diferencia.Imagínese jugando al ajedrez y viendo que sus piezas se salen del tablero. Imagina que tus peones se mueven hacia atrás y tus caballeros están tan llenos de miedo que se niegan a hacer lo que les dices. Entonces el ajedrez reflejaría con mayor precisión la realidad de la guerra.

Muchas historias mitológicas son interpretaciones metafóricas de la realidad, y la realidad de la guerra se refleja en la historia de Ares, el dios griego de la guerra. Según la mitología griega, Ares fue un destructor de ciudades que entró en batalla con sus brutales hijos Deimos y Phobos parados a su lado. (18) Deimos era el dios del miedo. Phobos era el dios del pánico y la retirada. Deimos y Phobos eran gemelos despiadados que podían romper las formaciones de batalla más fuertes haciendo que los soldados más valientes entraran en pánico y huyeran aterrorizados. En el IlíadaHomer dice: "El asesino Ares, su buen hijo Panic [Phobos] acechando a su lado, duro, intrépido, infundiendo terror incluso en el veterano endurecido por el combate ... hacen oídos sordos a las oraciones de ambos bandos a la vez, entregando gloria a cualquiera de los dos. lado que elijan ". (19)

Ares y sus hijos gemelos son metáforas de la realidad de la guerra, y el poeta griego Hesíodo describió estas metáforas con vívidos detalles. Según Hesíodo, una de las imágenes grabadas en el mítico escudo de Hércules era Deimos, el dios del miedo, que tenía “ojos que brillaban con fuego. Su boca estaba llena de dientes en una fila blanca, temerosa y desalentadora ... ”(20) Otras imágenes grabadas en el escudo de Hércules incluían“ el mortal Ares [quien] sostenía una lanza en sus manos y estaba instando a los lacayos: estaba rojo con sangre como si estuviera matando a hombres vivos, y estaba en su carro. Junto a él estaban [Deimos] y [Phobos], ansiosos por sumergirse en medio de los guerreros ... ”(21) Los antiguos griegos sabían que el miedo y el pánico son características inseparables de la guerra, así como Deimos (Miedo) y Phobos (Pánico) son inseparables. hijos de Ares. Incluso la astronomía moderna reconoce el vínculo inseparable entre la guerra, el miedo y el pánico. El dios de la guerra Ares jugó un papel importante en la mitología romana, pero los romanos lo llamaron Marte. El planeta Marte tiene dos lunas, que el astrónomo estadounidense Asaph Hall descubrió en 1877. Siguiendo el consejo del científico Henry Madan, llamó a las lunas Deimos y Phobos.

Como simples mortales, ni siquiera los espartanos fueron inmunes al poder de Deimos y Phobos, y sucumbieron en numerosas ocasiones al miedo y el pánico que estos dioses mitológicos representaban. Después de hacer que los espartanos se retiraran durante la batalla de Tegyra, los tebanos también hicieron que los espartanos se retiraran durante la batalla de Leuctra en 371 a. C., aunque el ejército espartano nuevamente superaba en número a los tebanos. Y los espartanos se retiraron una vez más durante la batalla de Mantinea en 362 a. C., cuando el político y general tebano Epaminondas, que ahora tenía cincuenta y seis años, acusó al ejército espartano de un pequeño grupo de sus mejores soldados. El historiador griego Diodoro describió lo sucedido: & # 8220Después de que la batalla se prolongó durante mucho tiempo, y nadie pudo juzgar quiénes serían los conquistadores, Epaminondas ... resolvió decidir el asunto, con el riesgo de su propia vida. Con ese fin, tomó una banda selecta de los hombres más capaces que tenía con él, y, colocándolos en orden cercano, inmediatamente cargó a la cabeza de ellos, y fue el primero en lanzar su jabalina y mató al [Spartan] general, y luego irrumpió en medio de sus enemigos ... La fama de Epaminondas, y la fuerza de [los soldados] que tenía con él, causó tal terror en los [espartanos], que le dieron la espalda y comenzaron a abrir paso. & # 8221 (22)

Lo que sucedió a continuación revela cuán ferozmente luchará la gente para proteger a un camarada herido. Mientras Epaminondas y sus soldados perseguían a los espartanos en retirada, resultó gravemente herido cuando una jabalina lo golpeó en el pecho. Los espartanos intentaron capturarlo, pero los soldados tebanos lucharon furiosamente para protegerlo, lo que obligó nuevamente a los espartanos a retirarse. Los tebanos llevaron a Epaminondas a un lugar seguro, y murió a causa de la herida en el pecho poco después de que terminó la batalla. Cuando Epaminondas y sus soldados derrotaron a los espartanos, demostraron el poder de tener camaradas confiables dispuestos a morir el uno por el otro, líderes confiables dispuestos a sacrificarse por sus subordinados y un entrenamiento confiable y realista. La historia militar muestra que los soldados cuerdos nunca son completamente inmunes al miedo, el pánico o los colapsos mentales que pueden resultar del combate, pero cuanto más podamos confiar en nuestros camaradas, líderes y entrenamiento, menos probabilidades tenemos de sufrir la ira de Deimos. y Fobos.

Puede parecer poco realista que un hombre de cincuenta y seis años como Epaminondas luche en el frente en la guerra, o que los soldados espartanos sirvan en el ejército hasta los sesenta, pero es mucho más realista que los doce y trece. -Niños de un año peleando con armas blancas en Los juegos del hambre. Trágicamente, los niños soldados se han vuelto comunes durante la era de los rifles y ametralladoras, pero los ejércitos antiguos no usaban niños soldados porque habría sido completamente impráctico. Los niños no tienen la fuerza de la parte superior del cuerpo necesaria para empuñar eficazmente una espada y un escudo, y mucho menos llevar una armadura pesada. Un hombre de unos cincuenta años, si estaba bien entrenado y en buena forma, podría blandir un arma blanca con la fuerza necesaria para matar a un oponente con armadura. La falta de fuerza en la parte superior del cuerpo también es una razón por la que las mujeres no fueron reclutadas para luchar en ejércitos antiguos, a diferencia de hoy, cuando una mujer puede usar un rifle de siete libras para matar a un hombre mucho más grande y fuerte. Conocí a innumerables mujeres en el ejército que poseen un fuerte espíritu guerrero. Y cuando miramos a las muchas mujeres que sirven en las fuerzas armadas modernas en todo el mundo hoy, nos damos cuenta de que la falta de fuerza en la parte superior del cuerpo, no la falta de un espíritu guerrero fuerte, fue una de las razones (23) que las mujeres no lucharon en guerras antiguas.

Aunque los nios de Los juegos del hambre No tienes que llevar una armadura pesada, en una pelea de espadas, un chico musculoso de dieciocho años que pesa más de doscientas libras va a tener una ventaja significativa sobre un chico o una chica de doce años que pesa menos de noventa libras. Los juegos del hambre El personaje Cato, un niño mayor muy atlético que ha estado entrenando en combate desde su niñez, también sería mucho más rápido que los niños más pequeños. Entonces, la verdad es que algunos de los niños tendrían menos del cuatro por ciento de posibilidades de sobrevivir, sin embargo, a pesar de la casi certeza de una muerte violenta, ninguno de ellos tiene crisis mentales. ¿No es extraño?

Además de la alta probabilidad de morir solos lejos de sus seres queridos, junto con la falta de camaradas confiables, la falta de un liderazgo confiable y la falta de capacitación confiable y realista, muchos de los niños en Los juegos del hambre habría tenido crisis nerviosas por otras razones. Una razón es que la lucha a corta distancia con armas blancas es la forma de combate más aterradora. Otra razón es que el cerebro humano no se desarrolla por completo hasta los veinte años, lo que hace que los niños sean más vulnerables al trauma y al estrés psicológico que los adultos. La edad promedio de un soldado estadounidense en la Segunda Guerra Mundial era de veintiséis años, mientras que los niños elegidos para luchar hasta la muerte en Los juegos del hambre tienen entre doce y dieciocho años. El psiquiatra Bruce Perry dice: & # 8220 Desafortunadamente, la visión predominante de los niños y el trauma ... que persiste en gran medida hasta el día de hoy - es que 'los niños son resistentes'. En todo caso, los niños son más vulnerables al trauma que los adultos. & # 8221 (24) Otra razón es porque en lugar de ser naturalmente violentos, en realidad tenemos una fobia a la agresión humana y la violencia cuando es cercana y personal.

LA FOBIA HUMANA UNIVERSAL

Aunque un pequeño porcentaje de personas le temen a las serpientes, arañas y alturas, alrededor del noventa y ocho por ciento tendrá una reacción de nivel fóbico a la agresión humana. El teniente coronel Dave Grossman llama a esto el fobia humana universal. De hecho, esta es una de las razones por las que el miedo a hablar en público es tan común: podríamos decir algo que evoca la agresión de la audiencia. ¿Qué pasa si ocurre el peor de los casos y la audiencia nos grita enojada o se ríe cruelmente a costa nuestra?

La palabra "fobia" deriva de Fobos, a quien mencioné antes, el dios griego del pánico y la retirada, que hizo que los hombres en combate huyeran aterrorizados. En la mitología griega, Fobos es una metáfora de la fobia humana universal que los antiguos griegos sabían que nada nos llena de más pánico que un ser humano agresivo que intenta desesperadamente hacernos daño. El miedo a la agresión humana puede ser incluso más aterrador que el miedo a la muerte. Por ejemplo, cada año cientos de miles mueren por los efectos del tabaquismo, pero cada día millones de personas fuman sin preocuparse. Cada año, decenas de miles mueren en accidentes automovilísticos, pero todos los días millones de personas conducen casualmente al trabajo. Pero unos pocos asesinatos cometidos por un asesino en serie harán que una ciudad se ponga en alerta, provocando terror en muchos de sus ciudadanos. Un ataque terrorista en Estados Unidos creó tanto miedo que nuestro país nunca volvió a ser el mismo desde entonces.

Lo que hace que el terrorismo sea tan peligroso no es el acto terrorista en sí, sino nuestra reacción ante él. Si Osama bin Laden nos hubiera pedido que traicionáramos nuestros ideales democráticos al sancionar la tortura, espiar a ciudadanos estadounidenses e infringir nuestras libertades civiles, nunca hubiéramos estado de acuerdo. Pero al atacarnos el 11 de septiembre, muchos estadounidenses traicionaron voluntariamente nuestros ideales democráticos porque Osama bin Laden encendió la fobia humana universal. ¿Por qué la fobia humana universal es tan aterradora? ¿Por qué nuestra reacción al terrorismo es a menudo más peligrosa que el acto terrorista?

Grossman nos pide que consideremos dos escenarios. Imagínese que un tornado derriba su casa, destruye todo lo que posee y causa lesiones lo suficientemente graves como para llevarlo a usted y a su familia al hospital. Luego imagina que una pandilla irrumpe en tu casa, te golpea tanto a ti y a tu familia que todos terminan en el hospital y luego incendian su casa. En ambos casos, el resultado (la destrucción de su casa y sus posesiones y su familia en el hospital) es el mismo, pero ¿qué escenario es más traumático?

¿Es más traumático caerse de una bicicleta y romperse la pierna, o que un grupo de atacantes te sujete y te rompa la pierna con un bate de béisbol? En ambos casos, el resultado, una pierna rota, es el mismo, pero ¿qué escenario es más traumático? Obviamente, cuando la gente nos lastima, el trauma es mucho más severo. ¿Pero por qué? En su libro Al matar Grossman explica: "El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-III-R), la Biblia de la psicología, afirma que en los trastornos de estrés postraumático 'el trastorno es aparentemente más severo y duradero cuando el factor estresante es de diseño humano'. Deseamos desesperadamente ser queridos, amados y en control de nuestras vidas y intencional, abierto, humano la hostilidad y la agresión, más que cualquier otra cosa en la vida, ataca nuestra autoimagen, nuestro sentido de control, nuestro sentido del mundo como un lugar significativo y comprensible y, en última instancia, nuestra salud mental y física. El mayor temor y horror en la mayoría de las vidas modernas es ser violado o golpeado, ser degradado físicamente frente a nuestros seres queridos, que nuestra familia sea dañada y la santidad de nuestros hogares invadida por intrusos agresivos y odiosos. La muerte y el debilitamiento por enfermedad o accidente son estadísticamente mucho más probables que la muerte y el debilitamiento por una acción maliciosa, pero las estadísticas no calman nuestros temores básicamente irracionales ... En la violación, el daño psicológico generalmente excede con mucho el daño físico ... mucho más dañino es el impotencia, conmoción y horror por ser tan odiado y despreciado como para ser degradado y abusado por un ser humano. & # 8221 (25)

Si los seres humanos son violentos por naturaleza, ¿por qué tanta gente tiene fobia a la agresión humana? Si somos violentos por naturaleza, ¿por qué la guerra es una de las cosas más traumatizantes que puede experimentar un ser humano, y por qué la guerra enloquece a tanta gente? Si fuéramos violentos por naturaleza, ¿no iría la gente a la guerra y se volvería más saludable mentalmente? Si éramos violentos por naturaleza, ¿por qué el Ejército de los EE. UU. Implementó rotaciones de combate después de la Segunda Guerra Mundial para que los soldados pudieran recuperarse psicológicamente, y por qué los militares cambiaron las operaciones de combate y el entrenamiento en un intento por reducir el trauma psicológico? Aunque los seres humanos no son violentos por naturaleza, ciertamente podemos volverse violento a través del condicionamiento. En mis libros describo las muchas formas en que las personas pueden ser condicionadas para ser violentas y las situaciones que obligan a las personas a recurrir a la violencia. Así como los médicos que promueven la salud deben estudiar y comprender la enfermedad, si queremos promover un mundo más seguro y pacífico, debemos estudiar y comprender la violencia.

LOS HÉROES NUNCA SE MOJAN SUS PANTALONES Y OTROS MITOS

El filósofo del siglo XVII Thomas Hobbes tenía una visión negativa de la naturaleza humana, lo que llevó a muchas personas a creer que somos asesinos naturales. Debido a Hobbes, muchas personas asumen que los seres humanos en el & # 8220 estado de naturaleza & # 8221 se golpeaban unos a otros en la cabeza en una violenta batalla contra todos. Hobbes dijo que los primeros humanos estaban & # 8220 en esa condición que se llama Guerra y tal guerra, como la de todo hombre, contra todo hombre ... donde todo hombre es enemigo de todo hombre ... y de la vida del hombre, solitario [énfasis agregado], pobre, desagradable, brutal y breve. & # 8221 (26) Pero la historia militar muestra que cuando los seres humanos no entrenados deben enfrentar solos un combate letal como individuos solitarios, generalmente se desmoronan mentalmente. En consecuencia, la visión de Hobbes de la naturaleza humana no solo es negativa sino poco realista, porque no estudió historia militar, psicología humana o antropología (el libro de Douglas Fry Más allá de la guerra ofrece evidencia antropológica completa de que los primeros humanos rara vez se mataban entre sí).

Además de contrarrestar el mito de que los seres humanos son violentos por naturaleza, estoy escribiendo sobre Los juegos del hambre y contrastarlo con la realidad de la guerra por varias otras razones. Una razón es que una maestra de séptimo grado me dijo que sus alumnos estaban leyendo el primer libro en Los juegos del hambre serie en clase y me pidió que les diera algunas ideas que podrían agudizar sus habilidades de pensamiento crítico. Es más, Los juegos del hambre ahora se utiliza como lectura obligatoria en muchas clases de secundaria y preparatoria en todo el país. Esto llamó mi atención, porque cuando los estudiantes deben leer un libro en la escuela, tienen una expectativa razonable de ser educados. Si los estudiantes están leyendo un libro en la escuela que tergiversa gravemente temas muy serios como la guerra, la violencia y el trauma, es responsabilidad no solo de los maestros sino de los ciudadanos en general proporcionar a los estudiantes información precisa, porque el destino y la supervivencia de nuestro país y nuestro planeta dependen de una población educada e informada.

Pero, ¿pueden las representaciones inexactas de la guerra, la violencia y el trauma realmente causar algún daño, o estas tergiversaciones son en su mayoría inofensivas? La guerra, la violencia y el trauma destruyen millones de vidas, y siempre que los problemas graves que destruyen tantas vidas se describen de manera inexacta que descuidan su daño psicológico real, los resultados pueden ser perjudiciales. ¿Qué pasaría si problemas graves como el racismo, el sexismo, la adicción a las drogas, la violación y la esclavitud se describieran de manera extremadamente inexacta que descuidara su daño psicológico real? ¿Y si estas tergiversaciones se llevaran a un aula donde los estudiantes tienen una expectativa razonable de ser educados?

Un problema importante con la representación incorrecta de la violencia es que estas tergiversaciones tienden a dar glamour a la violencia, la guerra y la matanza. El teniente coronel Grossman nos dice: & # 8220El soldado americano, el estudio oficial del desempeño de las tropas estadounidenses en la Segunda Guerra Mundial, relata una encuesta en la que una cuarta parte de todos los soldados estadounidenses en la Segunda Guerra Mundial admitieron que habían perdido el control de sus vejigas y una octava parte admitió haber defecado en sus pantalones. Si miramos solo a los individuos en la 'punta de la lanza' y descartamos a aquellos que no experimentaron un combate intenso, podemos estimar que aproximadamente el 50 por ciento de los que vieron un combate intenso admitieron que se habían mojado los pantalones y casi el 25 por ciento admitió que se habían equivocado. Esos son los que lo admitieron, por lo que el número real probablemente sea mayor, aunque no podemos saber cuánto. Un veterano me dijo: '¡Diablos, coronel, todo lo que prueba es que tres de cada cuatro eran malditos mentirosos!'. Eso probablemente sea injusto e inexacto, pero la realidad es que la humillación y el estigma social asociados con 'cagarse' probablemente resulte en muchas personas no están dispuestas a admitir la verdad. 'Iré a ver una película de guerra', dijo un veterano de Vietnam, 'cuando se muestre al personaje principal cagándose los pantalones en la escena de la batalla'. ¿Alguna vez has visto una película que muestre a un soldado defecando en sus cajones en combate? & # 8221 (27)

Piénsalo. ¿Alguna vez has visto una película de acción en la que el héroe orina o defeca en sus pantalones? ¿Siempre? El primer libro en Los juegos del hambre La serie también distorsiona en gran medida la realidad del trauma de guerra, comúnmente conocido como trastorno de estrés postraumático. Mucha gente piensa que el trauma de la guerra solo tiene efecto después del combate, sin darse cuenta de que los soldados pueden colapsar mentalmente. durante combate. El personaje principal de Los juegos del hambre pasa por la terapia en los libros posteriores, pero los niños que leen el primer libro tienen la impresión poco realista de que nuestras mentes son virtualmente inmunes al trauma durante combate. No he leído los otros libros, y me estoy enfocando solo en el primer libro porque es el que se usa con más frecuencia en las escuelas. Con demasiada frecuencia, el trauma de la guerra se presenta de manera superficial (como en el primer libro de Los juegos del hambre serie), o los veteranos son estereotipados como & # 8220 bienes dañados & # 8221. Ambas tergiversaciones son inexactas y peligrosas. Las características más comunes de un trauma de guerra grave son una sensación crónica de falta de sentido, pérdida de la voluntad de vivir, crisis mentales, incapacidad para confiar que conduce a un comportamiento autodestructivo y volverse loco. Jonathan Shay llama a volverse loco & # 8220 el elemento más importante y distintivo del trauma de combate & # 8221 (28) y puede hacer que las personas mutilen cadáveres y cometan otras atrocidades.

Si los maestros no les dan a sus estudiantes información precisa sobre la guerra, la violencia y el trauma, algunos de los estudiantes que leen Los juegos del hambre en la escuela puede pensar, & # 8220 Ninguno de los niños en Los juegos del hambre tienen crisis mentales en combate, así que no veo por qué los soldados en la guerra tienen tantos problemas. & # 8221 La situación en Los juegos del hambre es tan extremo que al menos algunos de los niños experimentarían traumas de guerra graves y sufrirían colapsos mentales durante o incluso antes de la batalla. En el Ilíada, compuesto por Homero hace unos tres mil años, el guerrero griego Aquiles, altamente entrenado, sufre un grave trauma de guerra. durante la guerra. (29) Jonathan Shay explica: & # 8220 El dolor profundo y el anhelo suicida se apoderan de Aquiles, siente que ya está muerto, es torturado por la culpa y la convicción de que debería haber muerto antes que su amigo, renuncia a todo deseo de volver a casa con vida. se vuelve loco y comete atrocidades contra los vivos y los muertos. Esta es la historia de Aquiles en la Ilíada. & # 8221 (30)

Puede parecer que los niños de Los juegos del hambre no se derrumbe mentalmente porque todavía tienen una mínima posibilidad de sobrevivir si toman las acciones correctas y, a diferencia del escenario de la enfermedad terminal, esto les da cierto control sobre su destino. Pero la historia militar muestra que cuando los soldados tienen una mínima posibilidad de sobrevivir, es más probable que pierdan la voluntad de vivir y se vuelvan suicidas. Por eso es tan importante que los comandantes militares animen a sus soldados, les den esperanza y mantengan la moral alta. La mayoría de los seres humanos quieren tener un nivel razonable de control sobre sus vidas, y perder el control casi completo puede hacer que algunas personas crean que el único control que les queda es la decisión de quitarse la vida.

Cuando los soldados no tienen casi ninguna posibilidad de sobrevivir y son empujados al punto de ruptura, también pueden volverse locos. Por eso Sun Tzu, quien escribió El arte de la guerra hace más de dos mil años, aconsejó a los comandantes militares que nunca atraparan a sus oponentes en una esquina, sino que siempre les dieran una ruta de escape porque los soldados enloquecidos son extremadamente peligrosos. No hay ninguna indicación en el primer libro de Los juegos del hambre serie que cualquiera de los personajes se vuelve loco, porque siempre parecen actuar racionalmente. Las características comunes de la rabia berserker son el comportamiento suicida (porque la persona que se vuelve loca se siente invencible), una falta severa de autocontrol que se asemeja a la intoxicación y la mutilación de cadáveres. El autor hace una vaga referencia a los participantes en eventos pasados ​​que se comen el corazón de los demás, pero no está claro si esto es una referencia a la rabia berserker.

Cuando los libros se utilizan en las escuelas, deben mantenerse en un nivel más alto. Matar a un ruiseñor se enseña en las escuelas porque proporciona un comentario preciso sobre el racismo, pero ¿y si el libro, en cambio, tergiversara groseramente el daño causado por el racismo y la segregación? La violencia se ha vuelto tan normalizada y glamorosa en nuestra sociedad que las representaciones de violencia rara vez se evalúan por su precisión, pero cuando Estados Unidos está involucrado en múltiples guerras en el extranjero y los soldados estadounidenses regresan a casa con heridas físicas y psicológicas, debemos cuestionar seriamente lo que los estudiantes se les enseña sobre la guerra, la violencia y el trauma.

Varias personas me han sugerido que el primer libro sí enseña a los estudiantes sobre la guerra, la violencia y el trauma, porque el & # 8220 veterano de los juegos del hambre & # 8221 Haymitch - quien ganó la competencia cuando era más joven y sirve como mentor de los principales carácter - es alcohólico. Pero si realmente tiene un trauma de guerra, ¿por qué su alcoholismo siempre se describe de una manera cómica e inofensiva en el primer libro? Haymitch parece el estereotipado & # 8220 alcohólico veterano de guerra & # 8221, excepto que sus payasadas borrachas parecen payasadas. Mi padre sufrió un severo trauma de guerra a causa de las guerras de Corea y Vietnam, y sus violentos ataques de ira fueron realmente aterradores. Si se supone que Haymitch representa los efectos del trauma de la guerra, los estudiantes que leen el libro en la escuela tienen la impresión de que el trauma de la guerra parece divertido, en lugar de aterrador.

La gente también me ha sugerido que Haymitch se ve menos afectado por el trauma de la guerra porque él, como la mayoría de los otros competidores en Los juegos del hambre - vino de la pobreza. Pero, ¿valoran los pobres sus vidas menos que los ricos? Mi padre, que era mitad blanco y mitad negro, creció bajo segregación en el sur durante la Gran Depresión. Muchos de los veteranos de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea también vivieron en la pobreza durante la Gran Depresión. Y los soldados a lo largo de la historia no tuvieron los lujos que disfrutamos en el siglo XXI, mientras que muchos eran pobres. Entonces, la historia militar nos brinda una evidencia abrumadora de que el hecho de salir de la pobreza no hace que las personas sean inmunes al trauma de la guerra.

Quizás Los juegos del hambre es una bendición disfrazada, porque puede darles a los estudiantes la oportunidad de pensar críticamente y discutir temas serios como la guerra, la violencia y el trauma. Los juegos del hambre también tiene varios temas nobles y ofrece algunas críticas útiles sobre la sociedad. No estoy analizando la calidad de la escritura, el desarrollo del personaje o cualquier parte del libro que no sea su descripción de la violencia, uno de sus temas centrales. No creo que Suzanne Collins, la autora de Los juegos del hambre, tuvo malas intenciones o tergiversó intencionalmente la guerra, la violencia y el trauma. Hay muchas razones para creer que trató de hacer que el libro fuera lo más serio y realista posible. Por ejemplo, describe las lesiones con detalles sangrientos y explica las adversidades físicas como la sed y el hambre con impresionante minuciosidad. Pero como muchas personas en nuestra sociedad que han sido engañadas por los mitos de la guerra, ella ha enfatizado la adversidad física de la guerra pero subestimó enormemente la adversidad psicológica. Las descripciones inexactas de la violencia han existido durante mucho tiempo, pero Los juegos del hambre es único porque distorsiona la realidad psicológica de la guerra, la violencia y el trauma más que cualquier libro que haya visto en la escuela.

Por ejemplo, El Señor de los Anillos La trilogía ha existido durante más de cincuenta años, y aunque pasa por alto muchos aspectos de la guerra, retrata la guerra y la violencia de manera mucho más realista que Los juegos del hambre. En El Señor de los Anillos, la capacidad de los soldados para luchar con valentía es más creíble porque tienen camaradas confiables, líderes confiables y han tenido entrenamiento militar. Además, matar monstruos que no se parecen a nosotros es menos estresante psicológicamente que matar a nuestra propia especie, y es por eso que la propaganda de guerra a menudo presenta al enemigo como monstruos inhumanos. Y aunque los hobbits no están muy entrenados en combate, su habilidad para luchar ferozmente es creíble porque están tratando de proteger a sus amigos que están en peligro inmediato. Ciertamente no estoy diciendo El Señor de los Anillos retrata la guerra o el trauma con precisión. En cambio, estoy diciendo Los juegos del hambre es único, porque es mucho más irreal que El Señor de los Anillos y muchas otras representaciones violentas en el pasado.

Los juegos del hambre También es único porque se enseña en las escuelas durante un momento crítico de la historia en el que la capacidad destructiva de las armas nucleares hace que la guerra sea una amenaza para la supervivencia humana. Durante este momento crítico de la historia, nunca ha sido más importante que la gente comprenda la realidad de la guerra.

Paul K. Chappell se graduó de West Point en 2002. Sirvió en el ejército durante siete años, fue enviado a Bagdad en 2006 y dejó el servicio activo en noviembre de 2009 como Capitán. El es el autor de ¿Terminará alguna vez la guerra ?, El fin de la guerra, Revolución pacífica, y El arte de hacer la paz (fecha de publicación: marzo de 2014). Vive en Santa Bárbara, California, donde se desempeña como Director de Liderazgo para la Paz de la Nuclear Age Peace Foundation, y habla en todo el país ante universidades, escuelas secundarias, grupos de veteranos, iglesias y organizaciones activistas. Su sitio web es www.peacefulrevolution.com.

1. En realidad, tienen un 4,16 por ciento de posibilidades de sobrevivir, pero estoy redondeando el número al porcentaje entero más cercano.

2. El Teniente Coronel Dave Grossman con Loren W. Christensen, En combate (Milstadt, IL: Warrior Science Publications, 2008), 12.

3. Teniente coronel Elspeth Ritchie, "Psiquiatría en la guerra de Corea: peligros, PIES y prisioneros de guerra". Medicina militar. Vol. 167. Noviembre de 2002, 898.

4. Steve Bentley, "Una breve historia del trastorno de estrés postraumático". The VVA Veteran, enero de 1991.

5. Roy L. Swank y Walter E. Marchand, "Combat Neurosis: Development of Combat Exhaustion". Asociación Médica Estadounidense: Archivos de Nuerología y Psiquiatría, 1946, 243.

6. Comandante, U.S. Marine Corps Trust Study - Final Report, Apéndice E: Ensayo de cohesión, 2000.

8. Victor Hansen, The Western Way of War: Batalla de infantería en la Grecia clásica (Nueva York: Alfred A. Knopf, 1989), 209.

9. Plutarco, Plutarco vive, trans. Bernadotte Perrin (Cambridge: Loeb Classical Library, 1917), 351.

11. Stephen Wisdom, Gladiadores (Oxford Reino Unido, Osprey Publishing, 2001), 47.

13. Stephen Wisdom, Gladiadores (Oxford Reino Unido, Osprey Publishing, 2001), 44.

14. Livy, Guerra de Aníbal, trans. J.C. Yardley (Nueva York: Oxford University Press, 2006), 5.

15. Thomas F.X. Noble, Civilización occidental: más allá de las fronteras, 5to. Ed. (Nueva York: Houghton Mifflin, 2008), 66.

16. Es inquietante que los personajes del primer libro rara vez sientan miedo. Lo más cerca que llega un personaje de perder sus facultades mentales es Clove justo antes de que Thresh la mate. Al principio, parece que su capacidad de pensar se ve abrumada por el miedo y la conmoción, pero todavía tiene suficiente ingenio para mentirle a Thresh diciéndole que no mató a Rue, y cuando él no le cree, ella hace lo siguiente lógico. cosa pidiendo ayuda. Ella todavía parece racional y calculadora, a diferencia de los soldados que tienen crisis mentales en la guerra. Durante la Segunda Guerra Mundial, Swank y Marchand fueron testigos de muchos soldados que sufrían de "agotamiento del combate" que "corrían salvajemente, incluso hacia la línea del enemigo o el área de impacto de la artillería". Algunos cayeron al suelo, arañando la tierra, o, al encontrar una trinchera, se quedaron allí, llorando y temblando, imposible de controlar ”.

17. Plutarco, “Pelopidas”, trad. John Dryden, Archivo de clásicos de Internet, http://classics.mit.edu/Plutarch/pelopida.html

19. Homero, La Ilíada, trans. Robert Fagles (Nueva York: Penguin Books, 1990), 351.

20. Hesíodo, La teogonía, las obras y los días y el escudo de Heracles, trans. Hugh G. Evelyn-White (Lawrence, KS: Digireads, 2009), pág. 61.

22.Diodoro, Los fragmentos de Diodoro, trans. G. Booth (Londres: W. McDowall, 1814), 68.

23. La opresión de las mujeres también les impide servir en el ejército. Hoy en día todavía existen sociedades opresivas donde las mujeres no pueden servir en el ejército.

24. Bruce Perry, El niño que fue criado como perro (Nueva York: Basic Books, 2007), 38.

25. Dave Grossman, Al matar (Boston: Little, Brown and Company, 1995), 77.

26. Thomas Hobbes, Leviatán (Digireads: 1st Touchstone Edition, 2004), 56.

27. Teniente Coronel Dave Grossman con Loren W. Christensen, En combate (Milstadt, IL: Warrior Science Publications, 2008), 9, 10.

28. Jonathan Shay, Aquiles en Vietnam (Nueva York: Simon y Schuster, 1994), 76.

29. Parte del trauma de guerra de Aquiles es la muerte de su amigo Patroclo. Cuando los soldados aman a sus camaradas, la desventaja es que la muerte de esos camaradas puede causar un trauma grave.

30. Jonathan Shay, Aquiles en Vietnam (Nueva York: Simon y Schuster, 1994), xxi.


Banda sagrada de Tebas

La Banda Sagrada de Tebas era una unidad de élite del ejército tebano compuesta por 150 parejas de hombres homosexuales por un total de 300 hombres. Se formaron bajo el liderazgo de Gorgidas, pero primero alcanzaron la fama bajo el general Pelopidas. Permanecieron invencibles desde 378-338 a. C. cuando toda la tropa cayó junta en la Batalla de Chaeronea.

La unidad militar se menciona por primera vez en 324 a. C. en el discurso. Contra Demóstenes por el orador Dinarchus (l. c. 361 - c. 291 a. C.), pero Plutarco (l. c. 45/50-c. 120/125 d. C.) da su historia completa Vida de Pelopidas. Se cree que Plutarco se basó en gran medida en dos historiadores anteriores, Calístenes y Éforo, contemporáneos de la banda, cuyas obras ahora se han perdido. La Banda Sagrada se desplegó a principios de la Guerra de Beocia en 378 a. C. bajo Gorgidas, pero se hizo famosa por su participación en la Batalla de Leuctra en 371 a. C. Permanecieron invictos hasta la batalla decisiva de Chaeronea en 338 a. C. cuando los macedonios bajo Felipe II (r. 359-336 a. C.) y su hijo Alejandro (el Grande, r. 336-323 a. C.) aplastaron las fuerzas combinadas de Tebas y Atenas.

Anuncio publicitario

La Banda Sagrada cayó junta como una sola unidad y, según Plutarco, fueron llorados por el mismo Felipe II de Macedonia como valientes guerreros. Más tarde se convirtieron en figuras legendarias que ejemplifican el coraje y la fuerza militar. El discurso de Dinarchus hace referencia a ellos y a Pelopidas (l. C. 410-364 a. C.) como personificación de los valores que, según él, Atenas ha perdido y debería esforzarse por recuperar.

La una vez famosa tropa de héroes a menudo se pasa por alto en las discusiones sobre la historia griega porque eran homosexuales y el concepto de una unidad victoriosa de guerreros homosexuales está en desacuerdo con la homofobia prevaleciente de la actualidad. Sin embargo, a medida que el activismo LGBTQ + avanza más en la educación de las personas, la Banda Sagrada de Tebas está recibiendo nuevamente el tipo de reconocimiento que merecen.

Anuncio publicitario

Antecedentes y posible influencia platónica

Parece haber habido una tropa de guerreros de élite en Tebas, que suman 300, antes de la formación de la Banda Sagrada, a quienes hacen referencia los historiadores griegos Herodoto (lc 484-425 / 413 a. C.) y Tucídides (lc 460 / 455-399 / 398 a. C.), pero el famoso grupo se formó después del 379 a. C. cuando Pelópidas y otros exiliados tebanos a favor de la democracia en Atenas derrocaron a la oligarquía espartana que había tomado el control de la ciudadela de Tebas en 382 a. Una vez que los espartanos fueron expulsados ​​de Tebas, Gorgidas organizó (o reformó) la Banda Sagrada.

Los eruditos continúan debatiendo si la tropa fue creada en respuesta al famoso pasaje de Platón sobre un ejército de parejas de amantes en su diálogo de la Simposio. La obra de Platón suele fecharse en c. 385 a. C. y, si esa fecha es correcta, puede haber influido en Gorgidas. En Simposio, el personaje Fedro afirma que una tropa de amantes masculinos podría conquistar el mundo:

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

Numerosos son los testigos que reconocen que el Amor es el mayor de los dioses. Y no solo es el mayor, también es la fuente de los mayores beneficios para nosotros. Porque no conozco mayor bendición para un joven que comienza la vida que un amante virtuoso, o para el amante que un joven amado. Porque el principio que debería ser la guía de los hombres que vivirían noblemente por principio, digo, ni la familia, ni el honor, ni la riqueza, ni ningún otro motivo es capaz de implantar tan bien como el amor. De que estoy hablando Del sentido del honor y el deshonor, sin el cual ni los Estados ni los individuos hacen jamás un buen o gran trabajo. Y digo que un amante al que se le detecte haciendo algún acto deshonroso o sometiéndose por cobardía cuando cualquier deshonor le sea hecho por otro, le dolerá más ser detectado por su amado que por ser visto por su padre, o por sus compañeros. , o por cualquier otra persona. También el amado, cuando se encuentra en una situación vergonzosa, tiene el mismo sentimiento hacia su amante. Y si sólo hubiera alguna forma de lograr que un estado o un ejército estuvieran formados por amantes y sus amores, serían los mejores gobernadores de su propia ciudad, absteniéndose de todo deshonor y emulándose unos a otros en el honor y en el momento. luchando uno al lado del otro, aunque solo un puñado, vencerían al mundo. Porque ¿qué amante no preferiría ser visto por toda la humanidad que por su amado, ya sea al abandonar su puesto o al arrojar los brazos? Estaría dispuesto a morir mil muertes antes que soportar esto. ¿O quién abandonaría a su amado o le fallaría en la hora del peligro? El cobarde verista se convertiría en un héroe inspirado, igual que el más valiente, en ese momento el amor lo inspiraría. Ese coraje que, como dice Homero, el dios infunde en el alma de algunos héroes, el amor de su propia naturaleza infunde en el amante. El amor hará que los hombres se atrevan a morir por su amado, solo el amor y tanto las mujeres como los hombres. (178d-179b)

La dramática fecha de Simposio, el escenario de la historia, es 416 a. C. Si existió un ejército de amantes antes de la Banda Sagrada, entonces Platón puede haber estado haciendo referencia a ellos, pero no parece que la unidad anterior a la que hacen referencia Herodoto y otros se ajuste a la sugerencia de Fedro, ya que no se menciona que ese grupo sea exclusivamente gay. Los eruditos también continúan debatiendo qué papel, si lo hay, de Jenofonte Simposio tenía sobre la creación de la Banda Sagrada, pero la fecha de composición de esa obra generalmente se considera c. 360 a. C., después de que la tropa ya se hubiera distinguido en Leuctra.

Sin embargo, es muy posible que hubiera una unidad anterior de amantes exclusivamente gay, y la Sacred Band era simplemente la agrupación más famosa. El erudito Louis Crompton comenta:

Anuncio publicitario

En la Grecia clásica, no solo Atenas, sino también las ciudades con todo tipo de constitución se dieron cuenta del hecho del amor masculino. Las aristocracias donde los privilegiados dominaban reconocieron su poder para forjar lazos entre jóvenes prometedores y mentores conservadores. Las democracias lo vieron como un seguro contra la tiranía. Los tiranos a veces lo prohibían ... Pero la principal fuente de su prestigio seguía siendo su contribución a la moral militar. En el siglo IV, esta tradición heroica encontró su encarnación más famosa en el llamado hieros lochos, la Banda Sagrada de Tebas ... Su éxito fue hacer de Tebas durante una generación el estado más poderoso de Grecia, y su destino fue al final el destino de la propia Grecia. (69)

El tipo de relación entre personas del mismo sexo al que se refieren tanto Platón como Crompton es el modelo griego del amor masculino en el que un amante (el erastes) nutrió el crecimiento y cultivo del amado (el eromenos), un hombre más joven. El paradigma se consideró un aspecto importante del agoge, el programa de educación espartano, que produjo a sus grandes guerreros y, como señala Crompton, su valor moral también fue reconocido por otras ciudades-estado griegas.

Formación y primera acción

No hay información sobre por qué se formó la Banda Sagrada cuando se formó, pero se cree que fue en respuesta al tipo de agresión espartana que se había apoderado de Tebas, así como de otras ciudades-estado, c. 382 a. C. Plutarco da el relato más completo de su creación y personal:

La banda sagrada, se nos dice, fue formada por primera vez por Gorgidas, de trescientos hombres elegidos, a quienes la ciudad proporcionó ejercicio y mantenimiento, y que acamparon en la Cadmeia [ciudadela] por lo que también se les llamó la banda de la ciudad. porque las ciudadelas en aquellos días se llamaban propiamente ciudades. Pero algunos dicen que esta banda estaba compuesta por amantes y amados. Y se cita una broma de Pammenes, en la que dijo que el Néstor de Homero no era un táctico cuando instó a los griegos a formar en compañías por clanes y tribus, "ese clan podría dar ayuda al clan y tribus a las tribus", ya que debería haber Amante estacionado por amado.Porque los miembros de las tribus y los miembros del clan dan poca importancia a los miembros de las tribus y los miembros del clan en tiempos de peligro, mientras que una banda que se mantiene unida por la amistad entre los amantes es indisoluble y no debe romperse, ya que los amantes se avergüenzan de hacerse el cobarde ante su amada, y el amados antes que sus amantes, y ambos se mantienen firmes en peligro para protegerse mutuamente. Tampoco es de extrañar, ya que los hombres tienen más consideración por sus amantes incluso cuando están ausentes que por los demás que están presentes, como sucedió con él que, cuando su enemigo estaba a punto de matarlo donde yacía, le suplicó encarecidamente que manejara su espada. a través de su pecho, "en orden", como él dijo, "para que mi amado no tenga que sonrojarse al ver mi cuerpo con una herida en la espalda". También se relata que Iolaus, quien compartió los trabajos de Heracles y luchó a su lado, era amado por él. Y Aristóteles dice que incluso hasta sus días, la tumba de Iolaus era un lugar donde los amantes y los amados jugaban la fe mutua. Entonces, era natural que la banda también se llamara sagrada, porque incluso Platón llama al amante un amigo "inspirado por Dios". Se dice, además, que la banda nunca fue vencida, hasta la Batalla de Chaeronea. (18,1-5)

Gorgidas eligió a los 300 hombres seleccionados por su habilidad y reputación como guerreros, sin tener en cuenta su clase social, y los dirigió por primera vez en la batalla durante la Guerra de Beocia (378-371 a. C.) que estalló poco después de que Pelópidas y sus colegas recuperaran Tebas. de Esparta. Su primer enfrentamiento fue contra el ejército espartano bajo el rey Agesilao II (r. C. 400-360 a. C.) en 378 a. C. bajo el mando de Gorgidas. El ejército tebano y sus aliados atenienses fueron superados en número y, a medida que los espartanos avanzaban, el general ateniense Chabrias (muerto en 357 a. C.) ordenó a sus hombres que se retiraran y asumieran la posición "cómoda" de la lanza levantada y el escudo que se mantenía a la altura de la rodilla. nivel. Gorgidas siguió su ejemplo con su comando y Agesilao II, desconcertado por su evidente confianza, suspendió su asalto y se retiró.



Comentarios:

  1. Kadir

    Te equivocas. Discutámoslo. Escríbeme por PM, nos comunicamos.

  2. Minos

    Bueno un poco.

  3. Abbudin

    No podría haber sido mejor



Escribe un mensaje