Compañía del este de India

Compañía del este de India


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La Compañía de las Indias Orientales, con sede en Londres, operó desde 1600 hasta 1858, y fue una de las empresas comerciales más ricas y longevas de la historia. La respuesta colonial al impuesto al té en 1767 resultó en una caída abrupta del consumo, de 900.000 libras en 1769 a solo 237.000 en 1772.

Con los almacenes rebosantes de té sin vender, la empresa negoció con el Parlamento el derecho a vender té directamente a las colonias, que fue otorgado en la Ley Reguladora de 1773. En lugar de ganar un nuevo mercado para la Compañía de las Indias Orientales, la ley generó más oposición. . Después de la Revolución, la Compañía de las Indias Orientales tuvo poco contacto directo con Estados Unidos.

Sin embargo, lejos de desaparecer de la historia, la Compañía de las Indias Orientales obtuvo un mayor control del subcontinente indio, que administraron como una colonia corporativa virtual hasta el motín de 1857. En este punto, los británicos decidieron que necesitaban gobernar la India directamente y tomaron en 1858. La empresa se disolvió en 1874.


5 datos importantes sobre la Compañía de las Indias Orientales

La Compañía Británica de las Indias Orientales era una corporación privada formada en diciembre de 1600 para establecer una presencia británica en el lucrativo comercio de especias de la India, que hasta entonces había estado monopolizado por España y Portugal. Con el tiempo, la empresa se convirtió en un agente inmensamente poderoso del imperialismo británico en el sur de Asia y en el gobernante colonial de facto de gran parte de la India. En parte debido a la corrupción endémica, la compañía fue privada gradualmente de su monopolio comercial y control político, y sus posesiones indias fueron nacionalizadas por la corona británica en 1858. Fue disuelta formalmente en 1874 por la Ley de Redención de Dividendos de Acciones de las Indias Orientales (1873).

1. En los siglos XVII y XVIII, la Compañía de las Indias Orientales dependía del trabajo esclavo y traficaron esclavos de África Occidental y Oriental, especialmente Mozambique y Madagascar, transportándolos a sus propiedades en India e Indonesia, así como a la isla de Santa Elena en el Océano Atlántico. Aunque su tráfico de esclavos era pequeño en comparación con las empresas transatlánticas de comercio de esclavos como la Royal African Company, la Compañía de las Indias Orientales dependía de manera crucial de las transferencias de esclavos con habilidades y experiencia especializadas para administrar sus lejanos territorios.

2. La Compañía de las Indias Orientales controlaba su propio ejército, que en 1800 comprendía unos 200.000 soldados, más del doble de los miembros del ejército británico en ese momento. La compañía utilizó su fuerza armada para someter a los estados y principados indios con los que inicialmente había celebrado acuerdos comerciales, hacer cumplir impuestos ruinosos, llevar a cabo saqueos autorizados oficialmente y proteger su explotación económica de mano de obra india tanto calificada como no calificada. El ejército de la compañía jugó un papel notorio en el fallido Levantamiento de la India (también llamado Motín de la India) de 1857-1858, en el que los soldados indios empleados por la compañía lideraron una revuelta armada contra sus oficiales británicos que rápidamente ganó el apoyo popular como una guerra para los indios. independencia. Durante más de un año de combates, ambas partes cometieron atrocidades, incluidas masacres de civiles, aunque las represalias de la empresa finalmente superaron con creces la violencia de los rebeldes. La rebelión provocó la abolición efectiva de la Compañía de las Indias Orientales en 1858.

3. A principios del siglo XIX, la Compañía de las Indias Orientales vendió opio ilegalmente a China para financiar sus compras de té indio y otros productos. La oposición china a ese comercio precipitó la Primera y Segunda Guerra del Opio (1839–42 1856–60), en las cuales las fuerzas británicas salieron victoriosas.

4. La gestión de la empresa fue notablemente eficiente y económica. Durante sus primeros 20 años, la Compañía de las Indias Orientales se dirigió desde la casa de su gobernador., Sir Thomas Smythe, y tenía un personal permanente de solo seis. En 1700 operaba con 35 empleados permanentes en su pequeña oficina de Londres. En 1785 controlaba un vasto imperio de millones de personas con una plantilla permanente de 159 personas en Londres.

5. Después de varios años de desgobierno y una hambruna masiva (1770) en Bengala, donde la compañía había instalado un régimen títere en 1757, los ingresos por tierras de la compañía cayeron precipitadamente, lo que la obligó a apelar (1772) por un préstamo de emergencia de £ 1 millón. para evitar la quiebra. A pesar de que la Compañía de las Indias Orientales fue rescatada por el gobierno británico, las duras críticas e investigaciones de los comités parlamentarios llevaron a la supervisión gubernamental de su gestión (la Ley de Regulación de 1773) y más tarde al control gubernamental de la política política en la India (la Ley de la India de 1784).


La Junta de Control: el Parlamento frena la autonomía

Ante esta transformación y ante la creciente preocupación por la mala gestión y la corrupción, el Parlamento británico decidió poner freno a la autonomía de la Compañía. Desde 1784 la Junta de Control Junta de Comisionados para los Asuntos de la India, designado por una ley del Parlamento para supervisar la Compañía de las Indias Orientales. supervisó los asuntos administrativos y políticos de la Compañía de las Indias Orientales, pero no sus negocios comerciales ni el ejercicio del patrocinio de los directores.


Una breve historia de la Compañía Británica de las Indias Orientales

Entre principios del siglo XVII y mediados del siglo XIX, la Compañía Británica de las Indias Orientales lideró el establecimiento y la expansión del comercio internacional a Asia y, posteriormente, condujo a la dominación económica y política de todo el subcontinente indio. Todo comenzó cuando la Compañía de las Indias Orientales, o la "Gobernador y Compañía de Comerciantes de Londres que comercian con las Indias Orientales”, Como se denominó originalmente, obtuvo una Carta Real de la Reina Isabel I, otorgándole“ el monopolio del comercio con Oriente ”. Una sociedad anónima, acciones propiedad principalmente de comerciantes y aristócratas británicos, la Compañía de las Indias Orientales no tenía ningún vínculo directo con el gobierno británico.

A mediados del siglo XVIII y principios del siglo XIX, la empresa llegó a representar la mitad del comercio mundial. Comerciaban principalmente con productos exóticos de Europa y Gran Bretaña como el algodón, el índigo, la sal, la seda, el salitre, el opio y el té. Aunque el interés inicial de la compañía estaba dirigido simplemente a obtener beneficios, su enfoque único en establecer un monopolio comercial en todo el Pacífico asiático los convirtió en los agentes heraldos del imperialismo colonial británico. Durante los primeros 150 años, la presencia de la Compañía de las Indias Orientales se limitó en gran medida a las zonas costeras. Pronto comenzó a transformarse de una empresa comercial a un esfuerzo gobernante después de su victoria en el Batalla de Plassey contra el gobernante de Bengala, Siraj-ud-daullah en el año 1757. Warren Hastings, el primer gobernador general, sentó las bases administrativas para la posterior consolidación británica. Los ingresos de Bengala se utilizaron para el enriquecimiento económico y militar de la Compañía. Bajo las directivas de los Gobernadores Generales, Wellesly y Hastings, se inició la expansión del territorio británico mediante invasiones o alianzas, y la Compañía finalmente adquirió partes importantes de los actuales países de India, Pakistán, Bangladesh y Myanmar. En 1857, los indios alzaron la voz contra la Compañía y su gobierno opresivo al estallar en una rebelión armada, que los historiadores denominaron como la Motín de cipayos de 1857. Aunque la empresa tomó medidas brutales para recuperar el control, perdió gran parte de su credibilidad e imagen económica en Inglaterra. La Compañía perdió sus poderes a raíz de la Ley del Gobierno de la India de 1858. Las fuerzas armadas, los territorios y las posesiones de la Compañía fueron asumidos por la Corona. La Compañía de las Indias Orientales fue disuelta formalmente por la Ley del Parlamento en 1874, que marcó el comienzo del Raj británico en la India.

Fundación de la empresa

La Compañía Británica de las Indias Orientales se formó para reclamar su participación en el comercio de especias de las Indias Orientales. Los británicos estaban motivados por la inmensa riqueza de los barcos que realizaban el viaje hasta allí, y de regreso desde el Este. La Compañía de las Indias Orientales recibió la Carta Real el 31 de diciembre de 1600 por la reina Isabel I.La carta concedía a la Compañía el monopolio de todo el comercio inglés en las tierras bañadas por el Océano Índico (desde la península de África meridional hasta las islas de Indonesia en el sudeste asiático). ). Las corporaciones británicas no autorizadas por la compañía que navegaba por el mar en estas áreas se denominaron intrusos y, una vez identificadas, estaban sujetas a la confiscación de los barcos y la carga. La empresa era propiedad en su totalidad de los accionistas y estaba dirigida por un gobernador con una junta de 24 directores.

Escudo de Armas de la Compañía Inglesa de las Indias Orientales

Crédito de la imagen: alfa-img.com http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/2/23/Coat_of_arms_of_the_East_India_Company.svg/2000px-Coat_of_arms_of_the_East_India_Company.svg.png

Viajes tempranos

El primer viaje de la compañía partió en febrero de 1601, bajo el mando de Sir James Lanchaster, y se dirigió a Indonesia para traer de vuelta pimienta y especias finas. Los cuatro barcos tuvieron un viaje horrendo llegando a Bantam, en Java en 1602, dejaron atrás a un pequeño grupo de comerciantes y ayudantes y regresaron a Inglaterra en 1603.

El segundo viaje fue comandado por Sir Henry Middleton. El tercer viaje se realizó entre 1607 y 1610, con el general William Keeling a bordo del Red Dragon, el capitán William Hawkins a bordo del Hector y el capitán David Middleton dirigiendo el Consent.

Buques de la Compañía de las Indias Orientales, 1685

Crédito de la imagen: britishempire.co.uk http://www.britishempire.co.uk/images4/eastindiacompanyshipslarge.jpg

Establecimiento de un punto de apoyo en la India

Los barcos de la Compañía llegaron por primera vez a la India, en el puerto de Surat, en 1608. En 1615, Sir Thomas Roe llegó a la corte del emperador mogol, Nuruddin Salim Jahangir (1605-1627) como emisario del rey Jaime I, para organizar un tratado comercial y ganó para los británicos el derecho a establecer una fábrica en Surat. Se firmó un tratado con los británicos prometiendo al emperador mogol “todo tipo de rarezas y ricos bienes aptos para mi palacio” a cambio de su generoso patrocinio.

El interés comercial pronto chocó con establecimientos de otros países europeos como España, Portugal, Francia y Holanda. La Compañía Británica de las Indias Orientales pronto se vio envuelta en constantes conflictos por el monopolio comercial en India, China y el sudeste asiático con sus homólogos europeos.

Después de la masacre de Amboina en 1623, los británicos se vieron prácticamente expulsados ​​de Indonesia (entonces conocida como las Indias Orientales Holandesas). Perdiendo horriblemente ante los holandeses, la Compañía abandonó todas las esperanzas de comerciar con Indonesia y se concentró en cambio en la India, un territorio que antes consideraban un premio de consolación.

Bajo el seguro manto del patrocinio imperial, los británicos superaron gradualmente el esfuerzo comercial portugués, Estado da Indiay, a lo largo de los años, supervisó una expansión masiva de las operaciones comerciales en India. La victoria de la Compañía Británica sobre los portugueses en una batalla marítima frente a las costas de la India (1612) les valió las ansiadas concesiones comerciales del Imperio Mughal. En 1611 se establecieron sus primeras fábricas en India en Surat, seguida de la adquisición de Madrás (Chennai) en 1639, Bombay en 1668 y Calcuta en 1690. Las bases portuguesas en Goa, Bombay y Chittagong fueron cedidas a las autoridades británicas como dote de Catalina de Braganza (1638-1705), reina consorte de Carlos II de Inglaterra. Se establecieron numerosos puestos comerciales a lo largo de las costas este y oeste de la India, y el establecimiento inglés más conspicuo se desarrolló alrededor de Calcuta, Bombay y Madrás, los tres puertos comerciales más importantes. Cada una de estas tres provincias era aproximadamente equidistante entre sí a lo largo de la costa peninsular de la India, y permitía a la Compañía de las Indias Orientales hacerse con un monopolio de las rutas comerciales más eficazmente sobre el Océano Índico. La empresa inició un comercio estable de algodón, seda, índigo, salitre y una variedad de especias del sur de la India. En 1711, la compañía estableció su puesto comercial permanente en la provincia de Cantón de China y comenzó a comercializar té a cambio de plata. A fines de 1715, en un intento por expandir las actividades comerciales, la Compañía había establecido bases comerciales sólidas en los puertos del Golfo Pérsico, el sudeste y el este de Asia.

El emperador mogol Shah Alam entrega un pergamino a Robert Clive, el gobernador de Bengala

Crédito de la imagen: mapstoryblog.thenittygritty.org http://mapstoryblog.thenittygritty.org/wp-content/uploads/2015/05/2000.jpg

Hacia el monopolio completo

En 1694, la Cámara de los Comunes votó "que todos los súbditos de Inglaterra tenían el mismo derecho a comerciar con las Indias Orientales a menos que lo prohíba la ley del Parlamento". Bajo la presión de comerciantes influyentes ricos no asociados con la Compañía. Después de esto, se fundó la English Company Trading to the East Indies con una indemnización respaldada por el estado de £ 2 millones. Para mantener el control financiero de la nueva empresa, los accionistas existentes de la antigua empresa pagaron una considerable suma de 315.000 libras esterlinas. La nueva empresa difícilmente podría hacer mella en los mercados establecidos de empresas antiguas. La nueva empresa fue finalmente absorbida por la antigua Compañía de las Indias Orientales en 1708. Se estableció una empresa tripartita entre el estado, las antiguas y las nuevas empresas comerciales bajo la bandera de Compañía Unida de Comerciantes de Inglaterra que comercian con las Indias Orientales. Las siguientes décadas fueron testigos de un amargo tira y afloja entre el lobby de la empresa y el Parlamento británico para adquirir los derechos de establecimiento permanente que este último dudaba en ceder en vista de los inmensos beneficios que aportaba la empresa. La compañía unida prestó al gobierno 1.200.000 libras esterlinas adicionales sin intereses a cambio de la renovación del estatuto hasta 1726. En 1730, la carta fue renovada hasta 1766, a cambio de que la Compañía de las Indias Orientales redujera los intereses sobre el monto de la deuda restante en un uno por ciento, y contribuyó con otras 200.000 libras esterlinas a la tesorería real. En 1743, le prestaron al gobierno otros 1.000.000 de libras esterlinas al 3% de interés, y el gobierno prolongó la concesión hasta 1783. Efectivamente, la compañía compró el monopolio del comercio en las Indias Orientales sobornando al gobierno. En cada momento en que expiraba este monopolio, sólo podía afectar la renovación de su Carta ofreciendo nuevos préstamos y nuevos regalos al Gobierno.

Los franceses llegaron tarde a los mercados comerciales indios y, en consecuencia, entraron en una nueva rivalidad con los británicos. En la década de 1740, la rivalidad entre británicos y franceses se agudizaba. La guerra de los Siete Años entre 1756 y 1763 eliminó efectivamente la amenaza francesa liderada por el gobernador general Robert Clive. Esto sentó las bases del monopolio colonial de East India Company en India. En la década de 1750, el Imperio Mughal estaba en decadencia. Los mogoles, amenazados por los británicos que fortificaban Calcuta, los atacaron. Aunque los mogoles pudieron obtener una victoria en ese enfrentamiento en 1756, su victoria duró poco. Los británicos recuperaron Calcuta más tarde ese mismo año. Las fuerzas de la Compañía de las Indias Orientales derrotaron a los representantes reales locales en la batalla de Plassey en 1757 y en Buxar en 1764. Batalla de Buxar en 1764, el emperador mogol firmó un tratado con la Compañía que les permitía supervisar la administración de la provincia de Bengala, a cambio de una cantidad revisada de ingresos cada año. Así comenzó la metamorfosis de una mera preocupación comercial hacia una autoridad colonial. La Compañía de las Indias Orientales asumió la responsabilidad de administrar los sistemas civil, judicial y fiscal en una de las provincias más ricas de la India. Los arreglos hechos en Bengala proporcionaron a la compañía control administrativo directo sobre una región y, posteriormente, condujeron a 200 años de supremacía y control colonial.

Regulación de la empresa y asuntos # 8217s

A lo largo del siglo siguiente, la Compañía de las Indias Orientales continuó anexionando territorio tras territorio hasta que la mayor parte del subcontinente indio estuvo efectivamente bajo su control. Desde la década de 1760 en adelante, el gobierno de Gran Bretaña tiró cada vez más de las riendas de la Compañía, en un intento de erradicar la corrupción y el abuso de poder.

Como repercusión directa de las acciones militares de Robert Clive, la Ley Reguladora de 1773 se promulgó que prohibía a las personas en los establecimientos civiles o militares recibir cualquier regalo, recompensa o ayuda financiera de los indios. Esta ley dirigió la promoción del gobernador de Bengala al rango de gobernador general en toda la India controlada por la Compañía. También dispuso que la nominación del Gobernador General, aunque hecha por un tribunal de directores, estaría sujeta a la aprobación de la Corona en conjunto con un consejo de cuatro líderes (designados por la Corona), en el futuro. Se estableció un Tribunal Supremo en India. Los jueces fueron designados por la Corona para ser enviados a la India.

Ley de la India de William Pitt (1784) autoridad gubernamental establecida sobre la formulación de políticas políticas que debían ser aprobadas a través de una junta reguladora parlamentaria. Impuso la Junta de Control, un cuerpo de seis comisionados, por encima de los Directores de la Compañía en Londres, compuesto por el Ministro de Hacienda y un Secretario de Estado de la India, junto con los cuatro consejeros designados por la Corona.

En 1813 se abolió el monopolio de la Compañía sobre el comercio indio y, bajo el Ley de Estatutos de 1833, también perdió su monopolio comercial con China. En 1854, el gobierno británico en Inglaterra decidió el nombramiento de un teniente gobernador para supervisar las regiones de Bengala, Bihar y Odisha y se ordenó al gobernador general que gobernara toda la colonia india. La Compañía continuó con sus funciones administrativas hasta el Motín Sepoy de 1857.

Adquisición de la empresa por parte de la Corona británica

La brutal y rápida anexión de los estados indígenas nativos mediante la introducción de políticas sin escrúpulos como la Doctrina del lapso o sobre la base de la imposibilidad de pagar impuestos junto con la renuncia forzosa de títulos provocó un descontento generalizado entre la nobleza del país. Además, los esfuerzos sin tacto en las reformas sociales y religiosas contribuyeron a extender el desconcierto entre la gente común. El lamentable estado de los soldados indios y su maltrato en comparación con sus homólogos británicos en las fuerzas armadas de la Compañía dio el empujón final hacia la primera rebelión real contra el gobierno de la Compañía en 1857. proporciones épicas cuando las regalías descontentas unieron fuerzas. Las fuerzas británicas pudieron contener a los rebeldes con cierto esfuerzo, pero la comunidad resultó en una gran pérdida de prestigio para la Compañía y anunció su incapacidad para gobernar con éxito la colonia de la India. En 1858, la Corona promulgó la Ley del Gobierno de la Indiay asumió todas las responsabilidades gubernamentales que tenía la empresa. También incorporaron la fuerza militar propiedad de la Compañía en el ejército británico. La Ley de Reembolso de Dividendos de Acciones de las Indias Orientales entró en vigor el 1 de enero de 1874 y la Compañía de las Indias Orientales se disolvió en su totalidad.

Monedas Half Anna durante el gobierno de la Compañía de las Indias Orientales en India

Crédito de la imagen: indiacoin.wordpress.com https://indiacoin.files.wordpress.com/2012/10/1845.jpg

Legado de la Compañía de las Indias Orientales

Aunque el gobierno colonial de la Compañía de las Indias Orientales fue enormemente perjudicial para los intereses de la gente común debido a la naturaleza explotadora de la gobernanza y la implementación de impuestos, no se puede negar el hecho de que también produjo algunos resultados positivos interesantes.

Uno de los más impactantes fue una reforma completa del sistema de justicia y el establecimiento de la Corte Suprema. El siguiente gran impacto importante fue la introducción del sistema postal y la telegrafía, que posiblemente la Compañía estableció para su propio beneficio en 1837. La Compañía de Ferrocarriles de las Indias Orientales se adjudicó los contratos para construir un ferrocarril de 120 millas desde Howrah-Calcuta a Raniganj en 1849. El El sistema de transporte en la India vio mejoras a pasos agigantados con la finalización de una línea ferroviaria de 21 millas de Bombay a Thane, el primer tramo de la línea Bombay-Kalyan, en 1853.

Impresión artística del motín de los cipayos en 1857

Crédito de la imagen: factninfo.com http://3.bp.blogspot.com/-pfaSUdfpdus/VYzg12YpB0I/AAAAAAAAA1E/D2yozS213S8/s640/The_Relief_of_Lucknow.jpg

Los británicos también llevaron a cabo reformas sociales al abolir las prácticas indígenas inmorales a través de actos como el Reglamento Bengala Sati en 1829 prohibiendo la inmolación de las viudas, el Viudas hindúes y # 8217 Ley de matrimonio de 1856, permitiendo que las viudas hindúes adolescentes se vuelvan a casar y no vivan una vida de austeridad injusta. El gobierno de la Compañía llevó a cabo el establecimiento de varios colegios en las presidencias principales de Calcuta, Bombay y Madrás. Estas instituciones contribuyeron a enriquecer las mentes de los jóvenes, brindándoles una muestra de la literatura, la filosofía y la ciencia del mundo. Las reformas educativas también incluyeron el estímulo de los ciudadanos nativos para que se presentaran a los exámenes de la función pública y, en consecuencia, su incorporación al servicio.

La Compañía se asocia popularmente con la explotación injusta de sus colonias y la corrupción generalizada. Las enormes cantidades de impuestos recaudados sobre la agricultura y los negocios llevaron a hambrunas provocadas por el hombre, como la Gran Hambruna de Bengala de 1770 y las hambrunas posteriores durante los siglos XVIII y XIX. El cultivo enérgico de opio y el trato injusto de los agricultores de índigo generan mucho descontento, lo que resulta en protestas militantes generalizadas.

Los aspectos positivos de los avances sociales, educativos y de comunicación se vieron ensombrecidos en gran medida por la actitud de saqueo del gobierno de la Compañía que desnudó sus dominios con fines de lucro.


Nuestra historia


1600: La Carta Real

La Compañía de Honorables Comerciantes de Londres que comerciaba con las Indias Orientales recibió un Estatuto Real de la reina Isabel I y se estableció con 125 accionistas y £ 72,000 de capital.

Sir Thomas Smythe fue nombrado primer gobernador de la Compañía.

1601: El primer viaje

Cinco barcos partieron de Woolwich hacia las Islas de las Especias o las Indias Orientales en febrero de 1601. La misión, dirigida por James Lancaster, llevaba seis cartas de presentación de la Reina, cada una con un espacio en blanco para el nombre del rey local.

Aunque la intención de Lancaster era cambiar el hierro, el plomo y la tela ancha británica por especias, causó poca impresión, ya que los holandeses restringieron el acceso a los británicos y la tela ancha se consideró demasiado pesada para ser utilizada por quienes vivían en los trópicos.


1608: Desembarco en India

Los barcos de la Compañía llegaron por primera vez a la India, en el puerto de Surat, en 1608. Sir Thomas Roe llegó a la corte del emperador mogol, Jahangir, como emisario del rey James I en 1615, y ganó a Gran Bretaña el derecho a establecer un fábrica en Surat.


1613: Desembarco en Japón

En junio de 1613, The Clove, un barco de la Compañía de las Indias Orientales, se convirtió en el primer barco británico en llegar a Japón. Con cartas oficiales y obsequios del rey James I para el shogun Tokugawa Ieyasu retirado y su hijo gobernante, Hidetada, y con la ayuda del inglés William Adams conocido como & # 8216Anjin & # 8217 (un consejero de confianza del Shogun), el comandante de The Clove. , El Capitán John Saris presentó desde Inglaterra, un telescopio, una preciosa taza y funda y Lana inglesa. A cambio, Hidetada le obsequió a Saris dos armaduras para el rey Jaime I, mientras que Ieyasu le entregó diez espectaculares biombos pintados en pan de oro, así como una cálida carta para el rey y una carta oficial del sello bermellón otorgando a los ingleses el permiso para vivir. y el comercio en todo Japón, comenzando así una notable amistad entre dos países en lados opuestos del mundo.


1684: Comercio con China

En 1664 Inglaterra, con la demanda de té en auge, The East India Company hizo un pedido de 100 libras de té y en 1750 las importaciones anuales alcanzaron las 4,727,992 libras. La Compañía recibió permiso chino para comerciar desde Guangzhou (Cantón) importando seda, té y porcelana, por lo que el comercio comenzó con los Hongs que controlaban el comercio dentro de China.

Habiendo cambiado inicialmente té por plata, a los ingleses les preocupaba que demasiada plata saliera de sus costas. Entonces comenzaron a comercializar un producto cultivado localmente en sus territorios indios, el opio, a cambio de té, lo que condujo a las Guerras del Opio entre Gran Bretaña y China.

1733: Santa Elena, El café olvidado

La Compañía de las Indias Orientales introdujo por primera vez plantas y semillas de café de Yemen en Santa Elena a bordo del Houghton desde el puerto de Mocha en el Mar Rojo.

Único y de sabor raro, el café St Helena se produce a partir de un solo tipo de grano de Arábica conocido como Arábica Borbón de Punta Verde. Todavía se cultiva en Santa Elena y sigue siendo uno de los cafés más finos y respetados del mundo.

Napoleón Bonaparte, exiliado a la isla en 1816, comentó la excelente calidad del café de Santa Elena y, supuestamente, incluso lo pidió como su último deseo.


1773: la fiesta del té de Boston

El Boston Tea Party fue impulsado por la resistencia en toda la América británica contra la Ley del té, aprobada por el Parlamento británico en 1773. Los colonos se opusieron a la Ley del té porque violaba su derecho a ser gravados solo por sus propios representantes electos.

Hombres disfrazados de indios Mohawk arrojaron 342 cofres por la borda de los barcos Dartmouth, Eleanor y Beaver en el puerto de Boston. Cada cofre estaba cargado con un valioso cargamento, té de The East India Company.

Hoy, un solo cofre, con sus marcas originales de East India Company sobrevive en Boston & # 8217s Tea Party Museum.


1848: establecimiento del té Darjeeling

Una vez botánico, Robert Fortune fue contratado por The Company para obtener las mejores plantas de té de China para establecer plantaciones en India.

Comenzó su espionaje disfrazado de hombre chino & # 8216 de una provincia lejana & # 8217 y contrató a un intérprete como medida de precaución, ya que los chinos eran extremadamente protectores de su virtual monopolio sobre la producción de té.

Sus esfuerzos finalmente dieron como resultado el envío de 20.000 plantas al Himalaya, establecieron a Darjeeling como una de las mejores regiones productoras de té del mundo, e India como un productor mundial de té dominante.


1873: Ley de amortización de acciones de la Compañía de las Indias Orientales

En el momento de la aprobación de la Ley, la Compañía de las Indias Orientales se disolvió efectivamente, ya que la Corona había asumido todas las responsabilidades gubernamentales que tenía La Compañía en virtud de la Ley para un mejor gobierno de la India. La fuerza militar de 24.000 hombres de la Compañía se incorporó al ejército británico, dejándolo con solo una sombra del poder que había ejercido años antes.

Su legado iba a durar para siempre, según lo citado por The Times en 1874, & # 8220 [La Compañía] logró un trabajo como en toda la historia de la raza humana que ninguna otra compañía intentó y, como tal, es probable que lo intente en los años por venir. & # 8221 La reina Victoria, la monarca gobernante en ese momento, se convirtió en la primera monarca en usar el título & # 8216Empress of India & # 8217.

El 15 de agosto de 2010, en el Día de la Independencia de la India, un emprendedor y hombre de negocios nacido en Mumbai, Sanjiv Mehta, relanzó The East India Company al mundo, con la apertura de una tienda insignia en Mayfair de Londres. El Sr. Mehta había adquirido la propiedad intelectual algunos años antes, incluido el derecho a utilizar el escudo de armas de la empresa.

En una entrevista para la revista Caravan por un ex compañero de escuela, Salil Tripathi, quien junto con el nuevo propietario, se sentaron juntos cuando los niños de la escuela aprendían sobre The East India Company, Tripathi describe cómo el Sr.Mehta pensaba que toda su vida comercial lo había llevado a esto. momento. Dice: "Mehta se levantó, emocionado, para mostrarme una caja que contenía la Marca del Comerciante original de la Compañía, conocida como" chuleta ", que estaba empapada en tinta y estampada en los productos de The East India Company del siglo XVII. Acunó la caja en sus brazos, como si fuera un bebé. "Imagínese", dijo, & # 8216, la Compañía de las Indias Orientales. ¡Es mío! "& # 8220


16 & # 039Taboo & # 039 Personajes principales, clasificados por lo sucios que son (Fotos)

"Taboo" es un programa extremadamente sucio. Como, no solo en el tipo de "tema de mala calidad", sino en el tipo de "el Príncipe Regente de Inglaterra parece un sapo y Tom Hardy le muerde la garganta a la gente". Y también en la forma de "estas no son buenas personas". Así que clasificamos a los personajes de "Taboo" según la suciedad en todos los tipos de formas, desde la menos sucia hasta la más sucia. (Advertencia: spoilers leves más adelante).

16. George Chichester (Lucian Msamati)
El doble golpe de aparentemente ser una persona legítimamente buena y honrada (la única en el programa, al menos entre los adultos), y también estar bien cuidada en todo momento. Buen trabajo, George.

15. Lorna Bow (Jessie Buckley)
En general, parece buena, pero ser una actriz que actúa en el escenario frente a las masas literalmente sucias le da un brillo de mugre apenas visible.

14. Godfrey (Edward Hogg)
Godfrey es el secretario principal de la Compañía de las Indias Orientales, por lo que tiene que usar ropa relativamente limpia y probablemente se espera que no huela a estiércol la mayor parte del tiempo. Y luego, por la noche, se maquilla y se pone un vestido. No puedo evitar asumir que esta combinación de cosas requiere una tonelada de bañarse ya que se ve prácticamente impecable en todo momento.

13. Zilpha (Oona Chaplin)
Parece que se baña en cada episodio, lo que imagino que la convierte físicamente en el personaje más limpio de todo el programa por defecto. Pero sus sesiones de sexo demoníaco con su querido medio hermano James parecen ser higiénicamente y / o espiritualmente problemáticas.

12. Esposo de Zilpha (Jefferson Hall)
¡Es un borracho enojado! ¡Golpea a su esposa! ¡Se cae mucho al suelo! ¡Es extremadamente inseguro! ¡Quiere mudarse a Australia! Todo esto es problemático, pero al menos no suele estar tan sucio físicamente. En el gran esquema de este programa, es una especie de nivel mundano de metafóricamente sucio.

11. Stuart Strange
Strange no parece salir nunca, es extremadamente rico y todavía no he notado ninguna suciedad en su rostro. Sin embargo, es muy sucio por dentro, ya que es el director ejecutivo de una corporación mundial en una era sin muchas regulaciones.

10. Brace (David Hayman)
Nunca lo vemos bañarse ni nada, pero es ama de llaves. Eso tiene que contar para algo, incluso si él también es un asesino.

9. Solomon Coop (Jason Watkins)
Ole Solomon es el tipo de persona que le dice a otras personas que hagan la tortura mientras él observa en lugar de hacerlo él mismo porque es el único que tiene que informar al Príncipe Regente y, por alguna razón, eso requiere que esté físicamente limpio. Pero no está limpio. No en el interior. Ahora conoces la metáfora de este espectáculo.

8. Robert (Tom Taylor)
Este es un niño que hace pólvora. Lo que significa que no está limpio. Pero también está tratando de arreglárselas sin motivos ocultos viles o lo que sea, lo que lo convierte en el promedio extremo de este grupo.

7. Invierno (Ruby-May Martinwood)
Es un niño que vive en un burdel sucio. Actualmente no tenemos palabras para ese tipo de suciedad.

6. Helga (Franka Potente)
This madame runs the sort of brothel where everybody being dirty is a selling point.

5. Dumbarton (Michael Kelly)
An American doing espionage in London, Dumbarton stages fake cholera outbreaks to hide wherever he's living. Gets muck all over him and he just leaves it there. Wallows in it, really. Though his dirtiness may be strategic in his capacity as a spy, dirt is dirt.

4. Chomondley (Tom Hollander)
I was gonna say something like "he's clean enough to be allowed into classy society parties," but they also let ole Demon Delaney into those. Given that he's a chemist who is constantly hitting on women I'm just going to assume the worst about him.

3. Atticus (Stephen Graham)
The first time we met this guy he was covered in blood and didn't even try to wipe it off his face. He enjoys doing murders, but his complete lack of any moral pretension helps him a little bit.

2. Prince Regent (Mark Gatiss)
He's so physically disgusting it's hard to imagine this character wasn't designed as some kind of metaphor by "Taboo" creator Steven Knight. But when he's onscreen, I'm far too distracted by how gross he is to figure out what the metaphor is supposed to mean.

1. James Delaney (Tom Hardy)
His hygiene is aided by his jaunts into the river, but he's the dirtiest character overall on the show even so because said accidental baths can't cleanse his blackened heart and soul. Also, we can't forget about those demonic sex powers he has.

Most people in the Tom Hardy FX drama are filthy — either physically, metaphorically, or both

"Taboo" is an extremely dirty show. Like, not just in the "trashy subject matter" kind of way but in the "the Prince Regent of England looks like a toad and Tom Hardy bites people's throats out" kind of way. And also in the "these are not good people" kind of way. So we're rating the characters of "Taboo" by dirtiness in all the various kinds of ways, from least to most dirty. (Warning: mild spoilers ahead).


In 1770, Bengal suffered a catastrophic famine in which about 1.2 million people died one fifth of the population.

The Company maintained the same levels of taxation and in some cases even raised them by 10%. No comprehensive famine relief programmes, like the ones previously implemented by the Mughal rulers were put in place. Rice was only stockpiled for company soldiers.

The EIC was a corporation, after all, whose first responsibility was to maximise its profits. They did this at an extraordinary human cost for the Indian people.


Historia

Granted a Royal Charter by Queen Elizabeth I in 1600, The East India Company was founded to explore the mysteries of the East. As The Company grew, it mapped trade routes through unchartered territory and changed social customs, tastes and ways of thought to influence the very fabric of our lives today.

The Company’s pioneering spirit and sense of adventure created British India, founded Hong Kong and Singapore and introduced tea to Britain and India. Their warehouses were places of wonder, stocking never before seen silks, chintzes, calicos, porcelain, coffees, chocolates and spices from around the world. They played a pivotal role in writing our history by planting the first teas in Darjeeling, causing the Boston Tea Party holding Napoleon captive and generating the fortune of Elihu Yale, founder of Yale University.

  • 1600
  • 1601
  • 1608
  • 1613
  • 1684
  • 1733
  • 1773
  • 1848
  • 1873

1600: The Royal Charter

The Company of Honourable Merchants of London trading into The East Indies was granted a Royal Charter by Queen Elizabeth I, and established itself with 125 shareholders and £72,000 of capital.

Sir Thomas Smythe was appointed The Company’s first Governor.

1601: The First Voyage

Five vessels left Woolwich for the Spice Islands or East Indies in February, 1601. The mission, led by James Lancaster, carried six letters of introduction from The Queen, each with a blank space for the name of the local King.

Though Lancaster’s intention was to trade iron, lead and British broad cloth for spice, he made little impression, as the Dutch restricted British access, and the broad cloth was deemed too heavy to be of use by those living in the tropics.

1608: Landing in India

The Company’s ships first arrived in India, at the port of Surat, in 1608. Sir Thomas Roe reached the court of the Mughal Emperor, Jahangir, as the emissary of King James I in 1615, and gained Britain the right to establish a factory in Surat.

1613: Japan Landing

In June 1613, The Clove, an East India Company ship, became the first British ship to reach Japan. Bearing official letters and gifts from King James I for retired Shogun Tokugawa Ieyasu and his ruling son, Hidetada, and with the assistance of Englishman William Adams known as ‘Anjin’ (a trusted advisor of the Shogun), the Commander of The Clove, Captain John Saris presented from England, a telescope, a precious cup and cover and English Wool. By return, Hidetada presented Saris with two suits of armour for King James I, while Ieyasu gave to him ten spectacular painted gold-leaf screens, as well as a warm letter for the King and an official Vermilion Seal Letter granting the English permission to live and trade throughout Japan, thus beginning a remarkable friendship between two countries on opposite sides of the world.

1684: Trade with China

In 1664 England, with the demand for tea booming, The East India Company placed an order for 100 lbs of tea and by 1750 annual imports reached 4,727,992 Lbs. The Company received Chinese permission to trade from Guangzhou (Canton) importing silk, tea and porcelain, and so trade began with the Hongs who controlled trade within China.

Having initially traded tea for silver, the English were concerned that too much silver was leaving their shores. So they began to trade a product locally grown in its Indian territories, opium, in exchange for tea, which lead to the Opium Wars between Britain and China.

1733: St Helena, The Forgotten Coffee

The East India Company first introduced coffee plants and seeds from Yemen to St Helena on board the Houghton from the Red Sea port of Mocha.

Unique and rare in flavour, St Helena coffee is produced from a single type of Arabica bean known as Green Tipped Bourbon Arabica. It is still grown in St Helena and remains one of the world’s finest and most respected coffees.

Napoleon Bonaparte, exiled to the island in 1816, remarked on the fine quality of St Helena coffee, and allegedly even asked for it as his dying wish.

1773: The Boston Tea Party

The Boston Tea Party was driven by resistance throughout British America against the Tea Act, passed by the British Parliament in 1773. Colonists objected to the Tea Act as it violated their right to be taxed only by their own elected representatives.

Men thinly disguised as Mohawk Indians dumped 342 chests overboard the Dartmouth, Eleanor and Beaver ships into the Boston Harbour. Each chest was loaded with precious cargo, tea from The East India Company.

Today, a single chest, with its original East India Company marks survives in Boston’s Tea Party Museum.

1848: Darjeeling Tea Established

Once a botanist, Robert Fortune was hired by The Company to obtain the finest tea plants from China to establish plantations in India.

He began his espionage disguised as Chinese man ‘from a distant province’ and hired an interpreter as a precaution, as the Chinese were extremely protective of their virtual monopoly on tea production.

His efforts eventually resulted in the shipment of 20,000 plants to the Himalayas, established Darjeeling as one of the finest tea producing regions in the world, and India as a dominant world tea producer.

1873: The East India Company Stock Redemption Act

By the time of The Act’s passing, the East India Company was effectively dissolved, as The Crown had assumed all governmental responsibilities held by The Company by The Act for the Better Government of India. The Company’s 24,000-man military force was incorporated into the British Army, leaving it with only a shadow of the power it had wielded years earlier.

Its legacy was to last forever, as quoted by The Times in 1874, “[The Company] accomplished a work such as in the whole history of the human race no other company ever attempted and as such is likely to attempt in the years to come.” Queen Victoria, the ruling monarch at the time, became the first monarch to use the title ‘Empress of India’.


New crystal produced with gunpowder is stronger than diamond

Scientists created the mineral lonsdaleite in a lab and tested its strength using sound waves — before it was obliterated.

This article was originally published on our sister site, Freethink.

Diamonds may be a girl's best friend because of their shine and glam, but they are also helpful in practical ways. The superstrong mineral is used as an industrial abrasive, on the edges of cutting tools, or on ultra-powerful drill bits.

Whether they are used for adornment or tools, diamonds aren't cheap. Scientists have long hoped to find a way to create a material that is as strong as diamonds. Now they may have something better.

It is believed that lonsdaleite, also called hexagonal diamond, is even stronger than diamond. But the rare six-sided crystalline mineral has seldom been found in nature — generally only at meteorite impact sites — and only in sample sizes that are too small to be measured.

Its exact hardness remained unknown — until now.


New World Encyclopedia writers and editors rewrote and completed the Wikipedia article in accordance with New World Encyclopedia normas. This article abides by terms of the Creative Commons CC-by-sa 3.0 License (CC-by-sa), which may be used and disseminated with proper attribution. Credit is due under the terms of this license that can reference both the New World Encyclopedia contributors and the selfless volunteer contributors of the Wikimedia Foundation. To cite this article click here for a list of acceptable citing formats.The history of earlier contributions by wikipedians is accessible to researchers here:

The history of this article since it was imported to New World Encyclopedia:

Note: Some restrictions may apply to use of individual images which are separately licensed.